obispos

Observo que noche tras noche se proyectan por televisión repulsivas escenas en las que dos descerebrados (probablemente hartos de sufrir hambre), hombre contra hombre o mujer contra mujer, se destrozan físicamente con piernas y brazos, dejando en su cabeza y cuerpo visibles huellas de la brutalidad de sus golpes.

[QUÉ Va A Pasar Con La Ley De Eutanasia Y Los Recursos Ante El Constitucional]

Esto podría pertenecer a la infinita bazofia con que las empresas audiovisuales españolas, (como lo hacen a su vez las francesas o alemanas, por ejemplo), pretenden embrutecer a los españoles y me callaría resignadamente de no ser porque la cadena que proyecta “ese amor fraternal propio de cristianos” es nada más y nada menos que 13 TV.

Y ¿Qué es 13TV? Esto es lo que la Wikipedia dice de ella.

La empresa editora afirma que su programación se basa en la difusión de los valores y credo de la Iglesia católica y se centra en contenidos para todos los miembros de la familia. La cadena, de la que es accionista mayoritaria la Conferencia Episcopal Española (CEE), comenzó sus emisiones con un presupuesto de €20 millones y contó en sus inicios una audiencia de entre el 0,2 y el 0.7 por ciento. Actualmente, la cadena le cuesta a la Iglesia católica más de €82 millones, según  Eldiario.es. de 12 de junio de 2019.

Hace unos meses me sentí obligado a informar a Ilmo. Sr Obispo de cierta diócesis en carta certificada con acuse de recibo de que unas monjas con convento en “cierto pueblo de cuyo nombre no quiero acordarme” difundían durante la catequesis verdaderas herejías. A saber: “que no existía el infierno y que daba igual rezar a un Dios que a otro”. Pues bien, el ilustrísimo monseñor no se molestó en mover un dedo.

En ese mismo pueblecito es doctrina oficial desde hace un par de años que “los católicos no tienen obligación de ir a misa los domingos”. Digo que es doctrina oficial porque con esas mismas palabras fue comunicado el mensaje desde el púlpito de la iglesia parroquial en la homilía correspondiente a la misa dominical por el oficiante de turno. Informado por carta certificada el ilustrísimo Sr. obispo no se ha molestado en rectificar esa información tan relevante, así que la consiente. Probablemente el magisterio no está entre las prioridades de las múltiples preocupaciones del Ilustrísimo.

Item más, es notorio que algunas mujeres visten deshonestamente y así van a misa y hasta comulgan ante el silencio culpable de obispos y párrocos que no se atreven a decir que el SEXTO Mandamiento de la Ley de Dios prohíbe cometer actos impuros. Enseñar parte de los pechos lo es, porque éstos son, en la mujer, órganos sexuales. Y todavía es más grave que el mismo comportamiento se observe en los anuncios de bodas que promueven las parroquias.

Esta moda forma parte de la campaña del Nuevo Orden Mundial para suprimir las referencias de lo que está bien y mal y así poder explotar económicamente con mayor facilidad al ser humano. Si la Jerarquía Católica ejerciese su magisterio enseñaría que la moda no justifica la inmoralidad en el vestir. La exhibición de algunas partes del cuerpo femenino es por otra parte un acto de violencia contra los varones sanos porque ponen en marcha mecanismos instintivos que pueden llevar a la violencia física.

Más, el número de comuniones sacrílegas con la participación del correspondiente párroco cada mes, en el conjunto de las parroquias española, puede estimarse en decenas de miles.

Más, son diarias en esta época las agresiones que la Iglesia Católica y sus símbolos reciben de organizaciones privadas y públicas que se califican de izquierdas. Sorprendentemente la defensa de los valores cristianos no la ejerce la Jerarquía Católica (obispos y párrocos) sino organizaciones privadas de laicos católicos.

Más, ¿cuál es la respuesta de la CEE ante leyes como la de la Eutanasia, la promoción de la homosexualidad y el aborto o la posibilidad para los niños de 16 años de que cambien de sexo? Respuesta: no quiere enterarse y así poder seguir cómodamente, mientras puedan, en sus palacios arzobispales.

Puesto a sacar alguna explicación de este comportamiento, si no se debe a la cobardía, tal vez se deba a que quieren complacer a la masonería, máxima valedora del Gobierno Mundial, instaurador del NOM. En relación con la masonería conviene tener en cuenta que ha sido calificada por diversos Papas como secta satánica.

¿Qué pasaría con estos obispos y párrocos que padecemos si les amenazasen con los leones como a los primeros cristianos?

Durante la Revolución Francesa el arzobispo de Paris monseñor Gobel, después de renegar de todo lo que un obispo puede renegar para complacer a las autoridades civiles, fue guillotinado en 1794.

En Francia, “en 1938 Monseñor Beaussart, arzobispo coadjutor de París fue a llevar a Pío XI el informe masónico del episcopado francés: 17 cardenales, arzobispos y obispos estaban inscritos en las logias. Estos prelados traidores colocaron al frente de sus seminarios o como profesores de teología a modernistas encargados de pervertir el espíritu y la fe de sus alumnos, evitándoles la menor contrariedad para permitirles su sucia tarea. Son esos alumnos los que hoy en día ocupan los puestos clave y pueden permitirse demoler la Iglesia desde dentro, sin incurrir en la menor censura, apoyados como están por los poderes de donde ellos vienen. Posiblemente fuesen más de 14, puesto que uno de los investigadores, M. Bouteloup, fue asesinado en el curso de su investigación”. Si en 1938 eran 14, después del Vaticano II podrían ser 4 ó 5 veces más, en mi personal estimación.

En Italia en 1976, solo la logia Vaticana incluía 119 altos prelados (desde cardenales hasta obispos). El periodista que más se significó en la difusión de la lista, Mino Peccorelli, fue asesinado ¡Al parecer algunos miembros del alto clero se irritan mucho cuando se evidencia su relación con las logias!

Según el sacerdote católico y célebre exorcista, el ya fallecido, Gabriele Amorth, en El Vaticano actúan miembros de sectas satánicas, que son obispos y cardenales de la Iglesia Católica.

¿Y en España?  ¡Al parecer salvo el sacerdote jesuita José Antonio Ferrer-Benimelli, que ya ha ganado bastante dinero como para poder salirse de la Compañía, no hay ningún clérigo y mucho menos obispo, que sea masón!

Si en la CEE una buena mayoría de los obispos fuesen masones, se explicaría lo relatado en este articulillo.

*Un artículo de Ángel R Boya Balet

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL