El 16 de agosto de 2005, dos helicópteros españoles, que volaban desde Herat a una posición norteamericana próxima a Farah, tuvieron un incidente. Inicialmente, el Ministerio de Defensa anunció que habían sido derribados, posteriormente la versión fue cambiando, hasta que cambió de forma radical horas después, a lo que finalmente fue la versión oficial, como siempre hay una versión oficial, esta decía que se había producido un accidente al volar demasiado juntos ambos helicópteros, provocando la total destrucción de uno que estalló en el aire, causando la muerte de todos sus ocupantes y que, el que el otro se estrellase, no existiendo en él ningún fallecimiento, pero sí resultando heridos todos sus ocupantes.

Es curioso que la inicial versión, que el mismo ministro Bono, mantuvo en los primeros momentos desembocase en la culpabilidad del piloto muerto. Algo a lo que ya me he ido acostumbrando en los últimos 45 años. ¡Ventajas de la democracia!; y es que en nombre de ella, siempre son los muertos los responsables de sus propias muertes; algo mucho más cómodo que: cesar, dimitir o incluso tomar serias medidas con los auténticos responsables. Lo que es dificultoso, cuando a los responsables, quizás, los has nombrado tú, o como pasa en los países occidentales hay gente que sabe demasiado.

Pero volvamos a la Guerra de Afganistán, esa que empezó a gestarse en los años sesenta del siglo pasado y, cuyo penúltimo acto termina esta semana, y digo penúltimo y que en teoría había empezado a raíz del ataque de las Torres Gemelas en Nueva York. Pero, en realidad, siempre ha estado ligado con los Servicios Secretos: Ingleses primero, Rusos después, Yankees la penúltima, Chinos e Iranies y vaya usted a saber quien, hoy. Pero no solo ellos, sino los aliados de un lado y otro alrededor.

Dirán ustedes que qué tienen que ver los servicios secretos con este artículo, si se lo cuento pues no habrá otro próximamente. Mejor volvamos al derribo, bueno la versión oficial es accidente, de dos helicópteros españoles con 17 muertos y otros tantos heridos? Pues yo no se lo voy a contar, ustedes mismos lo van a deducir.

Enero de 2002, los primeros soldados españoles llegan a Bagram (40 km. Al norte de Kabul, para montar un hospital de campaña y junto a él un (SAR) servicio aéreo de rescate y evacuación, pero los españoles no tienen experiencia en SAR de combate y sus helicópteros no están preparados para ello. El “amigo americano”, sobretodo del presidente Aznar, decide no jugársela y deja el hospital en Bagram, pero envía los helicópteros a Manas (Kirguistán), para que diariamente cubren con sus vuelos y posibilidades: el trasiego de unos 300 aviones de caza y otros más de cien de transporte, desde Manas a la frontera afgana, y así vayan aprendiendo.

El 11M, la llegada al poder de Zapatero y la retirada de Iraq, arrastra la retirada de Afganistán de las tropas españolas. Pero al ahora “menos amigo americano” obliga a volver a Afganistán a los españoles y con menos detalles de “amigos”. Zapatero, que en cuanto a listeza no se lleva mucho con Sánchez, alega que no tenemos material aéreo para hacer lo que nos ordenan los americanos, y es que prácticamente carguemos con dos provincias afganas. El ministro Bono llega a decir a los americanos que nuestros helicópteros no tienen, lo que podríamos llamar la ITV pasada. Y los yankees le responden que compren nuevos.

Así llegamos a ocuparnos de la provincia de Qala e Now y de la de Herat conjuntamente con Italianos, americanos y algún otro que cayera por allí. Zona tranquila eso si, pues allí la insurgencia no tiene cabida, pues es la Alianza del Norte la que controla la zona, aliados en ese momento de los USA. Pero…, es una zona de cultivo y paso de cierta mercancía, que los americanos están empeñados en destruir, se llama: Opio. Y Afganistán produce el 90% del Opio de todo el mundo mundial. Y en medio de ese problemilla, los españoles se dedican a la seguridad antiterrorista, la asistencia sanitaria, construir un aeropuerto y terminar la M30 afgana en esas provincias, ya que la inmensa mayoría de las carreteras son de tierra. Pero, ahí están los españoles: asfaltando cientos de kilómetros, construyendo institutos con aulas de informática, donde no hay corriente eléctrica, bueno luego se preocuparan de que haya, para que después los institutos se conviertan en granjas, mejor dicho en establos de cabras, y muchas cosas mas que ya les iré contando otro día. Y mientras, el “antes amigo americano” se dedica a amargarle la vida a los que trabajan en “el tema del opio”.

En julio, los servicios secretos de varios países descubrieron que los traficantes de opio han comprado 18 misiles tierra-aire, que sirven para derribar aviones o helicópteros; compra efectuada a traficantes del vecino Irán. Hasta ahí, normal, pero nadie decide tenerlo en cuenta.

El dieciséis de agosto, dos helicópteros españoles con 34 hombres vuelan desde Herat hacia el sur. Su misión es relevar a otros españoles que están haciendo lo que cuando hicimos la mili se llamaba “sidra el garitero”, es decir hacer la guardia de garitas de una base norteamericana cerca de Farah; Base que no está precisamente en ninguna de las dos provincias donde España tiene que cumplir el encargo recibido.

Tres rutas principales tienen los traficantes de opio en Afganistán para exportar su mercancía: Hacia Tayikistán, al norte, hacia Pakistán, al sur y hacia Irán-Turkmenistán al Oeste.

Si ustedes miran el mapa, los helicópteros españoles tenían que pasar por encima de algún camino en concreto.

También, si miran las fotos que adjuntamos, queda claro que el helicóptero, derribado inicialmente, deja impreso en el suelo la explosión que le destruye, no tiene forma redondeada, sino de media luna, ha explotado en el sentido de la marcha con forma de media luna. La versión oficial nos cuenta cómo el helicóptero chocó contra el suelo por ir demasiado bajo y después lo hizo varias veces más mientras se desmembraba y estallaba su combustible y la munición militar que transportaban los tripulantes.

El único trozo, de dimensiones más o menos respetables es el puro de cola del helicóptero, el resto que queda está tan destruido que son pedacitos. Curioso el puro de cola se puede separar relativamente fácil del cuerpo de un helicóptero, pero también otras partes, de tamaño considerable, pero no es ese el caso que nos ocupa. La destrucción es absoluta y reducen casi a la nada el resto, eso sí con la distribución de esos restos con esa forma de media luna.

El otro helicóptero se ha estrellado en un pequeño hueco, pero con las ruedas en el suelo y las aspas casi sanas y salvas quedan casi fuera del hueco donde está. En terminología de los pilotos, eso se llama hacer un área confinada y se hace de forma voluntaria, para ocultar un helicóptero que necesita esconderse.

Finalmente, recordar que en el informe oficial y de la declaración del piloto que se salva con el área confinada, este dice: íbamos en formación (la distancia suele ser dos veces el tamaño del helicóptero) haciendo vuelo táctico, es decir a poca distancia del suelo y al descrestar (pasar lo alto de un monte) perdí durante unos segundos de vista a mi líder (el que iba delante).

Hay una pequeña pega a lo anterior, si bien hay pequeños montículos, de hecho entre esos montículos se mete el segundo helicóptero; en la trayectoria de ambos el monte más alto que hay es una barrera de piedra de un metro de alto. Aparte de que a más de 200 Km por hora, si hubiese un obstáculo y manteniendo una distancia un poco superior a la longitud de un helicóptero, los segundos, son una pequeña fracción de un segundo.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. Tengo entendido que durante la presencia occidental, la producción de amapola se incrementó grandemente. Las zonas de mayores cultivos son justamente donde la mayor presencia de americanos y británicos. No me imagino a la CIA y el MI6 desperdiciando esa gran “despensa”. Los talibanes también se han financiado con las zonas que les quedaban. Tantos años, tantos muertos, tropas de más de cuarenta países…?para qué? ? qué se ha estado negociando, en los últimos, años en Quatar? ?lo que ha sucedido es “lo que tenía que pasar”?

    Lo del accidente es como el cuento del lobo: si un día dijeran una verdad no se les puede creer.

  2. Pues habla habla, y cuenta cuenta, y denuncia y publicita, y que encima cobráis un sueldo para eso y es vuestro trabajo y función, si no estáis cometiendo los militares el mismo delito que a los que ocultáis y que ocultáis y sois la misma basura podrida, delincuentes y organización narco y criminal metamafiosa, y vuestra Madre Patria se avergüenza de ustedes y os escupe y aborrece de lo jediondos, malnacidos, pestilentes y traidores que sois.

  3. Ya decía un comentario o no recuerdo dónde, que planeaban matar y enfermar con el opio (heroína, morfina), por cierto, como hacen y han hecho, y antes de todo esto de Afganistán el comentario también, interesante que dijeran la fuente o más info.

    Los servicios de “inteligencia”=organizaciones y narco bandas criminales mafiosas de lo peor.

  4. Gracias por recibir esta historia y poder recordar a nuestros valientes y heroicos soldados españoles,en sus misiones alrededor del mundo.Por desgracia ahora el actual Gobierno,les ha dispersado e intenta destruirlos,dando su financiación a los inmigrantes ilegales,para que de este modo no puedan proteger las fronteras españolas de la península,ni tampoco alzarse contra este Gobierno criminal,y qué casualidad cuando gobierna el PSOE muere gente inocente,mueren soldados españoles inocentes.Fueron los banqueros Rotchild los que expandieron el opio por China y Afganistán,es un tema de actualidad del que se habla en tribunales internacionales,pues a través de esta adicción murieron millones de personas.

    • Como la peste y alarma actual y desde hace años por muerte de opiáceos de usa, recetados… por sus propios médicos “mengueles”, de cabecera, aquí supongo empezarán así también, si son capaces de un genocidio plandémico estafacacunador PCRiminal, recetar heroína será un juego.

      Porque el gobierno os “ama” y quiere lo “mejor” para la “mayoría” de su Pueblo Soberano, lo demás, “negacionismo”.

  5. Se ordenó una operación de autotransporte que debía sobrevolar una zona ‘caliente’, una zona que habitualmente era objeto de ataques , y donde era previsible que hubiera operadores de ‘Stinger’ escondidos, para facilitar el tráfico de opio. Esto parece…. ¿un castigo? No digo que supiesen que iba a ocurrir, pero poco puede hacerse en un caso como ese.

    http://www.psywarrior.com/Herbafghan02.html

Comments are closed.