piensan

Hace veinte siglos, un hombre llamado Jesús, trasmitió una visión del mundo basada en la confianza, es decir, en el amor, es decir, en el no-miedo. Antes lo hicieron otros, como Sócrates en Occidente y Buda en Oriente. Su enseñanza supuso la más grande revolución (y evolución) del pensamiento humano, ya que el amor induce a dar y el miedo a acaparar. La mayoría de la gente se mostró dispuesta a aplicar ese nuevo conocimiento a sus vidas pero no los grandes Acaparadores, que no vieron beneficio y sí mucho perjuicio en eso de “dar”.

[QUÉ Va A Pasar Con La Ley De Eutanasia Y Los Recursos Ante El Constitucional]

En cualquier caso, desde que surgió tal filosofía, los Acaparadores lo tuvieron mal para justificar su egoísmo ante los demás y ante sí mismos ¿Acaso lo que le sobra a uno no es lo que le falta a otro? ¿Le faltaría algo a alguien si no hubiera Acaparadores? Se vieron pues en la necesidad de buscar otra filosofía que pudiera desvirtuar a la del amor. Quince siglos después de Jesús, un hombre llamado Hobbes “adaptó” una frase de un escritor latino llamado Plauto, que dijo que “El hombre es un lobo para el hombre cuando desconoce quién es el otro”. Sin duda, el mensaje de Plauto era anti-egoista pues ponía énfasis en la importancia de conocer, de valorar, de tener en cuenta a los demás, pero Hobbes lo amputó, dejando, tan solo, “El hombre es un lobo para el hombre” como una verdad irrebatible. Así nació la religión del egoísmo, sobre un dogma tramposo que después “adaptó” el darwinismo para convencernos de que todos los seres, y no solo los humanos, son egoístas por naturaleza.

-El hombre es un devorador de hombres- repiten los Acaparadores desde entonces -Y eso hace inviable que la mayoría de la gente se gobierne a sí misma ¿Cómo se va a gobernar, a sí misma, una jauría de lobos?- Dar por hecho que la esencia del ser humano es el egoísmo es dar por hecho que la humanidad es el mayor peligro para el planeta y para su propia supervivencia pues ¿No es el egoísmo una ansia interminable? ¿Qué ocurriría si nadie lo regulara? -Es necesario que alguien asuma el papel de jefe de la manada y reprima el egoísmo natural de la gente – dijeron los Acaparadores ¡Quién mejor que ellos para representar ese papel de jefes!

Hace unos tres siglos, un hombre llamado Rousseau se atrevió a desafiar el dogma, afirmando que “El hombre es bueno por naturaleza”. Con ello logró enfadar, tanto a Voltaire como al Papa de Roma, es decir, puso en su contra a los anticlericales masones y también al clero. Para Rousseau el egoísmo no es esencial, no forma parte de la naturaleza del ser humano y se puede, por tanto, superar, sin ningún problema.  Con ello negaba “el pecado original” y también la necesidad de una élite represora. Eso sí, advirtió que el hombre, cuando renuncia a su libertad, renuncia a la cualidad de hombre. Es pues humano reprimido el que actúa como un lobo y basta acabar con la represión para que recupere su humanidad.

-¿Cómo puedes demostrar que es verdad lo que dices?- Preguntan los acaparadores, sin darse cuenta de que la pregunta contiene la respuesta. ¿Quién pediría una demostración sino alguien que nunca ha sentido amor? Cualquiera que haya amado sabe, a ciencia cierta, que el amor incita a dar, incluso la vida, por el ser amado. Ningún amante necesita demostraciones. Quién las necesita es porque piensa como un Acaparador, y eso le ha impedido tener en cuenta a los otros. Los Acaparadores piensan igual que sus antepasados, hace dos mil años. Nunca han superado su ego, nunca han trascendido la mente, nunca han experimentado el verdadero milagro. ¿Qué es un milagro sino aquello que invierte las leyes que gobiernan este mundo? ¿Puede haber mayor inversión que el amor?

Pero ¿Cómo demostrarle que existe una realidad más allá de la mente a quién cree que la mente es lo más? ¿Tal vez con un experimento mental? Imagina que te pregunto algo y me contestas con una mentira, con una falsedad, por ejemplo, te pregunto si estuviste en tal o cual lugar y me respondes que sí cuando, en realidad, no fuiste. Imagina que te pido más detalles como ¿A quién viste? Eso te obliga a inventar otra mentira. Si sigo pidiéndote más y más detalles ¿Cuánto tardarás en ponerte nervioso y “meter la pata” o en enfadarte y dar por terminada nuestra conversación? Es un efecto que los psicólogos llaman “disonancia cognitiva” y se produce porque tu ego, que cree que mentir te producirá un beneficio, intenta imponerse a tu verdadera esencia, provocando una lucha interna que se proyecta como incomodidad, nerviosismo, desasosiego, turbación, confusión y pérdida del control. ¿Cuándo desaparecen esos indeseables síntomas? Evidentemente, cuando tu ego mentiroso deja de querer imponerse a tu verdadera esencia. ¡Cuando se rinde!

La Acaparadores han tenido que mentir mucho para justificar su “Síndrome de Diógenes”. Han falseado la historia, la filosofía y también la ciencia para poder seguir actuando como amos, pero por eso mismo viven en un estado de miedo permanente a que se sepa la verdad (Por eso censuran). Han detenido la evolución de la humanidad, sin darse cuenta de que han frenado su propia evolución. Permitir que muera alguien de hambre, en este mundo, teniendo los medios para impedirlo es desconocer al otro y eso es lo que les convierte en lobos. La buena noticia es que, tarde o temprano, todos ellos entran en disonancia cognitiva, agotados de luchar, sin tregua, sin descanso, contra su propia naturaleza.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Pues ya saben. A lo mejor tienen mano con uno de esos acaparadores del mundo, los dirigentes de la iglesia católica, con sus palacios bañados en oro. Por algo se empieza.

  2. Sin los putos psicópatas que quieren destruir al ser humano y todo rastro de existencia sobre la faz de la Tierra, seríamos infinitamente más felices el resto, es decir, el 98% que no tenemos esa tara, que es la falta de alma, de conciencia, de empatía. Insisto, si el mundo está como está es por esos putos demonios, pues también considero que el ser humano tiende a querer estar a bien con los demás, a compartir y a vivir en paz y tranquilidad, pero este sistema se consumo fue diseñado por unos tarados que querían el mayor beneficio posible a costa del sufrimiento de millones de personas en todo el mundo, porque son incapaces de sentir lo más mínimo por sus semejantes. En un mundo justo, serían apartados de la sociedad rápidamente por el peligro que representan para la especie, pero hay mucha corrupción y contra eso es muy difícil luchar, de la misma manera que es difícil cambiar un adoctrinamiento al que nos sometieron desde pequeños. Tengo claro desde hace mucho tiempo que los objetos, lo material, tiene valor 0 y lo importante es lo que tú compartas y vivas con los demás y contigo mismo, el proceso de desarrollo personal / espiritual. Lo demás no vale nada, por muy alto que sea el precio. Precio jamás será lo mismo que valor y nada material tiene el más mínimo valor. El valor es consustancial a la personas, no a las cosas.

  3. No acabé de leer el artículo.
    Es una estupidez y herejía comparar a Dios hecho hombre Jesús, con dos simples humanos.

    El pensamiento budista es vivir sin Dios. Por obvias razones es totalmente contrario a Jesús.

    El penssmiento socratico es darse luz s uno mismo. ¿Pero como podemos darnos luz solos?
    Cuando nuestro conocimiento es errado y contrario al de Dios.

    Como verán, los que crean estas ideas no conocen a Dios, Sus enseñanzas ni Sus mandamientos.
    Es um pensamiento masónico que han querido menospreciar a Nuestro Señor Jesús y compararlo con tantos pseudo maestros, gurús o iluminados. Cabe mencionar que los masones adoran a satanás o lucifer.
    Desde ahí vemos su gran error.

  4. Dices que tu conocimiento es errado. ¡Cámbialo pues! Cuando Jesús era un hombre, los demás hombres le imitaban. pensaban “Si otro hombre lo ha hecho, yo también lo puedo hacer” Cuando los católicos lo pusieron en un altar, hicieron que la gente pensara algo muy distinto “Eso solo lo puede hacer alguien que sea Dios”, y dejaron de imitarle.

Comments are closed.