transparencia

No hace muchos años, un joven amigo aprovechando esas infinitas subvenciones y dinero que le llegan a los partidos políticos de las instituciones públicas, hizo junto a otros compañeros de distintos partidos, un viaje a Bruselas, para conocer la sede de la Unión Europea. En la visita al citado edificio llegaron a un gran departamento de altísimos techos, ocuparía varias plantas, en el que había un enorme mapa en la pared de la unión europea con los países perfectamente delimitados.

[CÓMO postularse para trabajar en Catalana Occidente]

Según me contaba mi amigo, una vez allí le preguntaron al guía, estaban en el departamento de quejas y reclamaciones, que significaban las muchas banderitas azules de Europa, pinchadas en los distintos países que la conforman, y en mayor número, en los países del norte. Son las reclamaciones que hacen los ciudadanos. Pero en España no hay banderita ninguna, le replicó mi amigo. Los españoles, no reclaman, fue la contestación del guía.

Hace unos años se elaboró por el legislativo español la “ley de transparencia” en teoría para que la administración pública en general, fuera más transparente de cara al ciudadano. Pero una vez más, desde que se iniciara el actual régimen del 78, cada vez que se elabora una nueva ley, independientemente de su título o de lo que nos puedan vender en la prensa, siempre conlleva una reducción de libertad para el ciudadano, además de un mayor control desde lo público y por supuesto, siempre que es posible, un pellizco al bolsillo. Antes de la citada ley, en mayor o menor medida, la gente con derecho al acceso de documentación pública en general, no tenía problemas para acceder a ella. Una vez aprobada la mencionada ley, se hizo de lo más farragoso y complicado acceder a la más mínima información, al más escaso documento. Para un concejal de cualquier ayuntamiento que legalmente ejerce la representación de sus ciudadanos por haberle votado, que en otro tiempo podría ver al archivo general del ayuntamiento, aunque fuera acompañado de un funcionario y donde podía hacer y utilizar todos los soportes técnicos o manuales que se le antojara, hoy con la ley mencionada, es del todo imposible.

La transformación digital llega a la Junta, es el título de la noticia que recientemente publicaba un medio muy importante aquí en Sevilla. Es el director de la recién nacida, hace un año, la Agencia Digital de Andalucía, otra agencia más, quien hace estas manifestaciones. De la citada agencia, dependen mil cien informáticos y agrupa todas las competencias tecnológicas de la Junta de Andalucía. Dice este Señor, que reconoce el exceso de burocracia existente, que además dice, supondrá un tremendo ahorro en edificios, además de conllevar una reducción importante del número de funcionarios.

Es legitimo que cada uno, defienda su puesto de trabajo, especialmente, si está muy bien remunerado. Pero la verdad es que ya cansa, ya cansa de que nos tomen tanto el pelo. En mi pueblo, para registrar un triste papelito en el ayuntamiento, hay que pedir cita telemáticamente. Se la pueden dar para dentro de quince días, casi más que para ir al médico de cabecera de la Seguridad Social. Cuando se llega al registro, es como cuando se hacía sin cita previa, se encontrará la misma cola de siempre, aunque eso sí, ahora se encontrará un guardia jurado para ordenar la misma. Como verán, el tiempo a invertir se ha multiplicado unas cuantas veces, en cuanto a cómo se hacía antes en la ventanilla de siempre.

Los defensores de lo público achacan toda esta nueva estrategia, más control por encima de todo, a la plandemia que padecemos, pero este nuevo modelo de actuación de las administraciones públicas, sólo se da en lo público, porque la empresa privada, exceptuando las del BOE, las que compiten entre ella, las que su viabilidad depende de dar un buen servicio al cliente, le darán el mismo de siempre o mejor si cabe.

Desde que empezó la plandemia, el número de trabajadores de lo público no deja de aumentar, mientras que en lo privado no deja de decrecer. La industria de la venta de humo, se ha convertido en la primera y más lucrativa dentro de lo público. Como decía antes, por favor, dejen ya de tomarnos el pelo, sabemos ya de infinidad de plataformas y plataformas y plataformas digitales, de costes muy millonarios, financiadas desde lo público que duermen en ordenadores que ya hace tiempo están en la basura.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anterior#SoloVídeos: La genial respuesta de Martínez Almeida cuando le preguntan qué le ha parecido la cumbre bilateral entre Sánchez y Biden
Artículo siguienteEl lenguaje de la mujer y el feminismo
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.

1 Comentario

  1. El cambio notable en el funcionamiento de las administraciones, viene dirigido por la introducción, entre los altos cargos, de personas relativamente jóvenes con una preparación actualizada y adecuada a técnicas que han visto en empresas o han sido utilizadas por ellos mismos. Los servicios que se prestaban físicamente, ahora en su mayoría, son telemáticos e implantados , aprovechando la circunstancia de la plandemia. Esto así escrito, parece que está controlado. Gente preparada con ideas de empresa. Servicios más cómodos para el administrado que no tiene que desplazarse…. parecen todo ventajas y cómo figura en el comentario, atribuyendo un valor añadido a ésto, está la disminución de funcionarios que, si no hay renovación generacional, en 10 años el 70 % estará pensando en que hacer con su jubilación. Eso si, contratar interinos , eso si que lo hacen a mansalva, 900.000, que entre ponte bien y estate quieto, tardan su tiempo en adaptarse y muchos cuando ya lo dominan, terminan en la calle, pues un funcionario ha vuelto a su plaza y claro está, sobra. Esta técnica del interino, que ahora quieren regular, será la más usada, pues colocar al hijo de , la mujer de o la tío de, les será más fácil, tanto como echar al que no reúna esos requisitos.
    Y ahora lo que no se ve. Esos jóvenes “talentos” con experiencia en la privada, tienen un problema, que la administración tiene de todo, menos un funcionamiento, ni parecido, a una empresa privada. Implantar unas técnicas dónde hay más escalafones que peldaños en la Torre Eiffel, jamás puede ser efectiva y dónde los cargos de libre designación, ya dicen bastante del tira y afloja de unos políticos y otros.
    Por otro lado, esta propia Administración da por hecho que todos los ciudadanos disponen de conocimientos y medios para organizar su vida burocrática desde el sillón de casa y claro, ésto no es lo real.
    Por último si quienes han de utilizar los sistemas, no se les actualiza y prepara, valiente servicio pueden dar. Y así estamos.

Comments are closed.