miedo

Esta mañana una chica, que no llegaba a la treintena, con pinta de universitaria aventajada, acaso médica, quizá ingeniera, con bozal calidad cinco estrellas, me ha mirado conminándome a que me lo pusiera bien de una vez. Reconozco que estaba jugueteando con él, en realidad, lo tenía puesto sólo sobre una oreja y con la mano, más o menos tratando de dar el pego, pero no, resulta que la policía popular, vigila. Íbamos bastante distanciados, en realidad el convoy viajaba sin ninguna apretura, yo estaba sentado, ella de pie. Pero lo peor, no ha sido que obediente, llamase mi atención con un gesto inequívoco, no, lo peor ha sido su cara de “otra vez estos pesados irresponsables”, sus ojos en blanco perdonándome la vida, en suma, sus maneras de Fräulein Rottenmeier.

[CÓMO postularse para trabajar en Catalana Occidente]

Ni que decir tiene, que los pesados que sufrimos en silencio tanto desdén, no tenemos la costumbre de agredir a nuestros “vigilantes de nuestra salud, por nuestro bien”, antes al contrario, he tenido a bien devolverle con una sonrisa, que naturalmente no ha podido ver, su preocupación por mi salud.

Ha calado en buena parte de nuestros congéneres de todo el orbe, la sumisión activa y, tras tantas horas de televisión y entretenimiento, están remplazando con pertinaz pericia las labores policiales, guiándonos a los malos ciudadanos, ayudándonos a tratar de superar nuestras taras. Menos mal que no me ha pedido que le mostrase los brazos, como se les pide a los yonquis, tras haber constatado la ausencia de pinchazo alguno, estoy seguro que hubiese llamado a los patrulleros para que me hubiesen enseñado “Educación para la ciudadanía”.

Ya pueden sestear tranquilos los hacedores del mal, la gente corriente está completamente imbuida de alienación, con la verdad revelada de su parte y con el ánimo inequívoco de limpiar el planeta de indeseables. En mi entorno, noto muestras de paternalismo subido de tono en cuanto respondo con sinceridad, a propósito de mi ánimo de no vacunarme. Ojo, que la pregunta siempre es retórica: “¿cuándo te has vacunado?”. Ya me veo en alguna reserva o escuela de reeducación polpotiana.

Como la gente siga viendo televisión, de la manera que lo viene haciendo en las últimas décadas, tenemos fecha de caducidad. Y, dadas las audiencias millonarias, no veo que esto pueda tener un freno y, como tampoco somos franceses, ni siquiera italianos, pues aquí nos las den todas. Seguiremos agachando la testuz, a mayor gloria del Gran Hermano, que ya puede desenchufar algunos de los millones de cámaras que tiene esparcidas por todo el planeta, para ahorrarse la factura de la luz y porque los alfa ya empiezan a hacerse cargo de la situación. A los épsilon que andamos perdidos buscando la luz, sólo nos queda sentarnos y esperar.

*Un artículo de Bienvenido Picazo

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

7 Comentarios

  1. Que asco, yo llevo a mi mujer al trabajo, trabaja en ayuda a domicilio y la tengo que llevar a tres destinos y mientras trabaja yo paseo hasta que sale para llevarla al otro servicio, en Málaga en la zona del Corte Ingles en Cortijo Alto , la mayoría de la gente va con bozal y lo peor es que hay padres que llevan a sus hijos pequeños con el barbijo y a mi me da mucha pena y me dan ganas de decirle algo a los padres pero me aguanto, estos padres seguro que van a vacunar a sus hijos porque están abducidos por la televisión, que pena de nación, España es una país en donde imperan los cobardes, los sumisos y obedientes a esta dictadura y los esclavos.

  2. Yo he dejado de llevar a mi madre – mayor con demencia avanzada que respira regular y a la que mascarilla la ahoga y no entiende, además, por qué debe de ponerse eso en la cara – a dar su paseo al parque, uno de los mejores de Madrid, que tengo con sólo cruzar la calle.

    Para ella ese paseo de 700 metros o si la veo con fuerza 1 kilómetro es un balón de oxígeno, tanto de manera literal como para despejar su mente dentro de su situación ya que la calma. Sí, la calma, no todos los enfermos de demencia están sentados como vegetales que son las fotos que nos ponen cuando les “cuidan” en residencias y todo parece una felicidad y facilidad en sus cuidados, mi madre es hiperactiva y no para de querer hacer cosas, vamos, lo que ella ha sido toda su vida.

    El motivo de dejar este paseo es por los vecinos de comunidad, de barrio o de cualquier otra parte de Madrid que van enfundados con sus mascarillas, a veces nuevas, a veces viejas, de tela, sucias en muchos casos y hasta roídas, pero la llevan como buenos esclavos que se ponen ellos mismos sus cadenas y exigen que el resto también se las pongan.

    Da igual la edad, jóvenes, adultos, ancianos, en todos veo la misma mirada, una mirada inquisitiva, directa y fija a mi madre por mucho rato y al cruzarnos a mí, pero siempre es este mismo patrón e incluso a veces percibo el odio que destilan algunas personas, si supiesen cómo hablan los ojos.

    Estas miradas, además le generan molestias y estrés a mi madre al no entender por qué la gente le mira de esa forma tan, siendo suaves, descarada.

    Ahora la llevo a un sitio secreto que conozco para dar este paseo debiendo ir en coche, como un criminal que ha de esconderse sólo para poder hacer algo para lo que hemos sido creados, respirar con total libertad.

    Y sé que esto va a ir a peor, lo veo en la gente, cada vez más radicalizada sin distinción de edad, sexo o clase social.

    La mayoría de la humanidad ha decidido suicidarse pero obligando al resto a hacerlo también con ellos.

  3. Estamos perdidos con esta generación que dicen que es la mejor preparada,debe de ser para ser esclavos porque están cagados de miedo,a debido hacer buen efecto el adoctrinamiento porque si no no lo entiendo, ver a la juventud con un bozal globalista me sienta muy mal,pero me sienta mucho peor ver a un niño pequeño con la boca tapada por un,asqueroso trapo.

  4. El mismisimo Tedros Adamon de la OMS dijo que las mascarillas eran inutiles, porque entonces siguen insistiendo,?
    Respecto a las vacunas, estan en 3era fase de investigacion. Si te la pones estas siendo una rata de laboratorio.
    Mas Claro Agua

  5. Exactamente…. Es la misma percepción que tengo. Entiendo que halla que ser optimista, pero no encuentro un motivo. La masa aborregada nos gana por goleada. Como un España-Malta 12-1. Desgraciadamente ésto va a pasar de gris a negro. Sólo hay que ver la historia y el paralelo que se presenta hoy.
    En Alemania, pasó lo mismo. Se les privó a los judíos de todo derecho, alentando a las masas a través de los medios controlados por la Gestapo y las SS. Hoy ocurre igual.
    Empiezan por Telepizza, y acabaremos en unos meses o quizás menos, sin ni siquiera poder sacar dinero de nuestro banco.
    Aviso para todos!!!. Se están construyendo cárceles en todos los países. Ya sabéis por qué. Campos de reeducación, las llaman.
    El ser humano es el único ser vivo, que tropieza varias veces en la misma piedra.

Comments are closed.