1.- Ama las vacunas sobre todas las cosas, y a Pfizer mucho más que a ti mismo. Las vacunas contra la Covid-19 son SIEMPRE seguras. Si alguien tiene trombosis, un ictus, un infarto o muere semanas después de la vacunación, ¡seguro que es por otra cosa! ¡Te lo aseguro! ¡Por eso son seguras! Y si a alguien le da un patatús en el vacunódromo, es porque no existe un 100% de seguridad. ¡Ese 0,01% son de los llamados héroes, mártires, caídos de nuestra causa que descansan en el Valhalla sanitario!

2.- Todo aquel que no quiera vacunarse es un “negacionista”. No importa que sea alérgico, que pueda sufrir un shock anafiláctico, que tenga dudas sobre este tratamiento experimental, que considere no necesitar esta medicina para protegerse, que tenga motivos para ello, o que simplemente no quiera y lo haya decidido en libertad… ¡Es un negacionista! ¿Qué niega el negacionista? ¡Niega el mandamiento 1 de este decálogo y si lo niega, es un negacionista! ¡Y si niega esto último es un negacionista al cuadrado!

3.- Las ratillas negacionistas siempre están en los bares, besándose en las playas por la noche, bailando, chupeteándose los dedos, toqueteándose entre ellos, compartiendo litronas, lamiendo las barandillas… en definitiva, siempre están divirtiéndose, y la diversión es el mayor potenciador del virus. Si todo el mundo estuviera amargado como nosotros, no habría pandemia.

4.- El Gobierno, la ONU, y Bill Gates siempre han cuidado de nuestra salud. ¿Qué mente calenturienta podría pensar que esta gente oculta intereses espurios? No tienen otra intención que curarnos y que vivamos felices y comamos perdices para siempre. Por eso hay que vacunarse, mendrugo.

5.- Nosotros, vacunazis, no podemos matar a las negacionistas por no sé qué papeluchos de Derechos Humanos y Constituciones. Ya que no podemos, ¡alegrémonos cuando el virus hace justicia matando a uno de ellos! Publica siempre que puedas “Fulanito de tal, negacionista no vacunado, muere de Covid-19”, o comenta “por gilipollas”, en las publicaciones de tus amigos vacunazis, en vez de dar el pésame. Guarda tus condolencias para los muertos vacunados… aunque estos últimos no existan, claro.

6.- Exige siempre el pasaporte Covid completo para viajar, comer, defecar, ir a un concierto, lo que sea… aunque la vacuna no impida contraer la enfermedad ni contagiar, hazlo. ¿Para qué? Pues para llevar el virus a los largo y ancho del planeta con Green-Card y hacer proselitismo vacunazi.

7.- Recuerda que quien niega los derechos a un negacionista, tiene cien años de perdón de la Iglesia Covidiana. Haz de este mundo un infierno para todo aquel que no se haya vacunado. Despójale de su dignidad, róbale, degrada, calumnia.

8.- Por supuesto miente, porque está justificado. Aquí los únicos que jamás mienten son el Gobierno, la OMS, las autoridades sanitarias. El resto, podemos mentir siempre y cuando la mentira refuerce su causa.

9.- Cultiva la fe en la vacuna. Aunque resulte evidente que jamás se podrá erradicar esta enfermedad con una vacuna como esta, aunque ya te hayan dicho que será necesaria una tercera, cuarta y más dosis en bucle, cree ciegamente en la vacuna. ¡Cuantas más veces te vacunen, mejor!

10.- No olvides que nuestra vacuna es tan eficaz y que los vacunazis somos tan felices con ella en sangre, que exigimos que todos la tengan para que funcione la nuestra, y no descansaremos hasta que el último ser humano sea inoculado con esta mierda, sea lo que demonios lleve dentro.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

11 Comentarios

  1. Toda la razón. Es increíble que, después de utilizar machaconamente la palabra “inmunizados” para referirse a los inoculados, ahora los medios insistan en que los no vacunados “van por ahí infectando” o, como dijo Biden, “están asesinando gente”. ¿A qué gente, a la “inmunizada”? Vaya, hombre. Y ¿cómo se entiende eso de que un producto eficaz y voluntario tenga que ser impuesto a base de amenazas, insultos y coacciones? De siempre he sabido que la gente era manipulable, pero no me esperaba semejante destrucción masiva de la capacidad de razonar, de extraer conclusiones sencillas a partir de hechos obvios.

    • Muy cierto todo lo que dice el artículo. Si a algún comentario no le gusta, siempre puede zombificarse con t5, A3 o la secta

  2. El número de trolls, mentirosos, manipuladores y buitres carroñeros varios crece por momentos.

  3. Pues sí, la verdad es que son sus diez mandamientos. Gracias eldiestro.es por existir. Ayer hablé con una amiga a la que llevo desde muchísimo tiempo hablando de estas cosas. Ella me decía que estaba de acuerdo. Pues bien, el otro día me dijo que se había vacunado (por miedo!!! al covid) y que le había sentado fatal la primera dosis, que había estado un día entero con convulsiones y sensaciones que se quería morir. También se había puesto la segunda dosis, aún así. Así que esta nueva religión tiene muchísima fuerza, tanta que tapona los oídos ante cualquier información ajena a la secta. ¡Qué le vamos a hacer! Le dije que tuviera en cuenta que tuvo suerte, que hay gente que no sale de esos estados y otros incluso mueren. Y que los efectos adversos a medio y largo plazo son desconocidos. Pero luego pensé: “¿para qué gastas saliva? Eso ya se lo habías dicho antes de que se vacunara.”

  4. Enrique Pascual vete a cagar, por que parece que tienes diarrea mental. Eso si no olvides llevar tu Green Card

  5. Deberías recordar que los “nazis” son los únicos que dieron su vida y lucharon de verdad contra este globalismo dirigido por esa etnia que no se puede nombrar que ahora nos quiere exterminar…

  6. Yo no sé mucho de Historia… 😉 pero sé que una abuela de 89 años ingresó en prisión por “negacionismo”. Mira, ya tenemos algo en común, aunque lo nuestro sea sobre el covid. Y, con la Ley de Memoria histórica, también será negacionismo afirmar que los nacionales tenían razón. Por cierto: he visto las mismas mesas redondas de debate, con diferentes científicos, hablando del virus…que mesas redondas de debate histórico sobre lo que está prohibido hablar…así que, al final, sí que nos han puesto bien el nombre: “negacionistas”. Y ya es un término que servirá para todo a lo largo del tiempo, para todo lo que no sea la versión oficial de cualquier cosa.

  7. Los artículos que hacéis sobre el virus entre 27000 comillas son una maravilla, a tal grado que alguien que siempre se ha considerado de izquierdas os lee con cierta frecuencia. Mi más sincera enhorabuena. Estáis haciendo mucho más por España que toda la izmierda traidora sorosiana esta que ha puesto el culo ante todas las medidas cov y ha consentido todas estas tropelías.

  8. Los que ahora imponen sus vacunas al mundo y los negocios del gansterismo imperante son los que ganaron la IIGM e impusieron su práctica internacionalista a Europa, a Occidente y a buena parte del orbe. La Alemania ns. y sus aliados fueron los únicos que se opusieron a que todo esto ganará la partida, mediante una guerra no desencadenada por estos, sino impuesta por los dueños del mundo actual. No sé cómo y por qué utilizáis su propaganda, esa manipulación de las psicologías que confunde por todas partes. Prueba de ello es el título del presente artículo.

  9. Ciertamente, si los vacunados estuvieran seguros de que su vacuna les inmuniza tanto como dicen, no estarian tan asustados de estar con un no vacunado en la misma habitación. Sin embargo, paradójicamente, sienten más miedo que los no vacunados. Su comportamiento neurótico es peligroso, porque es el tipo de material bruto del que estan compuestos los grupos linchadores.

Comments are closed.