Mientras cualquiera de nosotros tiene que cumplir con normas aberrantes más propias de una dictadura irracional que lo que quieren hacer ver como una democracia, la reunión del G7 nos ha dejado imágenes aberrantes de cómo se comporta la gentuza que nos gobierna en todo el mundo y los miserables y sinvergüenzas que son.

Sin distancias, sin mascarillas, sobándose el lomo unos a otros y cachondeándose del mundo mientras ellos hacen lo que les da la gana sin que nadie les rechiste. Y nosotros, pobres infelices, haciendo el tonto por las calles con mascarillas inservibles y perjudiciales que no sirven para nada más que para demostrar quién manda y quiénes tenemos la obligación de obedecer como esclavos sin ningún tipo de derecho.

Parece mentira que todavía haya gente que después de ver imágenes tan asquerosas y descaradas como estas se siga siquiera planteando la posibilidad de vacunarse con un producto experimental promovido con esta gentuza con el que, además, se van a enriquecer.

Obviamente, cada uno puede hacer lo que quiera, las personas adultas tienen que decidir por sí mismas sobre lo que pueden y no pueden hacer pero, la verdad, parece mentira que viendo escenas como estas todavía haya gente que, al menos, no se haga infinidad de preguntas sobre lo que de verdad está pasando. Viendo a estos miserables, ¿es necesario que todavía se les haga un croquis? ¿No lo ven claro?

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. Se supone que están todo vacunados.

    Yo vacuna no quiero y espero que pronto nos dejen ir sin mascarilla por la calle.

Comments are closed.