desencuentros vecinales

Desde la nefasta llegada del actual gobierno, ya son muchos los que tienen que acudir a la ayuda profesional de psicólogos para poder seguir viviendo. La penúltima “jugada” del sanchismo ¡qué generosos! ha sido la subida de lo que todos -coloquialmente- llamamos la luz. Hay que recordar, para conocer el perfil del habitante de La Moncloa, el mensaje que Sánchez envió a las redes cuando gobernaba Rajoy y que decía así: “La política energética del Gobierno de Rajoy empobrece al país.

[Llaman Negacionista A La Actriz Miriam Díaz-Aroca Solo Por Respetar A Quien No Quiere Vacunarse]

El recibo de la luz se encarece un 4,6%”. Luego ha resultado que esta gentuza, no ha dejado de subir el precio, en ocasiones hasta un 95%, con una “media” aterradora. Y ahora, para “rizar el rizo”, se inventan unas tarifas que siembran el caos entre los consumidores, además de suponer una considerable subida de los precios. Según los nuevos tramos horarios, y para no arruinarnos, tendremos que poner la lavadora, la secadora, el lavavajillas, aire acondicionado y demás artilugios, entre las diez de la noche y las ocho del día siguiente, en cuyo horario (“valle”), el kilovatio-hora es más barato.

Hay que huir, a toda costa, de los horarios comprendidos entre las diez de la mañana y las dos de la tarde y entre las seis de la tarde y las diez de la noche, porque estos tramos horarios (llamados “punta”, (aunque ya algunos le llaman puta) son ¡agárrense a lo que tengan más cercano!, un ¡dos mil ciento sesenta y siete por ciento, más caro. Naturalmente, no habrá más narices (o cualquier otro apéndice corporal) que poner a funcionar todo a partir de las doce de la noche. Con los posibles desencuentros que se puedan producir entre vecinos que tengan los aparatos más viejos y, por tanto, más ruidosos.

No me he olvidado de los horarios llamado “llana” que comprenden desde las ocho hasta las diez de la mañana y desde las diez hasta las doce de la noche. Este es también más caro que el “valle”, pero ¡”sólo”! un ¡seiscientos por ciento!. ¡Ahí queda eso!

Les vuelvo a recordar lo que el tal Sánchez le dijo a Rajoy cuando subió “la luz” un 4,6%. Y ¡Vivan las hemerotecas!

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. Una cosa más, además de las pseudovacunas, para sembrar la discordia entre nosotros para que Sánchez y su jefe sigan cumpliendo su agenda de crear desconcierto,división y quiebra de nuestro país. Todo lo que hace está bien calculado para arrasar con lo que hace fuerte a nuestro país…pero no pensemos que dan tanto de sí él y Redondo. Sólo hacen lo que les mandan. Ese es nuestro gran problema y nuestra condena porque un 90% de nosotros también obedecemos.

  2. Esa retórica socialcomunista de que van a pagar más, los que más tengan. Que se subirán los impuestos a los ricos, etc, etc, siempre lo han proclamado desde la oposición, cuando les ha tocado, pero claro, una cosa es predicar y otra dar trigo y una vez llegados al poder y bien asentados, dónde dije digo, digo Diego, pues ya forman parte de esa clase privilegiada a la que llaman ricos y que tanto “odian”. Sobre la subida de la electricidad, amén de la estúpida y engañosa medida que repercute en los hogares, a ellos menos por ganar más sin exponer nada, no dejemos apartado un asunto que repercute doblemente en las familias, en las cuales habita un autónomo. Si señores, no hay que olvidarse de los autónomos y claro está, las pequeñas y medianas empresas y a alguna de las grandes en este país. Los comercios a pie de calle con unos horarios que justamente coinciden con las tarifas más altas y que mantienen encendidas sus luces casi por obligación. Y qué decir de aquellos que dispongan de cámaras, lavavajillas e incluso lavadoras..si la hostelería. El resto, con mayor o menor medida de consumo, como una oficina o una empresa con gran maquinaria , pero que inevitablemente, van a notar en sus ingresos, un considerable recorte de beneficios. Pero no hay problema, porque el fin de que paguen más los ricos, ya lo han conseguido, se ha reducido el consumo de bebidas gaseosas, pues era insoportable para las grandes fortunas, mantener ese gasto.

  3. Solo falta que salga la Calvo diciendo a los españoles que nos cambiemos de ropa, incluso la interior, cada 15 días para ahorrar agua, como parece ser que hacen algunos de sus ocupas. Sería una medida muy bolivariana progresista social comunista, como la que implementaron el el Madrid rojo de las chekas con sus colegas de Moscú o como la de la Venezuela y la Cuba actuales.

Comments are closed.