color

Ayer podíamos comprobar la indignación de la izquierda rabiosa por el hecho de que la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, le dijera al diputado podemita Serigne Mbayé que él había llegado a España de manera ilegal y que, admás, había desarrollado actividades ilegales, como la venta de mantero. Esas declaraciones para la bancada de la izquierda son racistas, cuando nada tiene que ver eso con el racismo.

[QUÉ Va A Pasar Con La Ley De Eutanasia Y Los Recursos Ante El Constitucional]

Pero claro, cuando la progresía es la que marca el relato, cuando la progresía nos dice lo que está bien o está mal y lo que podemos y no podemos hacer ocurren cosas curiosas, como que para esta izquierda rabiosa el líder de Vox en Cataluña, Ignacio Garriga, o el “negro de Vox”, Bertrand Ndongo, sean calificados de racistas, ¡cuando son negros viviendo en una sociedad mayoritariamente blanca!

Y es que el problema no es el color de la piel de las personas, eso a la izquierda rabiosa le da igual, para esta izquierda asquerosa la sociedad se divide en buenas y malas personas. Y las buenas personas son aquellas que siguen sus postulados; el resto somos malas personas.

[Ahora resulta que decirle a alguien que entró en España de manera ilegal es ser racista]

Y entonces se da la paradoja que si un negro no levanta el puño en alto ni se arrodilla contra el racismo es un racista. Y si una mujer como Isabel Díaz Ayuso nos dice que ella tiene el mismo discurso con heterosexuales, homosexuales, bisexuales, trans o lo que sea, pues trata a todos igual, es una machista homófoba.

Este es el nivel. Pero lo triste es que ese mensaje cala y muchas personas acaban comprándolo y utilizándolo, y eso no lo podemos permitir. Decirle a Serigne Mbayé que entró en España de manera ilegal no es ser racista; decir que no hay que diferenciar entre heteros, homosexuales, trans o lo que sea, no es ser machista u homófobo.

No podemos permitir que la izquierda marque la moral de la sociedad, porque esa ideología, en sus extremos, carece de moral. Y nos lo demuestran cada día.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Yo no soy racista pero ya estoy hasta los cojones de lo que están haciendo con España y todo programado por este gobierno comunista dictatorial.

  2. Como permite la presidenta inútil de la Asamblea de Madrid que este tío lenvante el puño.
    Empezamos bien.

Comments are closed.