libertad

Es de libertad de lo que estamos hablando, del respeto a mi decisión de elegir un tratamiento médico u otro. Un respeto recogido, por otra parte, en todas las declaraciones y cartas de derechos humanos y democráticos. Es, precisamente, esos derechos los que molestan en un momento en que los más poderosos se ven capaces de imponer su dictadura a nivel global (la tecnología se lo permite, por primera vez en la historia) y con sus manos interfiriendo hasta las esferas más íntimas de los dominados.

[CÓMO postularse para trabajar en Catalana Occidente]

Aprovechando la Covid19, están acelerando en un proceso de enfrentamiento social, difundiendo el pánico a través de sus grandes medios de comunicación, para que -enferma de miedo- la gente considere al vecino, al hijo, al amigo como un terrible peligro que puede contagiarnos y matarnos. Con la vacuna se nos separa en dóciles e insumisos, en manejables y rebeldes y se nos empuja al enfrentamiento y a que se asuma la represión como una necesidad social.

Ya vimos procesos semejantes en la URSS, en la China de la Revolución Cultural, en la Alemania nazi… donde los dirigentes acababan con la disidencia convirtiéndolos en enemigos del pueblo y cuyo sacrificio era imprescindible para la tranquilidad del resto, aunque fuese una tranquilidad temporal y frágil.

Intentan acelerar ese enfrentamiento, esa imposición de una dictadura aprovechando la cuestión del virus porque su narración, repetida igual y hasta la saciedad por casi todos los medios masivos, hace aguas y mucha gente se empieza a dar cuenta. El intento de imponer la vacunación masiva y obligatoria ha chocado con el rechazo de capas importantes de la población, en casi todos los países que, por motivos diversos, desconfían. “Vacunas” que no lo son; que no “inmunizan” ; que no están aprobadas por las agencias del medicamento de ningún país y que solo están autorizadas “por emergencia”, con unos contratos que eximen a sus fabricantes de cualquier reclamación por efectos secundarios… bajo un clima de oscurantismo y con contradicciones manifiestas en conceptos, tiempos y cifras que cada vez más personas denuncian.  Para colmo, los vacunados contagian y pueden ser contagiados. Algunos científicos, incluso, señalan que las vacunas no solo son peligrosas, sino que estarían en el origen de las denominadas “variantes” con las que se proporciona nuevo combustible al miedo desde los medios, cómplices necesarios en toda la trama.

En este panorama, ¿qué sentido tiene discriminar vacunados de los que no lo están? ¿Qué sentido tiene seguir hundiendo las economías de sectores y zonas enteras? ¿Qué sentido tiene plantear discriminar a parte de la población? Empezamos prohibiendo que los no vacunados accedan a bares o espectáculos, igual que empezó el “pase ario” con Adolfo Hitler. Si no se impide, terminaremos con la estrella amarilla cosida en la ropa, caminando hacia los campos de exterminio de los disidentes. La tiranía del Covid pone en duda que vivamos en una democracia real. Habrá todas las variantes y cepas que sean necesarias para doblegar las resistencias y silenciar la disidencia.

Hay un proyecto político detrás de todo esto. Un proyecto que involucra a políticos de diversos partidos que forman parte de ese proyecto a pesar de estar adscritos a fuerzas diversas. Por eso no es extraño que coincidan un Pedro Sánchez con un Feijoo, o Podemos con Macron… Sirven a los mismos amos y nos venden espejitos de colores distintos para que compremos su mercancía.

La vieja disyuntiva izquierda-derecha cada vez explica menos. Porque la diferencia, a estas alturas, la marca el campo de la libertad, los que defienden la voluntad soberana de los pueblos, defienden sus naciones y sus familias frente a la dictadura totalitaria que los grandes magnates, sus fondos de inversión, sus políticos, sus medios y sus ongs pretenden imponernos, a través del odio y del miedo.

Afortunadamente, cada vez más gente está despertando. Incluso fuerzas políticas importantes. Cada vez hay más gente crítica, con los discursos y las narrativas que ocultan en vez de aclarar y que pretenden que solo haya una explicación, censurando y prohibiendo las demás para imponer un pensamiento único y obligatorio. Cada vez más gente se desprende de su etiqueta partidista y analiza los hechos con su propia cabeza y eso les produce pánico a los poderosos.

Es la libertad, la democracia real, lo que está en juego.

*Un artículo de Carlos Astiz

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

7 Comentarios

  1. Señor Enrique, vamos a ver:
    ¿ Por qué se cargaron a Trump?. Porque no forma parte de éste NWO. ¿ Por qué en los preceptos de la agenda 2030 está …QUE EEUU DEJE DE SER LA PRIMERA POTENCIA?.
    ¿ Para qué echar a Trump, si forma parte de ellos, según usted?. ¿ Por qué fue retrasada la agenda 2030 cuatro años más?. ¿ A caso no estaban locos éstos, por empezar la destrucción de EEUU con la hilary?.
    ¿ No se da cuenta usted, que éstos hijos de satanás, están pisando el acelerador de un F1?. Se les retrasó cuatro años por decisión del Todopoderoso. Trump no salvará el mundo, es obvio. Lo salvará Yeshua cuando vuelva, pero Trump estará puesto ahí, para ser opositor de éste asqueroso y repugnante globalismo, que no es más ni menos que el imperialismo, al más estilo Mao, de una China satánica. Trump vuelve, es inminente y usted lo verá y tendrá que admitir que se equivocó. Viene guerra y hambre. En unos meses, no habrá alimentos… Aviso

  2. La disidencia de la Alemania “nazi” eran comunistas y globalistas. La libertad es una entelequia. Si la situación diera un vuelco después de muchas muertes y miserias, ¿Dejaríamos a los responsables seguir haciendo daño, o serían juzgados y por lo menos apartados de la sociedad?. Es decir, ellos se convertirían en disidencia, y nos acusarían de censores y totalitarios…

  3. Lo sentimos mucho,pero pedir libertad a un ejército de criminales,es como intentar frenar
    una estampida de búfalos con una pancarta que diga stop.
    Las cosas se deben de hacer de otro modo,cuando la sociedad civil se degenera hasta tal punto que no se cumple ninguna ley,es necesario que el ejército tome el poder transitoriamente y ponga a cada uno en su lugar,y recupere la justicia.Naturalmente esto se hace con la fuerza y con las armas…y esto suena mal,suena feo…pues continúen con sus bonitas palabras,y en este régimen de anarquía a ver quién aguanta más tiempo,mientras matan a sus familiares o insultan corrompen o matan a sus hijos.

  4. 1- La DEMOCRACIA no es LIBERTAD (don de DIOS al hombre y la mujer, criaturas hechas a su imagen y semejanza), la DEMOCRACIA es el ejercicio de la MENTIRA, el ENGAÑO, la HIPOCRESÍA y el FARISEÍSMO (no hay crimen y delito que este régimen, la DEMOCRACIA, anomalía histórica, no haya cometido en cualquier lugar y tiempo), MENTIRA de la que es padre Satanás, como bien nos enseña DIOS mismo en Jn 9 en referencia a los JUDÍOS, la raza de víboras, hijos del demonio. (Claro que a los ateos y JUDÍOS el NT les despierta ODIO desaforado, por eso son demócratas, aceptando la voluntad de la mayoría, que no el bien, aceptando siempre el ¡crucifícale! y el ¡suéltanos a Barrabás!. No se puede ser más…). El demócrata no vive la Verdad ni la REALIDAD.
    2- La cuestión de inyectarse o no las “vacunas” o marca de la Bestia (es decir, sea o no sea eso y ojalá que no lo sea, pues todos tenemos seres queridos inyectados) es una cuestión de CONFIANZA. Y la MENTIRA continua no suele generarla, salvo al descerebrado, al que tiene el cerebro lavado, al drogado, enfermo mental, fanático, integrista, idólatra (demócrata, por ejemplo), degenerado o pervertido. Esa jaculatoria de JESÚS, EN TÍ CONFÍO, no es ninguna milonga. Pero algunos prefieren comprobarlo tarde, con llanto y rechinando los dientes.
    3- NADIE, salvo DIOS mismo, puede evitar la muerte, tanto en cuerpo transitoriamente, como en alma por toda la ETERNIDAD (para siempre. ¿O se equivoca la Biblia?). La pena inmensa es que apenas nadie lo cree (incluidos buena parte de las almas consagradas). Nadie protege la vida y la salud como DIOS mismo. Si DIOS no lo quiere no cae un pájaro de un árbol. Nada ocurre sin su consentimiento. Como que sin DIOS no podemos hacer nada (aunque abunden los ególatras engreídos, engañándose a sí mismos, como buenos demócratas de cualquier signo) Y DIOS nos exige PACIENCIA, tan difícil de aceptar, por desgracia.
    4- Si la MUERTE es nuestro “derecho” y certeza por malvados (pecadores), y la Vida Eterna nuestra esperanza, ¿por qué poner nuestra confianza en los que defienden a ultranza la MUERTE día tras día, sean políticos, sindicalistas, patronos, magnates, banqueros, empresarios multimillonarios, lobbies, medios de comunicación, jueces y juristas, famosos, ejércitos y policías vendidos por treinta monedas de plata al demonio, etc.?
    5- Se nos puede asesinar en masa de millones de maneras diferentes (por cierto, los demócratas han de aclarar el “genocidio” de unidades nazis como la Legión Condor. A ver como mienten. A ver si se inventan a 6 millones de rojos gaseados por los nazis y por Franco en España. La iGNORANCIA es aliada del demonio, y de su hija la mentira y la democracia) ateniéndonos a la catadura moral de los poderosos de este mundo (desalmados y ateos integristas cuando no blasfemos y herejes), con lo que las supuestas “vacunas” de nada sirven ante infinidad de ataques a los que nos podemos ver sometidos por los que son muchísimo más fuertes y poderosos que nosotros, poderosos porque dijeron sí a la propuesta aquella: “todo esto te daré si postrándote ante mí, me adoras”. ¿Nos vamos a pasar la vida inyectándonos una sustancia que bien puede tener por objeto anular nuestra libertad o libre albedrío, convirtiéndonos en esclavos sin cabeza ni corazón ni alma por un plato de lentejas? Para cuando se supere la covid19, vendrá otro virus aún peor o más mortal, para el que no habrá “vacuna” que valga. La raíz de ello no es otra que el rechazo a DIOS, a su Santísima Voluntad contenida en los Evangelios, origen asimismo de todo MAL en todo tiempo. Es la paulatina exclusión histórica de DIOS de toda nación, institución, familia y casa, la que ha llevado al infierno actual que, por desgracia, pocos parecen contemplar. El miedo es propio de los ateos, sino no se explicaría la paz de los mártires incluso ante sus asesinos. El mundo no comprende o quiere comprender aquello de que “Quien pierda su vida por Mí, la encontrará. Y quien gane su vida, la perderá”. ¿A santo de qué tanto MIEDO?
    6- Como consecuencia de la extremadamente abyecta moralidad del poderoso, poseído por satanás y carente de todo temor a DIOS y abusando de su Infinita Misericordia por no mandarlos a todos al INFIERNO de inmediato (por su lentitud a la cólera), INFIERNO, gehenna de fuego o lago de fuego y azufre que es exterminio torturador y eterno del alma entre llamas (sobre todo para los que no creen en la VERDAD no solo del Nuevo Testamento, sino de las revelaciones de santos y santas de todos los tiempos, incapaces de meditar y reflexionar. El INFIERNO está lleno de todas las almas que no creían en su existencia en vida), tal como describe Ap 19 en adelante, solo queda como alternativa confiar en DIOS con PACIENCIA, pero hacerlo con plenitud, sin reservas. Confiar en Dios y no en los MENTIROSOS. Desde luego que no confiar jamás en otros políticos, otros periodistas, otros jueces, otros sindicalistas, otros empresarios y magnates mercaderes, otros votantes, etc. Todos ellos ya han dicho su última palabra, insistir en el error ya no es estupidez, es maldad.
    7- Hay que ser masoca, tonto peligroso, ateo o depravado para seguir confiando en la DEMOCRACIA. Lo que define a un hombre o grupo no es su palabrería, su “honrar a Dios con los labios” (ojo con esto), sino los HECHOS. Por los frutos se conoce al árbol. Si todavía se identifica la DEMOCRACIA como una especie de ídolo, de “dios” que nos trae libertad, progreso, paz, convivencia, concordia, etc., ignorando completamente que la paz con la estirpe de la serpiente infernal, con los hijos de las tinieblas, con la cizaña de la tierra, con los hijos del demonio, con los que eligen estar a la izquierda de Dios el día del Juicio, con la raza de Belial (como afirma san Luis Mª Grignon de Monfort), etc. es IMPOSIBLE, porque DIOS mismo puso ENEMISTAD entre los suyos y esos otros, ese ATEÍSMO democrático exclusivamente materialista interpretativo de la vida es precisamente el que conduce a la prevalencia de LUCIFER sobre los santos, justos y buenos. No obstante, aunque prevalezca temporalmente el mal, la CRUZADA continúa. La vida es MILICIA, y el triunfo, por imposible que parezca, corresponde al que es Rey de reyes y Señor de señores y los suyos. La VERDAD es imparable a pesar del océano de sangre de mártires, justos y santos. De la creencia o no en ello va el adelantar el triunfo del BIEN en el mundo y el REINO DE DIOS con la menor pérdida de almas posible. Un REINO DE DIOS con VARA DE HIERRO, es decir, la ULTRA DICTADURA DEL BIEN, DE JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR y los suyos. El REINO DE LA VERDAD. Y seguir con la perdición, la mentira y la muerte de la DEMOCRACIA es el camino más recto para apuntalar aún más a los mentirosos y sus aficionados, siervos todos del demonio y con destino descrito claramente en Ap 21,8. Quien apoya la democracia apoya la MENTIRA y al DEMONIO, no la “LIBERTAD”. Con Cristo o contra Él, y Cristo es Camino, VERDAD y Vida.

Comments are closed.