Veamos, resulta que te llaman de tu centro de salud como si pretendieran que te dieras de alta en una compañía de teléfonos móviles, te dan la cita para las dos dosis, tú vas, en general, muerto de miedo, sufres los efectos secundarios de una vacuna en cuya experimentación estás participando, aunque sean los mínimos, sales feliz a la calle porque te sientes imbatible y, tal y como dicen los medios, inmunizado y ahora resulta que no te sirve de nada porque tienes que mantener las distancias, las restricciones e incluso te dicen, como ahora, que te pongas la mascarilla incluso al aire libre porque te puede atacar la ya famosa variante delta.

Y nosotros no podemos evitar preguntarnos: ¿pero tan difícil es ver dónde está el truco? Si tenemos en cuenta que el virus nunca ha sido aislado ni secuenciado, ¿cómo narices nos pueden decir ahora que hay una variante delta si desconocen las características del virus inicial? Y al final, dándote cuenta de la tomadura de pelo, se te enciende la bombilla y dices: ¿No será que la variante delta es una forma de justificar los contagios que van a sufrir los vacunados?

Parece que la lógica, la racionalidad y el criterio propio se han ido directamente por el sumidero en los últimos tiempos y aquí lo único que funciona en el cerebro de muchos son tres cosas:

  • Lo que hagan los demás.
  • Lo que digan por la televisión.
  • Lo que me manden aunque me esté jugando el pellejo.

Pues con esas tres pautas no parece que tengamos un futuro demasiado halagüeño. Resulta que la gente tiene miedo a morirse por un virus y se vacuna para que las posibilidades, antes mínimas, se multipliquen. ¿Dónde se han quedado los cerebros? ¿En qué momento han desaparecido?

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

9 Comentarios

  1. Cuando la gente empiece a notar los efectos negativos y devastadores de este ensayo, en sus propias carnes, les dirán que es esa cepa delta, que no es más que una posible denominación, utilizada para controlar y contabilizar a los de las dos dosis y que es probable que se los lleve por delante. Esto que manifiesta el Kill de la OMS, sobre que los vacunados sigan con las mismas medidas, puede dejar claro una cosa, que achacarán esos contagios a los que ahora han dejado las mascarillas aparcadas, para respirar un aire que, aún viciado, es más sano que lo que se respira dentro de los bozales. Y por supuesto, a los jóvenes, que no saben como hacer estos psicópatas, para “obligarles” a que se vacunen. De ahí esa movida de Mallorca, que no se lo cree nadie. Bueno si, si que se lo creen.
    Como nuestro refranero es rico en verdades, podemos utilizar uno, que le viene como anillo al dedo : ” Es peor el remedio, que la enfermedad” y añado otro, que se menciona a menudo ” No hay peor ciego, que el qué no quiere ver.” .

  2. Estos hijos de puta van a gastar todo el alfabeto griego hasta llegar a la letra omega,Alfa principio, omega final,lo que no dicen estos cabrones e hijos de puta es que las variantes son por esa mierda a la que han puesto el apodo de vacuna y que se las tenían que meter todas a ese negro asesino por el culo y a todos los hijos de puta de la OMS empezando por quien los financia,ese otro hijo de puta llamado Bill Gates, y demás cabrones.

  3. ¿La variante delta?, ¿qué variante delta ni qué narices? ¡La madre que los parió! No puede haber ninguna variante de un virus que no existe, que no existe… Así de simple, y encima vienen otra vez con la murga de las mascarillas, con su marca del adoctrinado… Que ya sabemos que hacen lo que les sale de las reales bolas, pero nosotros todavía tenemos el derecho de no creernos nada de lo que dicen estos perros de mala madre…
    Todo un año escenificando una pandemia inexistente, para hacernos creer lo increíble… ¡A la mierda con las variantes, con los bozales, y con la puta OMS de los cojones…! ¡A tomar por culo!

    • Si ya lo dijeron todos los científicos no vendidos a estos canallas: los vacunados transmitirían los contagios y más gravemente que antes. Es lo que han pretendido siempre. Y que a saber a quien echarían la culpa. Ya lo sabemos, a las variantes infinitas de unos virus que no existen. Montagnier, el premio Nobel, ha afirmado siempre que esta cosa que nos echan es artificial, y que lo artificial lógicamente no puede mutar. Además ha dicho que la Naturaleza no admite lo artificial, que lo elimina; que esta cosa tendría que haber desaparecido ya alrededor de las navidades pasadas.
      No entiendo como, a estas alturas, y viendo lo que estamos viendo, hay tanta cantidad de gente con tan poco seso… es increíble. La raza, indudablemente, está degenerando a pasos agigantados.

  4. Han inyectado la enfermwdad a los vacunados,por medio de la proteina spike,ahora es cuando en realidad viene la pamdemia,la verdad es que estas cosas ya el que no las vea no se que le tie e que pasar.

Comments are closed.