La preocupación ante la inoculación de un producto experimental del que se desconocen sus efectos a corto, medio y largo plazo es cada vez más grande en todo el mundo y ya empiezan a ser muchas las personas que tratan de proteger sus negocios ante algo de lo que desconoce sus consecuencias.

Yazmina Adler, propietaria del salón de belleza Khemia HI Vibe Frequency en Palm Beach (Australia), ha provocado un gran revuelo en las redes sociales después de anunciar que prohibirá la entrada en su negocio a las personas vacunadas para “proteger a sus clientes y a sus empleados”. Advierte, además, que su seguro de responsabilidad civil no cubre las circunstancias que pudieran provocar esos efectos secundarios y que revisará sus políticas en 2023, cuando esté más estudiada la vacuna y las posibles consecuencias que provoque.

Por supuesto, esta publicación de Instagram ya lleva su consiguiente mensaje censor indicando que los famosos “verificadores” la están revisando puesto que, según ellos, les falta contexto. Ya saben, tienen que ser ellos los que nos indiquen lo que debemos pensar u opinar y lo que no.

Todas estas cosas vienen a demostrar lo que ya es un secreto a voces y no es otra cosa que la gran cantidad de dudas que están generando estas vacunas y que, como no podía ser de otra forma, van en aumento. Sabemos que a los convencidos todo esto les dará igual porque ni siquiera prestan atención a las muchas advertencias que hay. Ellos sabrán, es su problema pero hay una cosa clara, ante la duda…

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. LOS VERIFICADORES Y LOS MEDIOS DE DESINFORMACIÓN SON COMPLICES DE TODAS LAS MUERTES… GENOCIDAS, ASESINOS… TIENEN QUE ACABAR TODOS EN LA PUTA HORCA, HDLGP

  2. La verdad es que hay muchos vacunados que han sido engañados,como lo han sido los ancianos,así que al final salen perjudicados por todos lados,nos llama la atención que hay gente que hablan de planes de jubilación…en estos tiempos ser anciano ya es más que una desgracia,y el que llegue a anciano no solo no disfrutará de ningún plan,sino que deseara no haber nacido,no haber envejecido.Esta es la nueva sociedad que estamos construyendo entre todos,una sociedad de mierda,con perdón de la expresión.
    Las compañías de vuelos están prohibiendo viajar a los inyectados,y no debemos olvidar que habrá un porcetange que falleceran a causa de este veneno génico magnetizante.
    La cuestión es que tampoco está en nuestras manos frenar este desatino,está crueldad,por qué nos estamos sometiendo a una forma de hacer las cosas injusta por lo donde lo mires,donde nuestra opinión no cuenta,donde se censura la libertad de expresión,donde las cosas ya no funcionan de un modo natural.La sociedad punk que solo enseña ser joven vivir rápido y hacer un bonito cadáver,en contraste con los valores eternos de la historia de la humanidad,que son deshechados sistemáticamente.

Comments are closed.