movilidad

Al parecer, el ayuntamiento de Sevilla, ha hecho un nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) ni se sabe cuántos ha hecho ya. Genéricamente, el plan conlleva una vez más, todas las excusas posibles, para desviar la atención sobre la verdadera solución a la movilidad en la ciudad de Sevilla.

[Ofertas de empleo publicadas por Gadisa]

Hoy, los macroproyectos con gordísimos y carísimos expedientes -muchos de ellos, acaban durmiendo el sueño de los justos en los cajones- y orientados, hacia gastos faraónicos, son las grandes áreas de trabajo, de cualquier gobierno, de cualquier nivel. Con la excusa de la guerra al coche, nuestro alcalde, habla de ampliar y ampliar acerados, que, en muchos casos, ya hoy, aparecen con una ínfima ocupación peatonal, solo tienen que pasear por Virgen de Lujan para que vean, esas enormes aceras siempre vacías. El último plan elaborado, hace de los accesos desde la periferia al centro, su actuación prioritaria. Enfocados hacia la ampliación de aceras para facilitar el tránsito de peatones y ciclistas. Créame señor Espadas; Los peatones no tienen ningún problema de acceso desde los barrios de extramuros para llegar al casca antiguo.

Las aceras que verdaderamente necesitarían ser ampliadas, están en el propio casco antiguo. Fundamentalmente, en calles que arrancan desde donde estuvieron ubicadas las antiguas puertas de la muralla. Pero, y en la mayoría de los casos, su estrechez, no lo permiten. Por poner algunos ejemplos; Zaragoza, acceso obligado desde la antigua Puerta de Triana hasta la Plaza Nueva o Águilas-San Esteban determinantes para el acceso a la Plaza de la Alfalfa y todo su entorno, y desde la antigua Puerta Osario. Calles, que por otro lado, son de altísima peligrosidad para el muchísimo paso de peatones y debido, al tránsito de vehículos a motor y las casi inexistentes aceras. Sin embargo, el citado plan, propone la ampliación de las aceras de Reyes Católicos ya hoy, más que sobradas para soportar el actual paso de peatones, o la peatonalización de Mateos Gago. Calle tampoco asistida de necesidad por el inexistente peligro para el peatón. Por último, sorprende que se peatonalizara recientemente, la calle Baños, de escaso tránsito peatonal, aunque determinante para el acceso de los vehículos a la Plaza de la Gavidia y su entorno.

Hoy, los verdaderos problemas de movilidad, se dan fundamentalmente, en la Ronda Histórica, la que circunda lo que era la antigua muralla y desde esta, los accesos para entrar en la Sevilla intramuros. Todo lo demás queda bastante relegado a, en general, pequeñas incidencias. La movilidad sostenible lejos del mensaje oficial que nos proponen los técnicos y en este caso, el señor Espadas, alcalde de Sevilla, dista mucho, para ser la solución a la movilidad. Nos venden, que se está gestionando, para el beneficio de los peatones, pero, esa afirmación, está bastante alejada de las verdaderas intenciones. La verdadera finalidad, pasa por mentalizarnos, convencernos, del empoderamiento de los ciclista y demás conductores de todo tipo de artilugios modernos, eso sí, de consumo de energía eléctrica, de que el coche es el enemigo número uno, y fundamentalmente, distraer nuestra atención de la incapacidad y la ineficiencia de los servicios públicos de transporte.

La verdadera prioridad de Sevilla, es la Línea 2 de Metro. Con un trazado parecido al de la Ronda Histórica, y a partir de esta, líneas radiales hacia la periferia; autobuses, tranvías, otras líneas de metro, etc., etc.  Lo más asequible al presupuesto. La puesta en funcionamiento de esa línea, conllevaría a que, durante muchos años, nos olvidaríamos de los problemas de la movilidad y sobre todo, de echar culpas, a lo quien no la tiene.

En su Plan de Movilidad Urbana Sostenible, señor Espadas, sus técnicos, lo han fiado todo al clásico vocabulario, que ya va estando un poco manido; lo de “armonizar la movilidad con el medio ambiente, calmado del tráfico, espacios más amables y reducción de ruidos y emisiones de gases”. Sus técnicos, al parecer, tampoco se han enterado, que, en el pasado mes de enero, entro en vigor, la reforma 970/2.020 de 10 de noviembre, del Reglamento General de Circulación de Vehículos y Conductores de 2003. Y que las corporaciones locales, tenían como fecha límite para adaptarlo a su ordenamiento, hasta el pasado 11 de mayo. Yo se los recuerdo; en Sevilla capital, en las calles con un solo carril por sentido, la gran mayoría, no se podrá circular a más de 30 Km/h por ley, 20 si es de plataforma única para vehículos y peatones.

Otra vez el señor Espadas, el mismo que hace unos días ha aprobado un gasto de veinte millones de euros para alargar unos metros, el paseíto en el Metro-Centro, nos vende su gran cruzada para acabar con los coches, mientras oculta la ineficacia de los transportes públicos que él gestiona, o al menos, son su responsabilidad.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorEl Reino Unido anuncia que no vacunará a los jóvenes de entre 12 y 17 años
Artículo siguienteDice la Ministra…
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

1 Comentario

  1. Estoy hasta las narices de ir por la Avenida de la Constitución pendiente de la basura esa llamada Metro Centro, de no poder andar correctamente por la «acera» y de tener que ir mirando al suelo para no meterme en el carril bici. A esa avenida le sobran muchas cosas y le faltan muchos árboles. Ya no entro en la mierda de Metro, en el Quinto Centenario o en el lamentable estado del no acerado en ciertos lugares. ¿Qué están haciendo? Destrozar la ciudad, eso seguro.

Comments are closed.