Desde que empezó la pandemia, muchas personas, incluso aquellas menos proclives a la medicina “natural”, han intentado protegerse de alguna manera ingiriendo algún complemento alimenticio que les “aumentara las defensas”, siendo los más populares la vitamina C o la Echinacea o productos de farmacia para “reforzar el sistema inmunitario”.

Pero recientes investigaciones demuestran que las actuales vacunas que se están administrando, tanto las que llevan ARNm como las que se basan en adenovirus, provocan una hiperestimulación anómala de la inmunidad,  y al contacto con el coronavirus o alguna de sus variantes, se provoca lo que se denomina el Síndrome ADE o AMPLIFICACIÓN DE LA INFECCIÓN DEPENDIENTE DE ANTICUERPOS, que no es otra cosa que una respuesta exagerada y anómala, que lleva a una inflamación general y a que el sistema defensivo se vuelva contra el propio organismo, atacando pulmones, riñones, causando trombosis generalizada y llevando a veces a la muerte.

Esto es lo que explica la mayor vulnerabilidad de los vacunados ante las nuevas cepas de covid que se está observando en los países con una elevada tasa de vacunación.

Si además de padecer esta tendencia, el vacunado ingiere productos que exacerben el funcionamiento de sus células inmunitarias implicadas en esta respuesta, como es por ejemplo la planta Echinacea, la probabilidad de padecer un cuadro grave ante una infección es muy alta.

Es por eso que recomiendo a los vacunados, si es que desean protegerse, tomar solo productos que combatan los gérmenes, pero sin estimular las defensas, como es por el ejemplo el Própolis, que existe en jarabes y pastillas para chupar.

También es adecuado el tomillo en infusión, pues su esencia, el  timol, es uno de los antivíricos más potentes que existe y no interfiere con la reacción inmunitaria.

Los zumos de Arándano rojo o Saúco también limpian de virus las vías respiratorias y digestivas, y si ya se ha cogido la infección, el jugo de Grosellero negro o las infusiones de malva, llantén o malvavisco pueden desinflamar las mucosas respiratorias y calmar la tos. En las farmacias hay un jarabe a base de própolis, tomillo y altea que puede tomarse también sin riesgo.

En cuanto a la vitamina C, ésta ha de ingerirse solo en su forma natural, como zumos de naranja o mandarina o algún kiwi, no como cápsulas que aporten demasiada cantidad.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Pero que tonterias dice esta mujer que si ARN y Adenovirus y dice que el propolis no estimula las defensas, El propolis es capaz de curar el cancer precisamente porque estimula y eleva la producción de linfocitos además de globulos rojos. Y luego habla de infección pero vamos a ver que no es una vacuna que es un experimento genetico que infección ni leches.

  2. No me extraña que con “medicos” así ya tanta muerte y tanto inepto.
    Coja vd una enciclopedia de medicina basica, de medicina natural y de biología y deje de decir tonterias que algunos no saben ni lo que dicen.

  3. YO TOMO DESDE EL INICIO DE LA PANDEMIA ECHINACEA CON PROPOLEO Y TOMILLO DE VARIAS MARCAS EN GOTAS Y DESDE ENTONCES NO COGI NI UN CATARRO

Comments are closed.