Salud pública

Parece que nuestros gobernantes, de casi todo tipo y condición, no parece a estas alturas todavía tener muy claro por dónde ir en materia de salud pública. Los unos y los otros se tiran los trastos a la cabeza y después de mil reuniones interterritoriales cada cual se busca la vida como le da la gana, provocando en la opinión pública el correspondiente desasosiego acompañado del cabreo de rigor.

[Adif y Adif AV anuncian la creación de cerca de 6.200 plazas de empleo público hasta 2025]

Cualquiera que nos hayamos vacunado habremos comprobado cómo la población dócilmente hace la cola que le corresponde, se adapta a los nuevos tiempos en materia de cumplimiento estricto de las normas incluso de forma telemática, y por supuesto colabora con los funcionarios correspondientes, sanitarios incluidos.

Sin embargo y pese a todo se ha comprobado como en algunas CCAA se ha procedido a despedir a sanitarios por miles -igual que en el SEPE- como si esto estuviera solucionado por fin. Por segunda vez de nuevo el Presidente del Gobierno volvió a presentarnos el final el túnel a inicio del verano, iniciando incluso una cuenta atrás -por cierto ya no lo hace, se ve que la cosa no va como desearía-. El verano ya llegó y con su sonrisa “profiden” pareció darnos permiso para el disfrute veraniego -el año pasado porque estaba con las elecciones gallegas y este para tapar los indultos-, por lo que la salud publica al parecer estar por debajo de la política -menuda novedad-. No olviden también la escenificación infame de la Ministra hablando y sonriendo a la vez, mientras se felicitaba anunciando el inicio de la nueva etapa de las sonrisas, obviando que más de cien mil españoles han fallecido por el asunto.

Ahora que el número de vacunados de más de 40 años es bastante importante, lo que parece obvio es que la juventud que ya no ve peligrar la integridad de sus padres y abuelos hacen vida normal, con el aliciente del necesario final del estado de alarma y la suspensión temporal del uso de la mascarilla en espacios abiertos salvando las distancias.  Desde luego es de “Perogrullo” no saber que la juventud tiene una vida relacional muchísimo más intensa del resto de estratos sociales por edades, y también es obvio que la enfermedad raramente en menores de 30 años provoca hospitalización reduciéndose además de forma exponencial la gravedad de la enfermedad, a través de sus síntomas aminorándose drásticamente la ocupación de las UCIS en los hospitales.

Bueno pues pese a que los contagios están creciendo a marchas forzadas entre la gente joven y que los mayores estamos protegidos en gran parte, los gobernantes parecen deseosos de volver a echar el freno tratando de regresar a tiempos recientemente lamentables tomando medidas restrictivas limitando de nuevo la libertad de la población, en vez de tomar medidas propositivas y proactivas favoreciendo que no mermen los derechos y libertades de las personas, y manteniendo en la medida de lo posible la lenta recuperación de la economía especialmente del sector HORECA con la importancia que todos sabemos que tiene en el PIB.

Ahora se asustan porque los centros de salud de atención primaria vuelven según los medios de comunicación a colapsarse por el crecimiento de infectados entre la gente más joven. Sin embargo no aumentan las plantillas ni muchísimo menos los horarios de atención al paciente o habilitan nuevos espacios para tratar a los infectados, por lo que uno ya no sabe si pensar que nos están engañando de nuevo para que limitemos al máximo la vida social, con el agravante de que efectivamente estamos en verano con lo que ello conlleva, o sencillamente es que son tan inútiles que no son capaces de prever que los casos de infectados es lógico que aumenten multiplicándose por cinco o seis, por la idiosincrasia del estrato social de gente menor de 30 años.

Que la clase política es en general bastante poco apta para solucionar la que tenemos encima es más que obvio pues una vez más la falta de planificación de las diferentes administraciones acrecentarán más aun la ruina económica de un país agotado en este sentido. Estamos hasta las mismísimas gónadas al comprobar cómo nos restringen de nuevo la libertad. Los principios jurídicos necesarios para sobrellevar la situación no pueden entrar de nuevo en contradicción con la salud pública. Algunos estamos verdaderamente hartos de decirlo y escribirlo donde nos dejan. Solo ha habido un caso en toda España donde parezca tener claro esta combinación de las prioridades y ha sido en Madrid -pese a la que se ha liado por parte de la izquierda y sus medios con las continuas críticas por gestionar bien-. La sanidad y la Justicia son compatibles y más vale que los gobernantes lo entiendan de una vez porque restringiendo libertades no saldremos del hoyo ni en una década -y mucho menos con este gobierno y sus copias en las CCAA, donde también perfeccionan el desastre replicando lo que se dictamina equivocadamente desde Sanidad-

La solución no es que nos vuelvan a encerrar, ni pasa de nuevo por los toques de queda, y ni por asomo consiste en cerrar el ocio nocturno arruinando del tirón al sector. Aun así me da la sensación que la gente está tan cansada del tema que asume resignadamente lo peor y personalmente estoy muy harto de las memeces que se les ocurren a algunos -como los que hablaban de bombas víricas y ahora se callan como putas porque están peor que Madrid-, y sueltan por los medios que es necesario que Sanidad tome medidas, cuando en sus correspondientes Gobiernos autonómicos tienen Consejería de Sanidad ¿Verdad Revilla?

Los reyezuelos de tres al cuarto que nos gobiernan están comprobando que tenemos unas tragaderas impresionantes y que “esta situación la podrán estirar más que a un chicle” con la excusa del covid, para hacer lo que en condiciones normales no podrían ni soñar. En todo caso ya saben “Orgullo” si, por responsabilidad democrática pero “San Fermines” no, por responsabilidad social.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Es decir que vd se ha inyectado ese veneno a pesar de ser experimentación genetica muy bien y luego decimos que porque nos ocurre esto poco nos pasa…

    y también es obvio que la enfermedad raramente en menores de 30 años provoca hospitalización reduciéndose además de forma exponencial la gravedad de la enfermedad,

    Lo que es obvio es que hay mucho idiota.

    La unica enfermedad son todos vds…

    Es como si dice es obvio que la amigdalitis provoca poca hospitalización la misma estupidez.

Comments are closed.