Como ya saben todos ustedes se está cometiendo en todo el mundo la aberración de querer vacunar a niños y adolescentes de un virus del que ellos no se ven afectados. Esa locura, que ha provocado que muchos nos echáramos las manos a la cabeza, está empezando a tener sus consecuencias puesto que muchos de ellos están sufriendo severos efectos y peligrosos efectos secundarios como lo es la miocarditis, inflamación del corazón, que ya han sufrido al menos 573 de ellos.

Esto se ha producido desde que el pasado 12 de mayo, la FDA estadounidense autorizara el uso de las vacunas de Pfizer para niños de entre 12 y 15 años.

Debido a este problema tan grave, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por sus siglas en inglés) de los CDC ha convocado una reunión de urgencia que se celebrará el próximo 18 de junio. El tema a tratar, según publican en su agenda, es la  “actualización sobre la seguridad de la vacuna Covid-19, incluida la miocarditis después de las vacunas de ARNm y la evaluación de VaST [técnica de seguridad de la vacuna], así como una discusión de beneficio-riesgo con respecto a la vacuna que se distribuirá a adolescentes”.

Esperemos que, de una vez por todas, prevalezca el sentido común y se deje de aplicar este medicamento experimental en los niños ya que, evidentemente, no lo necesitan. Sería una gran noticia, aunque este se produjera en EEUU, ya que esto provocaría una advertencia a todos los países del mundo, como puede ser el caso de España, que andan locos por cometer este tipo de atrocidades.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Me repito lo se pero aqui lo que hace falta no son falsas vacunas, lo que ahce falta ya son horcas y guillotinas para hacer justicia y que todos estos criminales lo paguen de una pta vez.

  2. El que desconozca los planes de esta gente, difícilmente se va a interesar en ellos. Es tan sumamente descarado por parte de los políticos y tan sumamente despreciable la actitud de gran parte de los médicos, que este tema revuelve las tripas. No se cómo en EEUU, con su Segunda Enmienda, no están defendiendo ya la vida de sus hijos, porque estos “expertos de la medicina, auspiciados por los políticos y financieros de Silicon Valley”, siguen como los burros con orejeras y con la psicopatía del doctor Hannibal Lecter y su “Silencio de los corderos”.
    Aquí, no disponemos de esa Segunda Enmienda si no, la salud de algunos, iba a estar en peligro.

Comments are closed.