misa

Después de años en que, coincidiendo con el pontificado del Papa Francisco, los grandes periódicos de papel prácticamente han dejado de dar noticias relativas al Papa y la Iglesia en general (a diferencia de lo que ocurría con Juan Pablo II y Benedicto XVI, que recibían gran atención), la Iglesia Católica vuelve por una vez a sus páginas con la noticia de que Francisco, en el motu proprio Traditionis Custodes, deroga el Summorum Pontificum de Benedicto XVI (2007), que facilitaba y apoyaba la celebración de la misa en latín, de acuerdo con el misal romano de 1962.

[Conoce las oportunidades de empleo internacional de Roche Bobois]

Para justificar su decisión, Francisco alega que se ha desvirtuado la intención con que el Papa Joseph Ratzinger aprobó su norma en 2007: en vez de conseguir integrar a los católicos más tradicionalistas y evitar que se fueran con los cismáticos lefebvrianos, que rechazan como litúrgicamente sacrílego el Concilio Vaticano II, lo que ha ocurrido -afirma Bergoglio- es que la misa según el rito tridentino ha servido para articular en torno a ella un polo de oposición tradicionalista contra el polo más “aperturista”, “progresista” y “liberal”, filo-protestante, de la Iglesia Católica; y también contra el propio Francisco, que simpatiza abiertamente con este segundo polo. Así que la solución arbitrada por el Papa ha conseguido en prácticamente prohibir las misas en latín, dadas las enormes restricciones que el nuevo motu proprio impone a su celebración.

“Muerto el perro, se acabó la rabia”, parece pensar Francisco. ¿Existe una indeseable y divisiva oposición entre dos polos? Pues me cargo el eje espiritual de uno de ellos -la misa tridentina en latín- y asunto resuelto; mientras, por cierto, soy enormemente blando y comprensivo con las audacias, provocaciones, desafíos, desplantes y cuasi-herejías del otro polo, que me gusta mucho más. ¡Menuda solución “católica”! Porque vamos a ver: ¿lo católico no era lo katá holón, es decir, proceder “según el todo”, según la integridad de la fe, de la estructura de la realidad y también del propio ser humano? ¿No exigía ello armonizar y hermanar cualesquiera polos opuestos, como pueden ser tradición y modernidad? ¿No repetía el gran Vittorio Messori hace unos años que un principio católico básico es el del et-et, la inclusión simultánea de las parejas de opuestos en una conciliación superior, mientras que lo protestante es justo lo contrario, la idea del aut-aut, que obliga a elegir y excluir?

Personalmente, no he asistido nunca a una misa oficiada según el misal romano de 1962, aunque simpatizo ampliamente con las misas en latín; pero tengo cerca de mí a personas que sí asisten con frecuencia a las misas según el rito antiguo que se ofician -y que ahora dejarán de poder hacerlo-, por ejemplo, en la parroquia de San Bartolomé en Murcia, y supongo que estos amigos míos estarán escandalizados y consternados. ”¿Cómo puede hacer Francisco algo así?”, pensarán. “¿Acaso no sabe que estas misas carcas son las que hoy están atrayendo a más gente joven en España y en el resto del mundo, y que los seminarios de talante tradicional, como el de Toledo, son hoy los más pujantes, mientras que los más “progresistas”, como el de Barcelona, están prácticamente vacíos? ¿En qué mundo vive Bergoglio, este Papa peronista y populista al que se le vacía la Plaza de San Pedro -ya mucho antes del coronavirus- y que ahora se ensaña con los tradicionalistas mientras deja hacer a los liberales “cato-protestantes”, al parecer más de su cuerda?”

Comprendo perfectamente esta reacción, que ahora mismo seguro que se está produciendo en los ambientes más tradicionales de la Iglesia. Ya veremos las consecuencias de todo esto, porque el asunto va a traer cola. Personalmente, pienso que Francisco ha cometido una tremenda torpeza, casi un atropello. Y lo peor no es que se haya equivocado en la solución que propone -todos nos equivocamos, ¿no?-: lo peor es que se ha equivocado de una forma muy poco católica, casi diríamos “anticatólica”. ¿Existe un grave problema de división dentro de la Iglesia? Bien, puede ser cierto; pero eso no se resolverá reprimiendo a uno de los dos polos. ¿Acaso no se teme el peligro de un cisma similar al de los lefebvrianos?

La liturgia post-Concilio Vaticano II destruyó gran parte de la belleza litúrgica tradicional y dio lugar con frecuencia a celebraciones chatas y desangeladas, en las que el bostezo y la somnolencia casi resultan una reacción fisiológica comprensible. Bien es cierto que la permanencia del latín como lengua litúrgica, junto con el canto gregoriano, no es la única forma de preservar la belleza de la tradición, que ve en la Santa Misa “un descenso del cielo a la tierra”: la simple celebración cuidadosa y devota, llena de amor y fe, por mucho que sea en la profana lengua vernácula, y también el silencio, las pausas, la atención a los detalles del culto y una música religiosa adecuada (y si es posible, además, según mi gusto personal, a una hora temprana de la mañana), son más que suficientes para esa evocación de la gloria celeste que siempre debería acompañar a la celebración litúrgica. Ahora bien: aunque esto sea así, no se puede ignorar que el latín, como lengua sagrada de la Iglesia, constituye un poderoso coadyuvante que no tiene sentido ni orillar ni censurar. Tal fue el razonamiento de Benedicto XVI en 2007: no existe un motivo serio para desincentivar el uso del misal de 1962, pre-Concilio Vaticano II. Integremos en la Iglesia las distintas sensibilidades, como siempre se ha hecho y es, además, genuinamente católico. Entre otras razones, para que luego no pasen cosas como lo del obispo cismático Marcel Lefebvre.

Sin embargo, Jorge Bergoglio parece ahora aplicar otra lógica. ¿Será esa lógica que preconizaba al principio de su pontificado, cuando dijo que quería que en la Iglesia “hubiera lío”? Porque con el ataque tremebundo de Traditionis custodes a la misa tridentina según el misal de Juan XXIII, si hay algo más que seguro es que lío -y no ya lío, sino trifulca y de la gorda- va a haber. ¡Vaya si la va a haber!

Gracias a Dios, sabemos que Jesús aseguró a Pedro que las puertas del infierno no prevalecerían sobre su Iglesia, y sabemos también que el final definitivo de esta historia -de la “historia católica”, y de la historia del mundo- es un final feliz. También sabemos que la Providencia actúa sin que nosotros lo veamos. Así que conservemos la paz de espíritu y la confianza aun en medio de la zozobra y la tribulación.

Ahora bien: Jesús también dijo que había venido al mundo “no a traer la paz, sino la guerra”, para que “se descubriera lo que estaba oculto en los corazones”. ¿Formará parte de esta guerra del espíritu la decisión tomada por Francisco y todo lo mucho y muy grave que seguro que va a acarrear? Pues sí, seguramente sí.

Desde luego, la vida de un católico atento a lo que pasa en su gran casa, en el hogar donde se siente feliz -la Iglesia Católica, Apostólica y Romana- es todo menos aburrida.

*Un artículo de Antonio Martínez Belchí

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

11 Comentarios

  1. * El Papa o Antipapa Francisco, al final va a conseguir que los católicos nos aleJemos cada vez más del culto modernista, y/o, lo que sería todavía peor,
    * Que acabe todo EN UN CISMA, en dónde se separen los dos cultos:
    EL TRADICIONAL y
    EL MODERNISTA,
    (que pretende hacer de la iglesia católica, apostólica y romana UNA ONG MÁS).
    * ¡Excuso decirles dónde estaré y con quién , pues para mí, todo lo que no es tradición, ES TRAICIÓN!

  2. La Catolica que de Iglesia tiene lo que Britney Speare tiene de virgen, en su mejunje de sacrainventos y rituales “sacerdote” dependientes (preguntense en que parte enseña Cristo que “vallas a la iglesia” a buscar a un sacerdote que te de oficio de algo)…. dividida convenientyemente (para la perdicion de muchas almas) en “consagrados” y ¿no consagrados? (Cualquiera puede leer en las Escrituras que la Iglesia es en SU TOTALIDAD de consagrados… que no disfrazados)… VA CAMINO A SU DESTRUCCION…. “Salid de ella, pueblo mío, para que no participéis de sus pecados y para que no recibáis de sus plagas;”

  3. Anda y sigue en tu protestantismo falsario. Que ya sabemos de que pie cojeais desde que al hereje de Lutero se le fue la pinza.
    No conseguireis cargaros la unica Iglesia verdadera, la Iglesia Carolica, por muchas infiltraciones que tenga. Mas os valdría abandonar vuestro error y volver de vuelta a vuestra iglesia original. La católica.

  4. Catolicos paganos, lean la biblia aunque sea una vez en sus vidas, si la biblia catolica tambien lo dice, los que han nacido del Espiritu (Iglesia) son TODOS consagrados, la Iglesia jamas estuvo dividida en castas de “sacerdotes” (travestidos) y “feligreses” (paganos que creen que la Iglesia es un sitio a donde se puede ir o dejar de ir)… La Iglesia es la gtotalidad de los redimidos mediante el arrepentimiento, no es una secta dividida en castas religiosas…

  5. Catolicos paganos, lean la biblia aunque sea una vez en sus vidas, si la biblia catolica tambien lo dice, los que han nacido del Espiritu (Iglesia) son TODOS consagrados, la Iglesia jamas estuvo dividida en castas de “sacerdotes” (travestidos) y “feligreses” (paganos que creen que la Iglesia es un sitio a donde se puede ir o dejar de ir)… La Iglesia es la gtotalidad de los redimidos mediante el arrepentimiento, no es una secta dividida en castas religiosas…

    ¿Sensura del Santisimo Oficio en El Diestro?

  6. …9Porque este es un pueblo rebelde, hijos falsos, hijos que no quieren escuchar la instrucción del SEÑOR; 10que dicen a los videntes: No veáis visiones; y a los profetas: No nos profeticéis lo que es recto, decidnos palabras agradables, profetizad ilusiones. 11Apartaos del camino, desviaos de la senda, no oigamos más acerca del Santo de Israel.…

  7. La última vez que fui a Misa, hace ya unos 7 años, el curita preguntó que cuál era el pecado de Sodoma y Gomorra, yo le dije que muchos, entre ellos la homosexualidad. Me dijo “¡eso es lo que siempre nos han dicho!”, y nos dijo que, en realidad, se trataba de “la falta de hospitalidad”. Para cualquiera que conozca a fondo el pasaje de Lot y los ángeles y las hijas de Lot…la afirmación del curita es totalmente cómica…si no fuera porque uno sabe que esas cosas las dicen para fomentar su agenda de sustitución de los europeos por inmigrantes y de sustitución del cristianismo por su nuevo orden mundial. Éste fue mi punto final con esta “Iglesia Católica”. Y llevaba muchas bofetadas antes…como que no me dejaran arrodillarme al comulgar y ese tipo de cosas terribles…seguro que sí que recomiendan arrodillarse ante los Black Lives Matter. El mismo apóstol Judas Tadeo dice en su carta claramente el pecado de Sodoma y Gomorra, versículo 7: “fornicación y vicios contra natura”. Así que, el curita estaba diciendo que él tenia un nuevo espíritu, que no era el Espíritu Santo de los apóstoles, que le había dado esa revelación para decir “eso es lo que nos han dicho siempre”. Entonces, visto lo visto, trato de vivir cristianamente apartado de ellos, porque la verdad es que este proceder en todo no lo he encontrado solamente en una parroquia, sino que es la marca habitual. Así que Lefebvre, que ya conocía la tendencia, creo que hizo algo muy natural. Y quizás los comentarios aquí de Peperino, no sean tan desatinados. Porque esto hay que replanteárselo desde el origen.

  8. Como mi comentario anterior aún no ha sido aprobado, añadiré algo más. Esto de la Misa en latín sin duda es una señal de hacia dónde van las cosas. Pero los que vivimos en Cataluña o las Vascongadas sabemos sobradamente que no nos hacen falta señales, aquí vivimos rodeados de un clero que, salvo minoritarias excepciones, es un apéndice monstruoso del separatismo. Algunos obispos han sido incluso muy cercanos a la ETA, como Setién. Y prácticamente todos los actuales, tanto en Cataluña como allí, están a favor del indulto a los separatistas y del acercamiento de los asesinos. Ésa es la verdad, se apruebe o no. Y no digamos ya los sacerdotes de a pie, que ni siquiera tienen que guardar las formas. El que tengo yo aquí en el barrio firmó a favor del referéndum separatista, siendo él además originario de Andalucía. Tiene un mapa de “los países catalanes” en la casa parroquial. Y yo me pregunto…si la Iglesia permite estos valores y estas actitudes…¿qué valores defiende la Iglesia?.. Bueno, Francisco se esfuerza por explicarlo cada día, ¿no?

Comments are closed.