envase

Como todos ustedes saben un envase no retornable es aquel que una vez usado no puede volver a ser útil para aquello que fue creado salvo en caso de ser reciclado. Pues bien eso mismo es lo que en mi opinión le ha sucedido a Pedro Sánchez; un político camaleónico altamente reciclable forjado así desde su más tierna juventud. Destacó, y no se sabe muy bien porqué, desde su periplo por las nuevas generaciones donde ya le dejaban corretear por los platós de televisiones cutres, e inteligentemente él ya se las prometía rodeándose bien para ir de tapado, y por supuesto yendo siempre a favor del viento para no ser detectado por su hedor intelectual.

[QUÉ Va A Pasar Con La Ley De Eutanasia Y Los Recursos Ante El Constitucional]

Denominado por muchos analistas como “Doctor Cum Fraude”, con el paso del tiempo no ha defraudado a nadie de su entorno más cercano, de hecho, está muy orgulloso de él, ya que su círculo de confianza se ha visto recompensado con creces en su arduo camino al éxito. Y es verdad pues como citaba “el chavalote de Amurrio” en sede parlamentaria, le quedan por hacerse pocas fotos ilustres para guardarlas en su álbum de recuerdos como Presidente de España, aunque hay que reconocer que algunos de los anteriores a esta condición también son buenos.

Logros dentro de su propio partido y recuerdos como los del comienzo de su falso paseo por España fingiendo visitar esas asociaciones del PSOE donde le siguen esperando, con el objeto de conseguir los apoyos suficientes para poder volver a postularse como Secretario General. Instantáneas como cuando barrió en las primarias -supuestamente- manipulando detrás del biombo las cajas con los votos para ganar a Susana Díaz y “Patxi nadie”, o cuando no sabía dónde meterse cuando le gritaban en la puerta de Ferraz “¡con Ribera no!”, trastocando todos sus planes iniciales obligándolo a la siguiente, a entenderse con Pablo Iglesias al que desde luego no puede ni ver, y con razón.  Y desde luego una de las mejores a mi entender…, esa foto velando el cadáver de Rubalcaba con cara de compungido,  proporcionándolo un entierro con honores de Estado sin merecerlo  -un Rubalcaba por cierto al que despreciaba profundamente-

¿Pero, y fuera del ámbito del PSOE propiamente dicho? Pues desde luego existen innumerables momentos como Presidente de todos, por los que será recordado; por esos “Aló Presidente” de los fines de semana -al principio-, y cada dos por tres una vez que le cogió el gustillo. O ese momentazo en el que regresaba de la U.E. -de limosnear el rescate- y en su entrada en la Moncloa sus Ministros “se arrancaron por soleares” en un aplauso cerrado y sin fin, recargando su autoestima hasta límites insospechados,  obligados por Presidencia y por el temor a ser purgados en el caso de disentir. Y que me cuentan de esos instantes en los que hace entrada en el pleno del Congreso y la bancada socialista se pone en pie -“dando al jefe de la banda, como decía Ribera”-, durante minutos y minutos su correspondiente masaje reforzándolo en los momentos más sórdidos e impresentables como  líder indiscutible del “clan de los sanchistas”, que es en lo que ha convertido el partido.

Y que les parecen esos discursos en los que es capaz de hablar y reírse de todos a la vez, tratando de mostrar una visión optimista de su dichosa y cansina “España resiliente”, cuando la realidad es bien distinta fruto de la ineptitud más sofisticadamente escondida gracias a la propaganda resultante de expertos en marketing político. Es un producto en sí mismo que en un momento determinado de la Historia de este país, lo peor de lo peor, es decir, los herederos políticos de ETA, los que se beneficiaron de ella, es decir el PNV, los comunistas extremistas antisistema -tipo Bloque Gallego o la CUP-, los podemitas propiamente dicho, los populistas regionalistas por doquier -como Revilla, los dos partidos canarios o el de Teruel-, y los nacionalistas catalanes, decidieron comprar a sabiendas de que se iniciaba un camino sin retorno que efectivamente le proporcionaría el placer de pasar a la Historia como el primer Presidente de España, “rehén de la anti-España” aun a sabiendas de que el destrozo resultante por el camino será de tal cuantía, que ya veremos si con el posible cambio que los sondeos de opinión auguran hará necesarios al menos una legislatura para derogar todo, o gran parte la infamia que se está legislando, y para remontar económicamente una vez destrozadas varias generaciones de españoles que de una forma u otra tenían un futuro garantizado, gracias a su trabajo y esfuerzo hasta que llego esta plaga llamada Pedro Sánchez Castejón.

Un envase no retornable tantas veces reciclado por los escándalos que hemos padecido desde que llegó a la presidencia, que ya ha perdido por completo la mínima condición exigible para pasar un test de calidad,  aunque sea de la peor posible.  Este Presidente del Gobierno no deja de ser una mala copia de Zapatero. Otro iluminado juguete del progresismo, ahora viejo y roto aunque visionario, vividor y millonario a costa de todo y de todos sin conciencia ni escrúpulos. En fin; para esconderlo en el cajón de las desgracias.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Se puede engañar a mucha gente, y durante algún tiempo (que es lo que hace Pedro Sánchez), pero lo que no se puede ES ENGAÑAR A TODO EL MUNDO, SIEMPRE…

Comments are closed.