Estos días pasados, hemos asistido estupefactos a como uno de los Ángeles de Charlie del gobierno de Sánchez, es decir la Vicepresidenta Segunda y Ministro de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, nos marcaba la pauta y nos instaba para que abandonásemos el uso de la palabra “patria” para cambiarla por el uso del palabro “matria”, en pro del feminismo radical. 

Pero en el fondo ¿Qué pretende semejante erudita con esa salvajada etimológica? Ni más ni menos que hacer desaparecer de los sentimientos más profundos del alma de  los españoles, el amor por la tierra de sus ancestros, por el solar que les vio nacer y donde reposan sus antepasados, Intentan extirpar el amor por  la tierra donde se ha derramado la sangre de los españoles en lucha por su  libertad, en resumen, su objetivo es destruir el concepto de España.

Si dejamos de utilizar la palabra patria, en unos años desaparecería  el concepto de unidad de los pueblos de España cimentado en su viejo solar, en su lengua y en su religión.  Por lo tanto, la idiotez promulgada por esta Ministro de Pedro Sánchez, no está exenta de mala intención, de odio de partido y de instrucción para los patanes.

Utilizando la palabra “matria”, perderían sentido los textos de los santos y de los poetas, de los sabios y de los filósofos y la lengua de Cervantes perdería una de las expresiones más hermosas de nuestro vocabulario, la patria.

Según la RAE, patria es la tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos.

La palabra latina «patrius» hace referencia a los padres, que a su vez se deriva de «patres», siendo éstos los antepasados. La expresión romana clásica era «terra patria«, al lugar de procedencia de los padres de alguien, es decir, a la tierra paterna, designando de este modo el lugar de donde provenía un individuo

Si destruimos la palabra patria, destruimos la propiedad y el amor de los españoles por la tierra de sus ancestros y cualquiera que holle con sus pies nuestro suelo patrio, no tendría que dar cuenta a nadie de donde proviene ni de su mejor derecho a ocupar nuestra tierra y, todo ello,  a causa de haber perdido, los españoles, la palabra que define el hogar de los que ya han muerto, de los que viven y de los están aún por nacer, es decir, la patria.

Sin la palabra patria, el poema lírico del poeta Horacio, carecería de sentido y valor ya que sin patria no sería Dulce et decorum est pro patria mori .

Sin patria, no existiría el deber de obedecer a los padres y madres, ni a la tierra que nos vio nacer, quebrándose el cuarto mandamiento de la Ley de Dios: “Honraras a tu padre y a tu madre” y por ende, amarás a la tierra de tus padres. El patriotismo dejaría de tener su origen  en los Díez Mandamientos y desaparecería el deber a la obediencia a Dios y a la patria.

Las Siete Partidas nos daban la pauta:: «Son tenudos los omes de loar a Dios e obedecer a sus padres e a sus madres e a su tierra, que dizen en latin patria»

La riqueza espiritual del idioma español, ha convertido a la patria en una palabra de género femenino, sustantivo femenino, es decir, nuestra lengua la relaciona con la palabra madre, que es la que nos da el ser, y por lo tanto, pese a la alegaciones de las ninfas del comunismo, que ocupan los medios de comunicación y la verdad oficial, la patria es femenina y no masculina y siempre se ha representado como una hermosa mujer.

Nuestros propios héroes, así nos lo hacían saber, y como ejemplo de amor a la patria, transcribo la arenga que el Teniente Coronel Primo de Rivera dio a sus soldados del regimiento de Caballería Alcántara, antes de hacer la última carga de esta unidad. En ella, nuestro héroe,  relaciono a la patria, con las mujeres, con las hermanas, hijas y con las demás mujeres de España a las cuales sus hombres iban a dar el último tributo de sangre mostrando el amor por esas mujeres. Fernando Primo de Rivera, sabiendo a lo que se enfrentaba arengó a sus jinetes con estas palabras:

“¡Soldados! Ha llegado la hora del sacrificio. Que cada cual cumpla con su deber. Si no lo hacéis, vuestras madres, vuestras novias, todas las mujeres españolas dirán que somos unos cobardes. Vamos a demostrar que no lo somos”

Con estas frases, pronunciadas, pistola en mano, por el Teniente Coronel Fernando Primo de Rivera, se puede decir que empieza una de las más épicas actuaciones de la Caballería Española, la del Regimiento Alcántara en la retirada de Annual, y el más hermoso tributo que se puede ofrecer a la Madre Patria: La vida.

Como podemos intuir, la destrucción de la palabra patria, reemplazarla por la palabra “matria” dejaría sin sentido una gran parte de nuestra historia y de nuestro ser como pueblo.

La maniobra de la Ministro Yolanda Díaz no es baladí. Forma parte de la implantación de la nueva Ley de Memoria Democrática y de la consiguiente destrucción de la Historia. Los partidos de izquierda y otros de la derecha, sienten odio hacia partes de nuestra  historia, la cual les incomoda y quieren borrarla porque tienen miedo a que su conocimiento por parte del pueblo, les sirva de inspiración a otros para intentar repetirla, con orgullo y admiración. Los que odian la historia, gastan una gran parte de sus fuerzas en suprimir cualquier influencia de la verdad, negando, prohibiendo y destruyendo todo lo que recuerde a lo que narra la Historia como cierto, desde saludos, a simbología, estatuas, monumentos, libros, pensamientos y cualquier otra manifestación que el ministerio de la verdad y los nuevos censores, consideren peligrosa para su continuidad en el poder.

Los que tiene miedo a la Historia, olvidan que los hechos históricos son objetivos, y que se pueden contar desde muchos prismas, pero que su existencia perdura en el tiempo, Lo único que puede ser falso, es el juicio de esos hechos. Cuando se juzga la historia lo que hacemos es darle un valor simbólico a una acción, a un libro, a un monumento, e inmediatamente pensamos que esos elementos están exaltando y glorificando el hecho histórico en sí. La Historia es la narración de unos hechos y de una época que tuvo sus propias reglas, sus propios gobernantes, su propia forma de vivir. No pueden enterrar la historia ni la verdad, no pueden enterrar la palabra Patria que va unida a la palabra Fe y Honor.

Recordamos como los nuevos talibanes de la historia, es decir, Sánchez y sus mariachis, están destruyendo lo que ignoran y lo odian, porque no lo conocen: Como nuevos talibanes, al igual que hizo el Estado Islámico, el Gobierno de España está empeñado en borrar la historia milenaria de España. Recordemos como en Irak, el Estado Islámico se cebó con la destrucción de su patrimonio, como demuestran los dos ataques perpetrados en la provincia septentrional de Níniveb y contra las ruinas asirias de Nimrud o el Museo de la Civilización de Mosul. 

La destrucción de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, planeada por Sánchez, tiene muy poco de diferente, a la voladura realizada por parte de los talibanes a los Budas de Bamuyan, en Afganistán. La Basílica es Historia y el presidente Sánchez es alérgico a la verdad. El odio a la patria es una de sus premisas. 

Han comenzado por el vocablo, terminarán, si no lo impedimos, por destruir el solar de nuestros padres, ese que tantas veces se negó a morir.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. El feminismo no tiene nada que ver con la mujer o con el hombre,ni con el género masculino o femenino,es tan solo una corriente ideológica derivada del marxismo.
    España es nuestra patria,por qué nos sentimos incorporados al destino que tiene que cumplir en el mundo,hay personas que sin nacer en España (geográfica) son españoles por qué se sienten incorporados al Destino de España,y gente que naciendo en España no son españoles:los hijos de extranjeros y los que se desentienden del Destino de la Patria.El destino es el de incorporar a todos los hombres a una empresa universal de salvación,para hacer que todos los hombres y mujeres anteponga los valores espirituales a los materiales,principalmente los de orden religioso derivados de nuestra Religión Católica,y los que se refieren a la dignidad humana,al honor,al servicio,a la cultura,etc.
    Los símbolos son representaciones visibles o sentidas de las cosas que no vemos:La Religión la Patria y las ideas políticas principalmente.España no es sólo una entidad geográfica.
    Los símbolos de la patria son:la bandera,el Escudo (de los Reyes Católicos) y el Himno nacional.
    Cuáles serían los símbolos de la matria?…

  2. Materialismo dialectico hegeliano contra la verdad o la razón.El sentido patrio,la Patria española.No sería un invento o una agresión lingüística este término ‘matria’?, no conocen las reglas de nuestro sagrado idioma español?.Charcutería ideológica gubernamental pura basura.

  3. El toro no es ningún símbolo de la patria,en este caso representa la ganadería de Osborne.
    Pongan una bandera con la cruz de S.Juan la que hay en el libro de la firma de la Constitución!,a menos que sean unos populistas monárquicos,en cuyo caso pondrían la otra bandera la de la ‘corona’.

Comments are closed.