modelo

No sé de donde han salido los políticos actuales. En la mayoría de los casos carecen de cualidades técnicas para el desarrollo del empeño en el que están y en otros muchos, carecen de la más mínima sensibilidad y recorrido social para entender por dónde le vienen las cosas. Bien es cierto, que tampoco les preocupa nada, ellos viven dentro de una burbuja.

[Adif y Adif AV anuncian la creación de cerca de 6.200 plazas de empleo público hasta 2025]

Desde que existen los urbanistas y existen desde hace ya mucho tiempo, cada vez que diseñan una gran construcción: Palacios, museos e incluso, edificios de viviendas, sus proyectos, siempre han ido acompañados de una importante zona abierta con mucha vegetación. Solo cuando la economía no lo permitía, renunciaban a esos espacios de zona verde. Dentro de esta afirmación, un paréntesis, Le Corbusier y su maldita influencia.

Desde hace ya bastante años, durante el boom de la construcción, las administraciones públicas hicieron su agosto, obligando al constructor a dejar importantes espacios para zona verde. Ha día de hoy, desconozco si ha cambiado esa norma, pero una cosa es segura, que la definición de zona verde, al menos en su literalidad, ha cambiado “el color”. Desconozco cual es hoy el porcentaje de metros, que la reseñada norma obliga. Al igual que desconozco, cual es la definición de “zona verde” dentro de la citada norma. Lo que, si tengo muy claro y por lo que voy viendo en las nuevas reurbanizaciones de espacios públicos, es que, en esos espacios reseñados, el verde aparece cada vez más escaso, si no desaparecido.

Los nuevos espacios reurbanizados, son planicies de piedra, muy soleadas y sin sombra, y muy a pesar de que los “voceros” de turno, muy allegados al poder, nos sigan vendiendo los viejos parámetros urbanísticos; la vegetación y la sombra. siempre mejor reconocidos y agradecidos por los habitantes, especialmente, aquí en el Sur de España, donde, se hacen necesario para combatir las calores.

He visto recientemente un largo artículo en un periódico de Sevilla, titulado “Guerra al coche: Espadas estrechará las avenidas de Sevilla para ampliar aceras y Carriles Bici” una vez más, una vez leído, el desarrollo del escrito, está muy lejano a lo que se nos dice en el titular.  En el mismo, se hace referencia a un plan de movilidad urbana sostenible, aunque no especifica la fecha del mismo. Está cargado del clásico vocabulario, muy empleado por los técnicos de estas especialidades, lo de “armonizar la movilidad con el medio ambiente, calmado del tráfico, espacios más amables y reducción de ruidos y emisiones de gases” expresiones que no faltan en cualquier expediente, o informe sobre movilidad. Pero, da la impresión, que quien lo ha escrito, solo se ha leído, el preámbulo del mismo.

modelo

Todo esto sucede, a pesar que los representantes de Podemos en el ayuntamiento de Sevilla y seguro que en otros ayuntamientos, parece que pasean poco, creen estar mediatizando al alcalde, se les llena la boca, expresando que las grandes avenidas deben de ser, corredores verdes y peatonales para así reducir, el protagonismo del coche para ganar espacios peatonales y zonas verdes y de sombra en grandes avenidas, eso sí, apoyado todo esto en “un proceso de participación ciudadana”.

Lo cierto y verdad, es que cuando uno pasea por la Sevilla de siempre, no deja de observar que cada vez que se reurbaniza cualquier espacio abierto y donde abundaba el verde -Ahora lo están haciendo en la avenida de la Cruz Roja, en la que se van a perder infinidad de árboles- se vuelve, un espacio donde la piedra y el sol se han adueñado del mismo. Así fue con la Plaza Nueva, donde reina San Fernando, así ha sido en la Av. de la Constitución que preside la catedral, sin lugar a dudas la avenida más peligrosa de Sevilla para el paseo de peatones y así ha sido en la última reurbanización de la Plaza de la Magdalena; Sol y piedra. De hecho, en muchas horas del día, especialmente cuando el sol está arriba, estos espacios, aparecen desiertos de peatones.

modelo

Curiosamente, en mi pueblo de Tomares, se ha dado el mismo fenómeno, cada vez que se hace alguna nueva reurbanización de algún espacio público y abierto, el sol y la piedra de tonos graníticos, se convierten en principales protagonistas, Al parecer este nuevo estilo, nada tiene que ver con el color político del que gobierna.

Aquí en Sevilla, cuando aprieta el sol, y lo hace bastantes meses al año, hace falta mucha sombra. El señor Espadas en términos de movilidad, para seguir acercándonos a Alicia en el país de las maravillas, versión Sevilla, dice haber declarado la “guerra al coche” pero en realidad y muy sutilmente, a quien le está haciendo la guerra y eliminando progresivamente de nuestras calles, es al peatón.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorLos procesos energéticos
Artículo siguiente¡Qué razón tienes Isabel!
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.