Inspección de Trabajo

Desconozco cual fue la intención a la hora de crear la Inspección de Trabajo. Seguramente y tirando de lógica, además es lo que nos venden hoy en día, nace con la intención, de proteger a los trabajadores del posible abuso de las empresas. Puede ser, que, en aquellos momentos, se hiciera necesario, pero a día de hoy ha perdido totalmente el sentido con el que se creó. Por esa misma razón, hoy en España, se hace del todo necesario, un órgano que defienda, al menos a las pequeñas empresas, del abuso de sindicatos y administraciones públicas.

[Ofertas de empleo publicadas por Gadisa]

Antes de profundizar en este asunto, y para los lectores poco informados, debo de recordarles algunas premisas, para su mejor entendimiento; España, es el país de la Unión Europea, donde mayor mortandad de empresas se da, solo el 0.6 % de las empresas que se inician, consiguen sobrevivir al primer año de vida. España es de los muy pocos países de la Unión Europea donde existen los Convenios Colectivos, existen en algún otro país, pero no son de obligada adhesión a los mismos. España, es sin lugar a dudas el país de la citada organización europea, que más dinero del recaudado, vía impuestos, destina a mantener a los sindicatos, además de ofrecerles todo tipo de privilegios, también a las organizaciones empresariales, aunque la función de esta última, es la de hacer creer a la sociedad, que defienden a las empresas, convirtiéndose en el mejor apoyo para las intenciones de sindicatos y administraciones públicas, en general social-demócratas, siempre inclinadas a más izquierda. Por último, a tener en cuenta, que en nada tienen que ver, a la hora de ser fiscalizadas, las pequeñas empresas con las grandes.

Mientras que se han elaboradas de urgencia, todo tipos de normas y leyes, por la pandemia existente, buscando la mejor conciliación, cobertura económica y comprensión con los trabajadores por cuenta ajena, El Legislador,  se han olvidado de las pequeñas empresas, muy al contrario, en el caso de los empresarios, la Inspección de Trabajo, -Desconozco cual es el sentido de proporcionalidad aplicado en las sanciones que impone este organismo – una vez más echamos de menos a los juristas españoles al que hace referencia nuestra constitución y en ese sentido-  no solo ha seguido con su habitual forma de tratar a estas empresas como elefante en cacharrería, si no que ha aprovechado la situación provocada por la pandemia, para abrir, un nuevo caladero donde pescar.

Ni el gobierno, ni la clase política, ni los órganos responsables de fiscalizar -todos sus componentes muy generosamente retribuidos y gracias a su carencia de empatía con la sociedad en general, por vivir dentro de una burbuja- han tenido la más mínima sensibilidad con los cientos miles de empresas que esta pandemia se ha llevado por delante, aún menos, con los cientos de miles que han estado perdiendo dinero durante todo este tiempo. Para nada, han tenido en cuenta el nivel de Street de estos pequeños empresarios -que también son personas, tienen familia y sienten y padecen- totalmente desbordados por la “tormenta perfecta” nacida de la situación sanitaria, y aderezada con toda la normativa legislada en su contra.

Los mas sorprendente de los funcionarios, hoy aquí referidos, que gozan de un envidiable confort, gracias a sus extraordinarios emolumentos que entre todos les pagamos, es que, al parecer, creen que esto les va a durar para siempre. No se dan cuenta, a pesar de su alto nivel académico, de que están matando a la gallina que le proporciona ese confort. El día que desaparezcan la totalidad de las pequeñas empresas -están colaborando de forma notable- conllevara, la pérdida de su estatus. Cuando ya solo queden multinacionales, se darán cuenta, del daño que hoy, están haciendo. Queda ya, muy poco camino, para que se dé la situación.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorLa inculta de Ione Belarra, ministra del Gobierno, confunde el TC con el CGPJ
Artículo siguienteSi no cambiamos al “cambiador”, no cambiará nada… sino a peor
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.

6 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con usted, y lo digo como ex empresario, socio y gerente de una mediana empresa, etc.
    Los inspectores de trabajo, y, sobre todo, los subinspectores de empleo (a muchos de los cuales se les “regalo” la plaza correspondiente, dicho sea de paso), son absolutamente memos, no entienden nada, desconoen como funcionan las empresas en realidad, y son los principales enemigos de las pequeñas y medianas empresas.
    ¡Junto con los bancos, que todo hay que decirlo!
    Mis felicitaciones a usted, por escribir tan valiente y certero artículo, y al medio por publicarlo.

  2. Ya empezamos mal el articulo ¿que pandemia?
    Ninguna pandemia se ha llevado por delante nada más bien una ESTAFA cuyo proposito el del Estafador era justo este la destrucción de la economia y la venta a precio de saldo o el embargo para robar bienes. Es que es increible que todavia sigamos con el cuento.

  3. No el enemigo es el sistema que muchos defendeis un sistema fallido, agotado y muerto.
    Aqui no funciona nada y o tomamos el problema en serio o no va a cambiar nada, es un sistema de esclavitud y muerte destinado a la extinción, un sistema fraudulento defendido por muchos lacayos que se estan lucrando de el, lo peor en alta traición. Ya ningúna institución es legitima absolutamente ninguna.

  4. Tienes toda la razón: los kapo-funcionarios además de un lastre infinito, son parte del problema con su suficiencia directamente proporcional a su incompetencia.

Comments are closed.