No sabemos si el miedo, el dinero, la irresponsabilidad, el desconocimiento o la falta de empatía pero lo que estamos viendo en los últimos meses, no solo de los sanitarios, también de periodistas, de políticos, de jueces, de policías, de militares y de otros muchos profesionales de los que esperábamos más no nos está gustando un pelo.

Nos parece hasta mentira que con un engaño tan evidente como el que estamos viviendo sean cuatro las voces discordantes valientes que saltan a la palestra para denunciar lo que de verdad está pasando. Pero lo de los sanitarios es un caso especial porque estamos seguros que están viendo cosas que no les cuadran, cosas que no les encajan y descubriendo cientos de mentiras a su alrededor que en la mayoría de los casos están ocultando.

Los que están organizando todo esto no podrían hacer nada sin su colaboración, si ellos dijeran basta la farsa se desmoronaría y saldrían a la luz muchos escándalos. ¿Por qué no hablan? Trabajan con personas, de ellos depende la salud de mucha gente y por varios testimonios que tenemos sabemos que están ocultando muchas cosas.

¿Piensan que cuándo acaben con los demás ellos se van a salvar de algo? Ellos irán detrás del resto, aunque ahora piensen lo contrario. ¿Que están cumpliendo órdenes? No nos vale ni nos valdrá.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

11 Comentarios

  1. Claro que se están callando a todo, aunque vean que están fastidiando (en el menor de los casos) a la gente. Solo sale algún valiente de vez en cuando confesando lo que pasa. Por ellos nos hemos enterado de que los ventiladores mataban, de que ponían como muertos por COVID a un número determinado de personas, según les mandaran “de arriba” , que solían ser directores desaprensivos de los hospitales , aunque fallecieran por las causas más diversas. Ahora hay un video por internet con una enfermera diciendo que los innumerables casos que se están dando en los vacunados de miocarditis, pericarditis e inflamaciones en otros órganos, los cuentan como enfermos COVID. La lista sería interminable. Es cierto que se juegan el puesto, sobre todo los que no están fijos, pero si se plantan todos a la vez no les habría sucedido nada.
    Es terrible comprobar la catadura moral de las personas en la actualidad; no solo en España, en todas partes.

  2. En la segunda guerra mundial a los nazis los mataban por las calles a pesar de estar en el Gobierno osea que ojito que como la mecha prenda no los salva nadie.

  3. Que no haría la gente por dinero?…muchos sanitarios corruptos y deshonestos tienen el historial manchado de sangre,y lo saben,pero como dicen los catalanes,la pela es la pela…así que tras haber asesinado a tantos pacientes,cogerán el dinero y viajarán lejos,a gastarse el dinero que les ha dado el gobierno y a olvidar lo sucedido,para volver mentalizados de que como no irán a la cárcel,nadie se lo hechara en cara,ni siquiera Dios,quizás creen que Dios no existe…pero existe y lo ve todo desde el cielo,tanto lo bueno, como lo malo.Que el cielo les juzgue.

  4. ¿Qué se podría decir de los sanitarios que están haciendo PCRs a mansalva (incluso a costa de retrasar sus vacaciones) y convirtiéndose en cómplices de que el chicle se siga estirando hasta el infinito?

  5. Qué barato se vende la gente, pero cuidado, que ya se lo dijo un político extremeño a unos huelguistas de la sanidad pública, a las puertas del hospital, el verano pasado. Textualmente les dijo: “Ojo, que se puede pasar de héroes a verdugos en cuestión de segundos”

  6. En cuestión de segundos se hace una transacción comercial. Es triste, muy triste, pero es así: todo se compra y todo se vende, y para los que no tenemos nada susceptible de interés para nadie, tan solo nuestra dignidad personal, es más fácil resistir, ya sabes……..la tentación siempre estará ahí para ponerte a prueba.

    La humanidad está de saldo y algunos son un trastero en subasta que, el que puja por el se lleva todo su contenido. No se dan cuenta de que con su profesionalidad están vendiendoles también su alma, allá ellos.

    Un saludo!.

  7. Un hurra muy grande a Mariela de Ulloa: sus palabras las hago mías también, y proclamo a los cuatro vientos exactamente lo mismo. Yo tengo una explicación, pero el decirla sería, seguro, motivo de crucifixión.

Comments are closed.