Muchos habréis oído hablar del desastre de la talidomida, el fármaco que durante el siglo pasado causó malformaciones que hoy, según las estadísticas, sufren de 8.000 a 10.000 personas en toda Europa. Pero: ¿cómo un medicamento que podría haber resultado beneficioso para las mujeres embarazadas se llegó a convertir en el detonante de un gran desastre médico?

Pese a todo, la talidomida se sigue usando hoy en día. Su nombre real es (RS)-2-(2,6-dioxopiperidin-3-il)isoindol-1,3-diona (C13H10N2O4) y es un fármaco creado por la farmacéutica alemana Grünenthal GmbH. Inicialmente, entre los años 1958 y 1963 se comercializó como un calmante para las nauseas durante los primeros meses de embarazo, pero lo cierto es que desgraciadamente tuvo efectos secundarios. Tenía dos formas de consumirse: o una en la que lo hiciera la madre durante el embarazo o bien el padre antes de la concepción. De cualquiera de las dos formas los efectos nocivos del medicamento llegaban al feto: malformaciones congénitas, la focomelia.

El primer caso registrado de bebé con focomelia por el fármaco se dio en el hijo de un empleado de Grünenthal GmbH, en 1956; pero no fue hasta 1961, 5 años más tarde, cuando por primera vez se relacionaron las malformaciones causadas en los fetos con Contergan, el medicamento con el que se comerciaba la talidomida.

Investigaciones posteriores llegaron a la conclusión de que no existe un solo tipo de talidomida, sino que existen dos talidomidas, la R y la S, dos isómeros de la talidomida. Aquí entra en juego la química, un isómero es, de manera muy simplificada, un compuesto químico tiene dos estructuras posibles pese a ambas ser molecularmente idénticas. Los isómeros tienen los mismos componentes, los mismos tamaños, pero son como la mano derecha e izquierda, no son iguales, son simétricos. El efecto de la talidomida R es el efecto positivo, el que calma las nauseas a las embarazadas, y la talidomida S tiene el efecto nocivo del que venimos hablando todo el artículo, la focomelia en los fetos.

¿Se dan cuenta de lo que se está haciendo ahora? Se pretende que toda la población, incluso aquella a la que el virus no le afecta como son los niños, se vacune con un medicamento experimental del que, además, no se quiere hacer responsable nadie, ni gobierno, ni fabricantes. ¿Quieren ustedes que en unos años nos lamentemos todos de las consecuencias tal y como sucedió con la talidomida? ¿Cómo es posible que no aprendamos de errores anteriores y haya gente que ignore los peligros a los que se enfrenta? No podemos entenderlo.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. * Ninguna persona mínimamente inteligente se deberia vacunar…
    * Pero visto que s eha vacunado mucha población (bastantes menos de los que dicen, por cierto), debemos suponer que el pueblo español ES UN PUEBL DE BORREGOS, Y SE MERECEN TODO LO MANO QUE LES PASE.

  2. Entre 1958 y 1963 una mujer enferma de cáncer tuvo 4 hijos. Jamás se tomó nada para no perjudicar a los hijos que llevaba en su vientre. Murió con 38 años en 1965 dejando 4 huérfanos. En su último embarazo los dolores eran tan terribles que rabiaba, pero ni 1 aspirina. Su vecina de arriba tuvo una niña sin antebrazos, la muñeca le nacía prácticamente del codo.

    Esa mujer era mi madre y con todo esto de la inoculación y la cobardía, ceguera, inconsciencia, temeridad y puro espíritu kamikaze, no hay segundo que no la tenga en mi pensamiento. Del primero en 1958 a la última, yo, rozando 1963 transcurrieron 5 años, más que suficiente para ver los efectos de esta nueva ruleta rusa. La única diferencia es que aquellas madres desconocían todo, esta gente que permitirá que se vacune a sus hijos, que excusa se pondrán a si mismos si les pasa algo?.

    Ahí lo dejo………

  3. Estamos expuestos irreversiblemente al campo experimental con el siniestro Nuevo Orden Global

  4. Al inconmensurable en mentiras perro Panchez, le sobran vacunas y la “Paiper” caduca pronto. Parece ser que no hay tanta peña loca por jugársela…..blanco y en botella: a chutar a todo hijo de chutado. Si han convencido de las bondades a tanto incauto…….por qué no probar? No le cuesta nada (pues la vida es de “los otros”. Lo pongo entre comillas porque son tal cual los chutados: puros entes dispersos y difusos), seguro que a sus engendros no las chuta.

    En fin……..

Comments are closed.