Hoy nos queremos hacer eco de una entrevista publicada por el digital estadounidense The Epoch Times con un ex oficial de policía chino, residente ahora en Estados Unidos, en la que cuenta las atrocidades perpetradas por el régimen comunista de aquel país y cómo sustraían los órganos de muchas personas a las que asesinaban para hacerse con sus órganos y comerciar con ellos.

Bob, ese es el seudónimo que utiliza este ex oficial de policía, cuenta, por ejemplo, algo que sucedió hace 20 años y de lo que él fue testigo directo: “Al sonido de los disparos, los prisioneros cayeron sin vida al suelo. Sus cuerpos, aún calientes, fueron llevados a una camioneta blanca cercana donde esperaban dos médicos vestidos de blanco. A puerta cerrada, los abrieron, los órganos tallados para la venta en el mercado de trasplantes”.

Recalca, además, que “la sustracción de órganos de los presos condenados a muerte era un secreto a voces” y reconoció haber sido un “participante involuntario en una cadena de suministro “industrializada” que convirtió a los seres humanos vivos en productos para la venta en el comercio de órganos. Los actores de esta macabra industria incluyen el sistema judicial, la policía, las prisiones, los médicos y los funcionarios del Partido Comunista Chino que emiten la directiva”.

Esa sustracción de órganos, ese “secreto a voces”, tal y como lo califica Bob, ha tomado especial relevancia en estos tiempos de “pandemia” en los que muchas personas han enterrado a sus seres queridos sin tan siquiera poder verles una vez fueron introducidos en el féretro. ¿Se imaginan la cantidad de sorpresas que muchos se podrían llevar si pudieran haber visto a quién han enterrado o incinerado y en qué condiciones estaban esos cuerpos?

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Tal ver tal esperar porque ese es el régimen que tenemos en España y que quieren imponer en todo el mundo ,lo que nos espera .

  2. Esto va incluido en la ley de seguridad nacional que preparan estos psicópatas. Cuando dicen que se te podrán requisar cosas u obligarte a hacer cosas, incluye la entrega jubilosa de órganos vitales al Estado y la Agenda.
    Además, si se salen con la suya del cableado hackeado, serás feliz haciéndolo.
    No tendrás hígado ni corazón ni córneas, y serás feliz.

Comments are closed.