Me entero esta tarde, que tras la rara “inhibición”, porque eso es lo que ha hecho el juez instructor asignado a la investigación de posibles delitos cometidos por el líder político militar, según él interesado es el ministro de defensa de supuesto país denominado algo así como La República Árabe Saharaui Democrática (RASD); que es reconocido como tal por Argelia y países de reconocida solvencia, tan reconocidos que seguramente si preguntásemos a los lectores, en la mayoría de los casos no saben donde están, o simplemente son países de la antigua órbita soviética. En definitiva y para que usted sepa de que territorio hablamos, es el “Sahara Español” de toda la vida.

Volviendo a esta tarde, resulta que un avión propiedad del gobierno argelino, indudablemente de sus fuerzas aéreas, pero con matricula civil. Manía de muchos países de ocultar su flota militar tras ciertos tejemanejes, pretendía aterrizar en Agoncillo, la que fue Base del CTV italiano durante la Guerra Civil y de donde partieron alguno de los aviones que bombardearon Guernica.

Nuevamente, Volviendo a esta tarde, el motivo del viaje del citado avión, un equivalente a ese Falcón que utiliza nuestro presidente del desgobierno para su solaz personal y familiar, era ni más ni menos que recoger al ministro de defensa del RASD, y devolverlo a su modesta vivienda en Argelia. Lo cual, no ha sido posible, porque un “avisado” (es decir: que tiene la experiencia y la astucia necesarias para saber lo que conviene hacer en cada momento o lo que le conviene personalmente) controlador aéreo militar, ha defenestrado el permiso que desde el tráfico aéreo civil se le había dado).

La verdad es que todo esto aparentemente no es más que un incidente insignificante sino fuese porque el juez Santiago Pedraz que era quien autorizaba que Brahim Gali, se largase de España sin ni siquiera tomar alguna medida, es harto mosqueante. Para empezar, me parece que el que está poco “avisado” es el señor juez, que será juez, pero de Historia de España está pez.

El Sahara Español, quedó en una situación irregular, hasta cumplir ciertas instrucciones al respecto del mismo, dadas por la ONU. Algo que la incuria de funcionarios y políticos, como dice Fernando Cocho, analista político reconocido, hay quien cobra en España de Marruecos por servir fielmente al “Comendador de los Creyentes” es decir el rey marroquí, y por eso seguramente, ni aquí, ni en Francia, ni en USA se cumple lo que manda hacer la ONU, o eso parece.

Y volvamos al Sahara Español y a Brahim Gali, ciudadano español que vive en Argelia. Si porque la falta de conocimientos históricos no la tiene todo el mundo, hay quien sabe, que hasta el 20 de noviembre de 1975, en que de una manera muy “extraña”, nuestro país abandona el Sahara en manos de Marruecos y Mauritania, los nacidos en el mismo eran ciudadanos españoles y tenían un DNI documento nacional de identidad, como el suyo o el mío de esa época. Que después de esa fecha, ningún gobierno les quitó la nacionalidad española, o por lo menos y por mas que lo he buscado, no he encontrado la citada Orden o Normativa en ningún BOE.

Por lo anterior el señor Brahim Gali, es español por nacimiento. Usted dirá , pero ahora es ciudadano Saharaui, por lo que ya no es ciudadano español. Pues no, mire usted a su vecino, ese que nació en Argentina de padres judíos y emigro aquí y que tiene tres pasaportes: “Israelí, Argentino y Español”, de lo que usted mismo deduce que es posible tener varias nacionalidades. Puede usted renunciar a una o a todas y convertirse en apátrida. ¡Es posible!, pero tiene que hacer la correspondiente petición, que tiene que ser aprobada por la Administración y luego publicada en el BOE correspondiente, cosa que yo por mas que he buscado no he encontrado en ningún BOE, por lo que deduzco que aunque Brahim Gali, ministro de defensa del RASD, no quiera ser español, me parece que legalmente no ha seguido los pasos legales pertinentes, que no solo son de la legislación española, sino que se ajusta a la correspondiente normativa internacional.

De lo anterior se deduce que las denuncias sobre los hechos que le atribuyen: dos querellas, una de un disidente marroquí y otra de la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadeh) por delitos de genocidio o lesa humanidad y torturas, parece que no son importantes y basta con que de un domicilio y un teléfono en España para poder ser localizado, según pidió el fiscal de la Audiencia Nacional Pedro Martínez Torrijos, para dejarle en libertad, que parece ser que consiste en coger un avión y largarse a Argelia, que creo que no están en España, lo digo por lo de la dirección y el teléfono.

Si cualquier ciudadano español es denunciado por ejemplo por violencia de género, va a dormir en una comisaría de 24 a 72 horas, no tiene presunción de inocencia y se le aplican muchas medidas coercitivas.

La última hora es que al final ese avión va a recoger a este ciudadano a Pamplona y se lo lleva a Argel, no sea que a alguien le de por aplicarle la ley antiterrorista y la de abusos sexuales y lo enchironen. Creo recordar que este Gobierno era muy amante de la justicia… y ahí lo dejo.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Ya que hablan de historia , sean rigurosos.
    Agoncillo en la guerra civil fue maestranza aérea pero no base italiana del ctv y los aviones italianos de la aviación legionaria, que bombardearon Guernica salieron de Almazan, Soria, así como los alemanes de Lacua, Vitoria.
    El CTV era una unidad terrestre, no aérea. Su versión desmerece al resto del articulo.

Comments are closed.