profesión

Ahora que estamos viviendo estos días el tema de Cuba asistiendo de nuevo a bochornosas imágenes que ratifican el latrocinio del régimen, no puedo quitarme de la cabeza las no menos vergonzantes escenas del chantaje del régimen catalán que padecemos en España desde hace décadas. Y el asunto se hace más lacerante después de haber conocido que uno de los más importantes “represaliados” -como les gusta calificarse a sí mismos y como parte fundamental de su relato-, ha sido visto sacudiéndose el estrés de la causa, después de que el Tribunal de Cuentas le avisara que tendrá que pagar irremediablemente la nada despreciable cantidad de tres millones de euros por los gastos ocasionados durante su deriva catalanista.

[QUÉ Va A Pasar Con La Ley De Eutanasia Y Los Recursos Ante El Constitucional]

El “Molt Honorable President” Arturo Más, recurrió tal decisión aludiendo que no disponía de suelto para hacer frente a dicho pago, y se atrevió a solicitar la ayuda de todo aquel que defienda la causa, como hizo en su día él mismo arriesgando su carrera y patrimonio. De todos es conocido que el nuevo Gobierno de la Generalidad se ha sacado de la manga una disposición para destinar un fondo de diez millones de euros para hacer frente a los pagos derivados de la sentencia, demostrando que desde el Gobierno catalán lo que sobra es perspicacia y dinero para buenos abogados y asesores políticos que encaucen la situación, siempre a su favor por muy mal que les pudieran ir las cosas.

También es conocido que desde el PSC ahora capitaneado por Salvador Illa, ha apoyado la creación de dicho fondo aludiendo que es absolutamente legal. No vamos a cuestionar la capacidad del exministro de Sanidad de discernir lo que es legal o no, teniendo en cuenta los muchos contratos que curiosamente se firmaron con empresas del entorno del ahora líder de la oposición en el “Parlament”, llevados a cabo de forma cuanto menos opaca a tenor de lo que se refleja en los BOE de entonces, en concepto de contratos para la compra de material y recursos sanitarios durante lo peor de la pandemia.

Por lo visto hasta ahora y después de que los delincuentes ya estén en la calle gracias a los pagos de Sánchez -el gran fariseo- para mantenerse al menos hasta primeros del 2024 en la poltrona, este tipo de gestos de los exdirigentes desconozco si harán demasiada gracia a los miles y miles de catalanes de ambos bandos que estén viviendo en situación precaria, teniendo en cuenta que según los últimos estudios del INE, se ha incrementado en un 7% el número de personas que desde la pandemia viven en situación de absoluta precariedad, lo que viene siendo pobreza extrema.

Los excesos de Puigdemont en Waterloo, su domicilio pagado por empresarios catalanes, y los servicios de escolta y vigilancia ofrecidos por mossos de escuadra fuera de servicio o en excedencia voluntaria, -como está siendo investigado estos días-, clama al cielo y más teniendo en cuenta que además se ganó lícitamente su plaza de eurodiputado español en representación de su partido político; lo  cual hace que su afán por acrecentar su patrimonio gracias a su condición de “revolucionario represaliado” y además “expatriado”,  parezca a todas luces un buen “negoci”. Todo por la patria pero sin la misma, lo cual es curioso que se lo compren los millones de catalanes abducidos gracias al adoctrinamiento llevado a cabo por las instituciones educativas, permitido por todos los Gobiernos nacionales que lo vieron pasar impasiblemente, mientras negociaban con ellos los temas de Madrid.

Lo Grotesco de la situación es comprobar como el señor Arturo Más y su Señora, tomaron un avión privado desde Barcelona dirección a Ibiza para disfrutar de los encantos de la isla -esa misma que millones de españoles no conocen físicamente ni la llegarán a conocer en su vida-. A su llegada fueron perseguidos lógicamente por la prensa que hace guardia en el aeropuerto difundiendo a todos –especialmente a sus sufridos compatriotas catalanes que lo financian en su penoso periplo vital-, el disfrute de las magníficas ofertas culinarias ibicencas, gracias a la obligada visita a varios de los restaurantes más exclusivos -como no puede ser menos según su caché-, comprobándose que iban muy bien acompañados por amigos influyentes, la mayoría grandes empresarios catalanes que apoyan la causa del “proces”. Una vez disfrutada parte de la jornada visitando alguna tienda de “arte & diseño”, se trasladaron hasta el puerto donde les esperaba una magnífica tarde de navegación a bordo de un yate cuyo coste a diario es de la nada despreciable cantidad de 7.800€. La amable travesía se interrumpió para el disfrute de un recomendable baño en las cristalinas aguas de la zona, y la práctica del snorkel -buceo con tubo a muy poca profundidad-, disciplina de la que no tenemos duda de que el “expresident” será ducho en la materia. Pero como todo tiene un fin, una vez finalizada la jornada y ya recogidos los bártulos se dirigieron al aeropuerto donde el mismo avión, les esperaba para regresar a Barcelona en un corto pero agradable vuelo de menos de una hora -de esos sostenibles que le gustan a Pedro Sánchez”.

En fin amigos es obvio que al “honorable revolucionario” se la trae al pairo que en plena maraña informativa por el tema de sus deudas con el opresor Estado Español, se le vea disfrutando de la vida como no puede ser menos ya que para eso como todo cargo público se lo merece, porque ya lo dio todo por la patria catalana la cual sin duda hasta aplaudirá su disfrute excesivo, como derecho fundamental recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos a la que tanto se acogen.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Hay que acabar con la casta política. Estos chorizos no pueden seguir machacando al pueblo, mientras ellos viven de lujo. Ni un minuto más.

  2. Hay que acabar con todos estos chiringuitos políticos , fuera todo este sistema oligárquico, que el pueblo pueda hacer una MOCIÓN de CENSURA YÀ !!!

Comments are closed.