A pesar de que la mayoría de los médicos no se salen ni un milímetro del relato oficial que les marcan, todavía hay médicos valientes en España que deciden dar un paso al frente y denunciar las aberraciones y barbaridades que están viendo en sus trabajos, a pesar de las consecuencias que esa decisión pueda representarles para sus trabajos.

Ese es el caso de la doctora Marcela Rodríguez, quien ejercía su profesión en la Residencia Seniors de Manacor hasta que fue despedida por sus críticas a las vacunas del virus y al relato oficial defendido desde su empresa y por una gran parte de la profesión médica.

El pasado día 10 de junio, la doctora Rodríguez era entrevistada por Rafa Navarro en su canal de Twitch ‘Cop225’ y hacía gala, de nuevo, de esa valentía que le ha llevado a encontrarse en la situación en la que se encuentra ahora mismo, sin trabajo.

Lejos de amilanarse, Marcela Rodríguez, exponía uno por uno los motivos por los que había decidido dar un paso al frente. Contaba, además, el temor que sintió “le ordenaron que no prescribiera la vacuna por la posibilidad de perder el empleo y el sustento de” su familia. Explicando, también, su situación personal contaba que “a fecha de hoy el colegio de médicos de Baleares no se ha pronunciado sobre mi despido”.

Parece mentira como está quedando esa gran parte de la profesión médica, no se solidarizan ni siquiera con sus compañeros represaliados. Cuánto les va a costar recuperar la credibilidad perdida…

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Un 10 para esta valiente médico que antepone su conciencia y respeto a la vida ajena a salvaguardar su puesto de trabajo. Esta mujer confía en DIOS y es lo primero que expone y lo refleja en su NO participación en este experimento genocida. O la mayoría del personal sanitario es ateo o aconfesional o ultra egocéntrico, asocial y sin empatía por los demás, pues no se entiende este comportamiento de esta generación en un país con gran tradición y fe cristiana y solidario. Llegado al punto de no creer en DIOS pero totalmente ajeno al prójimo, se ha transformado en algo anodino moralmente, se ha transformado en hueco, vacio, humo, resumiendo en nada. Espero estar equivocado. Es muy triste y desolador todo lo que estamos viviendo.

  2. Está bastante claro que esa doctora quiere mucho a Dios teniendo en cuenta que le encantaría mandarle muchos de sus pacientes. Jesús dame fuerzas lo que hay que oír.

Comments are closed.