movilidad

El pasado dos de enero, entro en vigor, la reforma 970/2020 de 10 de noviembre, del reglamento general de circulación de vehículos y conductores de 2003. En lo que afecta a las corporaciones locales, tenían hasta 11 de mayo, ya pasado, para adaptarlo a su localidad, cosa que, casi ninguna corporación ha hecho. Parece que los que casi no se han enterado de la misma, son los mismos que han aprobado la nueva norma, nuestros dirigentes políticos, al menos, no lo demuestran. Estos señores que antes de gobernar nuestras vidas, no habían hecho nunca nada, y que, al parecer, llevan grabado en su cerebrito, que la mejora de la movilidad, solo pasa por eliminar los coches.

[Adif y Adif AV anuncian la creación de cerca de 6.200 plazas de empleo público hasta 2025]

Otra vez el señor Espadas, el que hace unos días ha aprobado un gasto de más de veinte millones de euros para que el Metro-Centro, el que circula a paso de peatón -como para cogerlo cuando se tenga prisa- para prolongar sus dos kilómetros del recorrido actual, unos cuantos metros más, para un recorrido, que, además, ya lo hace la única línea de metro que tenemos… Decía que este señor, nos vende su gran cruzada para acabar con los coches, mientras oculta la ineficacia de los transportes públicos que él gestiona.

Nos inundaron la capital de bicicletas para el alquiler, con unos aparcamientos para las mismas, que le dieron aspecto de chatarrería a algunos espacios de la zona monumental, la Plaza Nueva entre ellos. Para que estas circularan, construyeron carriles bici, en general por encima de las aceras y al mismo nivel, por donde lo hacen los peatones, con el consiguiente peligro pata estos, dando lugar a infinidad de atropellos, que en general, son silenciados. Estos carriles bici, que ningún político está dispuesto a racionalizar -nos cuestan un ojo de la cara- más que las autopistas por kilómetro, y el mantenimiento de los mismo, ni les cuento, el que quiera saber, que busque en los presupuestos del ayuntamiento.

Con la entrada en vigor de la reforma del código de la circulación reseñada en el principio, las calles de Sevilla, la mayoría, tienen prohibido circular a cualquier vehículo, a motor o sin él, cualquiera, a más de veinte km/h. En las grandes avenidas, máximo 30 k/h, es lo que se entiende en materia de Movilidad como Zona-20 y Zona-30.

Al parecer los técnicos de movilidad del ayuntamiento, en los que deposita la responsabilidad el señor Espadas, viajan poco, o si lo hacen, no a los lugares y países en los que tenemos que mirarnos, si queremos mejorar, en materia de movilidad. Me estoy refiriendo, a los países del Norte de Europa. Allí, en las Zonas-20 o 30 -solo en las avenidas rápidas, hay carriles bici- todos los vehículos, van por el mismo piso, con motor y sin motor, y los peatones, por lo alto de las aceras -nada de aceras al mismo nivel, carecen del exceso de progresía, ya caducado, que aquí tenemos- Las aceras en alto para resguardar a los peatones, salvo en alguna urbanización privada que apenas se hace uso de ellas, o en algún polígono industrian que tienen otra orientación.

La Avenida de la Constitución de Sevilla, avenida en la que se asienta la catedral, no fue peligrosa para los peatones hasta que, por ella, dejaron de pasar los coches y la totalidad de la calzada fue invadida por todo tipo de artilugios móviles, además del silencioso Metro-Centro, obligando al peatón a tener que habilitar los cinco sentidos, para no ser atropellado, y no precisamente por un coche.

Ahora, sin estar desarrollado el nuevo modelo de movilidad en las zonas referidas e impuestas por ley, y gracias a la ineficacia de los transportes públicos, nos van a infestar la ciudad de patinetes eléctricos para el alquiler, ya circulando por las calles, ya amontonados en los espacios habilitados y señalizados para ello. Mientras tanto, los coches privados, seguirán sirviendo de excusa para distraer la atención del pueblo, sobre la incapacidad de nuestros gobernantes para gestionar la ciudad.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorEl mensaje de esta norcoreana, que escapó del comunismo, a los progres universitarios estadounidenses
Artículo siguienteUn presimiente de “récord” (off the) y una Presidente que sigue batiéndolos
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

2 Comentarios

  1. Lo de Sevilla es de vergüenza. El Quinto Centenario es el puente a evitar. El metro no es un metro, porque llega a pocos sitios y el parking para dejar tu coche es enano o inexistente. El metro centro solo vale para incordiar y atropellar. Un gasto absurdo consentido por los sevillanos. El carril bici es ya el remate… En la Avenida de la Constitución te debates entre ir por el centro de la calle (metro centro), pegado a la acera (carril bici) o ir por la acera (llena de mesas de bares). Muy fácil andar entre el gentío. Aparcar es imposible y el transporte público deja mucho que desear. Pero todo sea por demonizar al vehículo privado y que lo rechacemos, contaminación y cambio climático y bla bla bla.

  2. El alcalde nacionalsocialista recluye al Centro a ser un guettocentro al dejar sin autobuses toda comunicación entre Triana y el centro si eres anciano o discapacitado físico sin suficiente movilidad te quedas en casa y punto pues para darle la Magdalena a hoteles y para bares ya no llegan ni un servicio público. Todo copado para veladores y el peatón q procure no molestar.

Comments are closed.