Dicen que la realidad supera a la ficción y con lo sucedido en los últimos días la cosa esta muy negra. Ni con las mejores películas de los hermanos Marx, no confundir con Carlos Marx, me he reído tanto, que viendo a los genios de la política internacional y globalista. Bueno, en realidad son patéticos, pero es algo que llega al paroxismo de la idiotez y, claro, no queda más remedio que reírse, pero por no llorar.

Estoy revisando uno a uno algunos aspectos del fin de semana y, me da la impresión, de que todo falla, porque en realidad el problema esta en los llamados asesores de selección de personal. ¿Cualo? Dirían ustedes si fuesen de los seleccionados por Iván Redondo. A eso exactamente me refiero.

Desde que a un director de cine se le ocurrió hacer la serie de televisión: “El Ala Oeste de la Casa Blanca”, pues la han debido de ver todos lo perro-flautas que han llegado a gobernar en este mundo mundial y democrático, que gobiernan la parte inclusiva y globalista, que es en la que por desgracia estamos nosotros. No es que las otras partes sean mejores, lo son, por ejemplo, en cuanto a seriedad y profesionalidad de sus dirigentes, básicamente porque los errores en China, se pagan con un tiro en la nuca, con el agravante de que la bala la paga la familia del ajusticiado. Y ahí más casos, si al mejor ministro de asuntos exteriores que hay ahora mismo en el mundo, Serguéi Víktorovich Lavrov, y además con diferencia, se le ocurriese hacer lo que hizo este fin de semana José Manuel Albares, pues eso que Lavrov disfrutaría de las mieles de la ciudad más fría del Imperio Ruso, Oymyakon, con su mínima de -71,2 grados, hasta que las ranas criasen pelo, pero… a Albares, curioso apellido, ni le van a despeinar.

Deduzco pues que por un lado el criterio de selección de personal, que en España consiste en: el amiguete o el mas tonto, porque nunca tratara y será capaz de quitarte el puesto. Y por eso el asesor de quien sea, seleccionado según la teoría anterior, decidió que para lavar un poco la cara al maravilloso asunto del saqueo de dinero público denominado “Compañía Aérea Plus Ultra”, le hacía falta una machada y ese asesor, solo o en compañía de otros asesores inútiles, tanto a mas que el, convencieron al inútil que está por encima de ellos de que, la mejor manera de repatriar a los españoles de Kabul, era enviar un avión de “Plus Ultra”. Mira que bien, dos pájaros de un tiro.

De modo que uno de esos aviones, que hacen la ruta de las maletas de Delcy Rodríguez, dejó su habitual Madrid – Caracas por un Madrid – Kabul, en ambos casos de ida y vuelta. Pero…, Como decía mi abuela: “No hagas nada a prueba de tontos, que son muy ingeniosos”. Y claro, pues salió mal. De aquí a Kabul, en avión Hércules del Ejército, son 12 horas arriba o abajo, depende del viento en cola o de frente, y digo esto porque lo he hecho varias veces y conozco el paño. Calculo pues que en un avión de la marca Airbus A340 y matricula EC-MQM, se debe tardar unas 7 horas más o menos.

Vale, y dirán ustedes que qué tiene que ver esto con lo de Ashraf Ghani, ex-presidente de Afganistán. Pues todo y nada. Lo cierto es que cuando el Airbus debía de estar a la altura de Azerbaiyán o de Egipto, depende si cogieron la ruta norte o la sur; La cosa en Kabul se debió de poner muy mal, porque cerraron el citado aeropuerto a los vuelos, a todos, aunque eso creo que a los militares gringos les dio igual, porque ellos siguieron con lo suyo. 

Total que el Airbus que iba a Kabul, acabó en Nueva Delhi y allí se quedó esperando, suponemos que la caída de la hoja en otoño. Mientras, el lince (ese que habían seleccionado según lo explicado antes) que estaba en Madrid o en “La Mareta”, ese palacete que el rey Huséin bin Talal, conocido como Husein I de Jordania, había regalado de forma personal e intransferible a Juan Carlos I; Y que ahora usa nuestro amado líder el, “El Gran Timonel”, más conocido por Pedro Sánchez, también esperaba algo. Y tanto espero, que 72 horas espero. Reconozcamos que los gringos tampoco son tan malos, pues en plan favor, cogieron a los diplomáticos y policías españoles que estaban en la embajada, concretamente en la llamada zona verde de Kabul y tuvieron a bien llevarlos al aeropuerto, por si aparecía el “Plus Ultra” o un avión militar español. 

En esto que el lince de “la Mareta” se dio cuenta del tema y decidió que un par de aviones del Ala 31, debidamente preparados y escoltados, se fueran a Dubai, curiosamente el legítimo dueño de “La Mareta” vive a tiro de piedra en Abu Dabi, al ladito que se dice. Y esperasen allí hasta poder ir uno o los dos a Kabul, por si algo fallaba, ya saben que el producto “made in Airbus” no tiene muy buena prensa; y aquí, mientras, esperamos lo que pase, sea lo que sea.

Finalmente y ante mi insistencia con lo de las maletas, les voy a explicar una estúpida teoría que se me ha ocurrido, lógicamente y conociendo a los del criterio de selección es plausible, aunque totalmente descabellada.

Como en Afganistán también hay asesores, seguro que alguno conocía el “Delcygate”. Entiendo que como los extremeños se tocan, seguramente había coincidido con Ábalos en alguna bar de esos que solo sirven bebidas vegetarianas, ya saben sin alcohol, y hablaron del tema. Total, que el asesor afgano propuso al todavía presidente Ashraf Ghani que llenara sus maletas de billetes, dólares o euros, que mas da, y aprovechando que el de “Plus Ultra” iba para Kabul, pues ya tenían medio de transporte y también a donde ir sin que nadie preguntase mas allá de dos o tres días, ya saben ustedes que en España el personal tiene memoria de pez y en tres días no recuerda las mayores maldades que les hayan podido hacer.

Pero…; La cosa se la estropearon de mala manera a ambos asesores, un tonto decidió cerrar el aeropuerto y Ashraf Ghani  tuvo que mandar en cuatro vehículos, la pasta gansa, y en el helicóptero que el mismo uso para irse al país de al lado Tayikistán. Con lo que se dejo en casa mas pasta que la que se llevo. La verdad no le arriendo las ganancia a Ashraf Ghani, porque ese paño también le conozco y para mi, que se queda sin los dineros, los cuatro coches y el helicóptero, a nada que se descuide. Pero bueno, el asesor sabrá. Que ese seguro que se cuela en uno de los Airbus y se viene para acá, a vivir en Al Andalus

Mientras el asesor-lince de “La Mareta” decidió que lo de “Plus Ultra” era un fiasco, y aprovechando que la publicidad institucional tiene bien engrasado a telecirco, telecuatreros, televisión engañosa, etc… Pues dar bombo y platillo a los aviones Hércules, perdón Airbus, de Zaragoza, mientras se olvidaban del Airbus de Nueva Delhi, pero al lince se le olvido que existe internet, y que a pesar de sus buenas, que digo buenas, a partir un piñón con twitter, a estos no les daría tiempo a censurar la noticia de “Plus Ultra”.  Y ahí lo dejo.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Coincido con la opinión que expresa de Sergei Viktorovitch Lavrov. Es lo que tiene el ser el ministro de asuntos exteriores del país que uestá regido por el único estadista digno de ese apelativo hoy en el mundo: Vladímir Vladimirovich Putin. Estoy cansado de decirlo.
    Sin embargo los ganapanes de los medios de comunicación y manipulación españoles, el exmaoista FJL incluido, sólo ven en él al que tras una una brillante carrera universitaria en la Facultad de Derecho de la Universidad de San Petersburgo, fue tomado por uno de sus profesores bajo su dirección para hacer carrera en la Administración y la Política de la Rusia postcomunista.

  2. Brillante análisis y brillantemente expuesta.
    Como bien dices, “la realidad supera muchas veces la ficción.”
    Y, ahora, a esperar la versión cinematográfica americana de este Vietnam 2.

  3. En el ejercito afgano los americanos nos han entrenado, armado y financiado durante 20 años para que luchemos por la democracia. Han gastado 2 billones de dolares y han muerto miles de sus soldados.

    Por tanto ahora es el momento de pasarnos al bando Taliban sin luchar para así lograr otro triunfo del Islam sobre los infieles …. y con suerte nos acogerán en sus países y los invadiremos también …

Comments are closed.