Estamos asistiendo, impasibles, a la destrucción de España, del régimen constitucional y de la monarquía que se dejó emanar de ese régimen.

Un tirano totalitario como Sánchez, ha pactado con los enemigos de España para destruirla y erigirse en dictador de una república federal que dará lugar a una España balcanizada y todo ello a cambio de permanecer dos años más en el poder y en la Moncloa.

Excepto honrosas excepciones, los partidos de la oposición colaboran con su inacción y su silencio a que esto suceda y,  todo ello,  a causa del temor y el complejo de que la izquierda le llame “fascistas”. 

Asistimos abochornados, como este sátrapa de Sánchez, dilapida la fama, el honor y la vergüenza de España y de los españoles, ridiculizando a Felipe VI, de quién se está vengando por su actuación ante el golpe de estado organizado por Puigdemont y el cíclope de Esquerra Republicana de Cataluña. 

En este golpe de estado dirigido desde la Moncloa, el poder ejecutivo se está enfrentando al poder judicial, convirtiéndose en la última instancia judicial, anulando de facto las sentencias del Tribunal Supremo y no cumpliendo las del Constitucional. El poder ejecutivo ha precintado las Cortes Españolas, donde ya no se legisla y el presidente del gobierno se niega a comparecer ante los representantes de la soberanía nacional, para dar explicaciones sobre sus inexplicables actos.

Sánchez se mofa del rey de la Justicia, derogando de facto y de iure, la sentencia del Tribunal Supremo que condenaba por sedición a los golpistas, la cual está encabezada con la frase “En nombre del Rey” , porque que en su nombre se  imparte justicia. 

Conceder un indulto ilegal, en contra del informe del Tribunal Supremo, que es el tribunal sentenciador de los golpistas, cuando  los condenados no  han aceptado su responsabilidad o han exteriorizado su rechazo por el delito cometido, ni han reconocido el carácter delictivo de los hechos, ni ha mostrado arrepentimiento alguno, es un delito de prevaricación y de traición, ya que ese indulto afecta ese al honor, a la permanencia y a la  continuidad de la patria.

Se está concediendo un indulto ilegal, por ser colectivo, disfrazándolo de individual, que además, los condenados no lo han pedido. Más bien, al contrario, la conducta de los condenados a penas de prisión,  se caracteriza por proclamar a los cuatro vientos que volverían a repetirlo., con una falta de arrepentimiento, sin precedentes. 

Desde su condena, su actitud se ha caracterizado por su rechazo a la legalidad constitucional y por la reiterada y contumaz deslegitimación de la actuación jurisdiccional,  alegando su condición de presos políticos, denunciando que son objeto de persecución por sus ideas políticas y cuestionando la imparcialidad del poder judicial.

Para los fiscales, “la concesión del indulto representaría una lesión intensa a los valores afectados de convivencia democrática y orden constitucional, perjudicando a todos los españoles, y sobre manera a los que, siendo, al mismo tiempo, catalanes, han creído y creen en la vigencia ordenada del modelo político democrático instaurado en 1978 y en la necesidad de observar los cauces constitucionales para su modificación”.

Ante esto, es necesaria la Supresión de la figura del indulto, mediante su inaplicación, y posterior supresión tras la correspondiente reforma Constitucional, al ser una medida contraria a la igualdad de todos los españoles ya que no se garantiza una Justicia igual para todos.

Es evidente, que en los pactos previos a la investidura de Sánchez, la concesión de los indultos estaba pactada con los enemigos de España, es decir con los separatistas de izquierda de Esquerra Republicana de Cataluña: primero por la puerta de atrás del artículo 100.2 del reglamento penitenciario y ahora formalmente a través del instituto de indulto.

El Tribunal Supremo, con Manuel Marchena como ponente, nos ha dado las razones, en su informe, de porqué no se debe de conceder el indulto a los golpistas Oriol Junqueras, ex vicepresidente de la Generalitat; los ex consejeros Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Turull y Josep Rull; el ex presidente de ANC Jordi Sànchez, el líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, a la ex presidenta del Parlament Carme Forcadell y la ex consejera Dolors Bassa:

Primero: No se han arrepentido de sus delitos y no se ha vulnerado el principio de proporcionalidad de las penas a la que le ha condenado el Tribunal Supremo. El art. 11 de la Ley de 18 de junio de 1870 estableciendo reglas para el ejercicio de la gracia de indulto. Dice el Art. 11.

“… El indulto total se otorgará a los penados tan sólo en el caso de existir a su favor razones de justicia, equidad o utilidad pública, a juicio del Tribunal sentenciador y del Consejo de Estado….”

En su  informe, el Supremo recalca que “no han contribuido a justificar las razones» exigibles para conceder el indulto”. 

Segundo.- Si no hay arrepentimiento, es evidente que van a volver a delinquir por el mismo delito.

 Así lo vuelve a subrayar el informe del Tribunal Supremo: “ aunque no fuera exigible el arrepentimiento, existen indicios sólidos de que quieren volver a repetir el delito…. el mensaje transmitido por los condenados en el ejercicio del derecho a la última palabra y en sus posteriores declaraciones públicas es bien expresivo de su voluntad de reincidir en el ataque a los pilares de la convivencia democrática, asumiendo incluso que la lucha por sus ideales políticos -de incuestionable legitimidad constitucional- autorizaría la movilización ciudadana para proclamar la inobservancia de las leyes, la sustitución de la jefatura del Estado y el unilateral desplazamiento de la fuente de soberanía”.

Las manifestaciones de los condenados según el Tribunal Supremo, son  “la mejor expresión de las razones por las que el indulto se presenta como una solución inaceptable para la anticipada extinción de la responsabilidad penal», lo que para ellos supone «una actitud antidemocrática».

Tercero. El Gobierno no es una tercera instancia para alterar y dejar sin valor alguno, la sentencia dictada por el Tribunal Supremo condenando a los golpiustas del 1-O.

Cuarto.- Los golpistas condenados han sido autores de una movilización encaminada a subvertir unilateralmente el orden constitucional.

El Tribunal Supremo  considera que los golpistas han intentado  voltear el funcionamiento ordinario de las instituciones y, en fin, a imponer la propia conciencia frente a las convicciones del resto de sus conciudadanos.

Cuarto.- El delito de sedición es algo más que un delito contra el orden público. Un hecho probado de la sentencia declara que no es identificable con el simple desbordamiento de los límites del orden público. Antes al contrario, lo que describe el juicio, es un ataque a la paz pública y a la observancia de las leyes y resoluciones como fundamento de la convivencia en el marco constitucional.

Quinto.- La actitud de la Institución Penitenciaria de Cataluña, dependiente de la Generalitat, ha sido deleznable, concediendo permisos que se han retirado por el Tribunal Supremo, mostrándose un visible distanciamiento de los requerimientos legales y que ha tenido que ser corregido una y otra vez y que ha entorpecido de forma notable el cumplimiento de los fines de la pena, alimentando la ficción de un sujeto colectivo, que sería titular del derecho a la progresión en grado y, ahora, del derecho al indulto.

Sexto.- Los condenados no comparten ni se identifican con los valores sociales constitucionales que imperan en la sociedad española. Implantar por la fuerza de un golpe de estado, sus ideas excluyentes a una parte de la sociedad catalana y al resto de  es destruir la base  de la convivencia unilateralmente, apoyada en la engañosa movilización de una ciudadanía a la que irresponsablemente se empuja a construir un nuevo Estado que sólo existe en los deseos de los golpistas.

Séptimo.-  No se cumplen los supuestos de la Ley de 18 de junio de 1870 estableciendo reglas para el ejercicio de la gracia de indulto.

Los golpistas pretenden que, tras la concesión del indulto, puedan seguir presentándose a las elecciones y ocupar cargos públicos. El Art. 6.º de esa arcaica Ley dice:

“… El indulto de la pena principal llevará consigo el de las accesorias que con ella se hubiesen impuesto al penado, a excepción de las de inhabilitación para cargos públicos y derechos políticos y sujeción a la vigilancia de la Autoridad, las cuales no se tendrán por comprendidas si de ellas no se hubiese hecho mención especial en la concesión.

Tampoco se comprenderá nunca en ésta la indemnización civil…”

Como antes hemos referido, el Art. 11 de la Ley de 18 de junio de 1870 estableciendo reglas para el ejercicio de la gracia de indulto, nos hace saber que son necesarias razones de justicia, equidad y utilidad pública para conceder el indulto, cuestión que, evidentemente, no se dan en el caso de los golpistas del 1-O, pro según este precepto, es necesario que el tribunal sentenciador y el Consejo de Estado así lo consideren, cuestión que no ha sucedido.
El Art. 15 de la misma Ley nos hace saber que para conceder el induto es necesario que  se den las condiciones tácitas de todo indulto: Que no cause perjuicio a tercera persona o no lastime sus derechos y en este caso, se causa un perjuicio irreparable, a la Nación, a la Corona y al Orden Constitucional, así como a los españoles que les afectó directamente y al honor y dignidad del resto de los españoles.
Se ignora quién ha pedido el indulto para los condenados golpistas, el Art. 19 de la Ley del Indulto dispone que pueden solicitar el indulto los penados, sus parientes o cualquiera otra persona en su nombre, sin necesidad de poder escrito que acredite su representación.

El art. 30 de la Ley de 18 de junio de 1870, establece que la concesión de los indultos, cualquiera que sea su clase, se hará en decreto motivado y acordado en Consejo de Ministros, que se insertará en la Gaceta, ignorando todos los españoles y el Parlamente de la Nación cuales son los motivos que le llevan al Felón a conceder el indulto, aunque esos motivos son evidentes, indultar a sí mismo y mantenerse en el poder con los votos de los indultados, sin los cuales ha de convocar elecciones anticipadas, que a todas luces, iba a perder. Pero aquí no acaba la traición de Sánchez a España, después del indulto viene el referéndum y la independencia de Cataluña y con ella, la destrucción de España. 

¿Va a firmar el rey los indultos, o va a esperar a ser asesorado y hacer consultas doctas antes de la firma, con lo que puede retrasar los indultos sine die?

La constitución no dice nada al respecto, ni que la firma haya de ser inmediata a su presentación por parte del gobierno, para la rúbrica. Esperamos del monarca, al menos un gesto que nos ayude a los españoles a saber que nuestro rey está tan en contra de los indultos como nosotros.

No sé qué va a suceder, no soy un vidente, pero lo que si es seguro, que la solución, buena o mala, está muy cerca.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. Es evidente que Sánchez pacto con los separatistas,a cambio de sus votos,pero fíjense que extraños mecanismos judiciales tenemos en España,que este Presidente usurpador tiene más poder que el Rey y que los jueces,puede que a través de la secta de la masonería,lo que demuestra que España no es independiente en muchos sentidos,y que vivimos una dictadura socialista.
    Ya es sabido,que el día que liberen a los delincuentes secesionistas,coincidira con el fin del uso de las mascarillas y de las distancias sociales,etc.Fijense que cínicos demagógicos y realmente malvados son este gobierno y sus secuaces.Todo forma parte de un guión,de una obra histriónica y teatral verdaderamente siniestra.

  2. No entiendo como a estas alturas un medio como este puede tener fe en el rey. ¿De verdad os pesáis que no forma parte de todo este circo mundial? Y no me refiero solo a la plandemia, sino a todos los engaños que hay sobre el mundo. Falta mucha historia y lectura por lo que veo… os creía un medio más despierto y con más conocimiento. Igualmente, espero que no se interprete como un ataque o similar, porque no lo es, y es lo que tiene un comentario, que carece de expresión y emoción y puede ser malinterpretado.

  3. Rafael Perales.
    Perdona que haga un inciso en tu acertado comentario, sobre la Masonería y el Rey.
    La Gran Logia Masónica de España concedió a S.M., el título de Caballero de la Orden Masónica del Fundador de Francmasones Antiguos, Libres y aceptados de la Única y Reconocida Gran Logia de España. Este concesión coincidía con el 40 Aniversario de la legalización de la Masonería en España.
    Por lo tanto, algo más hay en todo ésto.

  4. Gran articulo pero no dejan de ser palabras, acertadas, muy buenas pero palabras porque ahora lo que hay que ver es que va a hacer el preparao y como va a responder primero la justicia, y si esta no responde o el tirano sanchez no acata, cómo responderán las FAS.
    Si ya lo se, todos mirando hacia el lado equivocado de la historia, y hablando de historia, a mi que esta sea la que acabe juzgando a todos estos miserables me importa un bledo, a mi lo que me interesa es como y cuando va a ser detenido este sujeto que gobierna España y como y cuando va a ser ejecutado.
    Porque este individuo y todo su gobierno, y los que no son el gobierno tambien, deben o deberian ser ejecutados.

  5. Y este tipo tiene por figura al Lenin español FRANCISCO LARGO CABALLERO, el que amenazó que si los rojos no ganaban las elecciones habría guerra civil revolucionaria en España (y lo cumplió aun con golpe fraudulento electoral y todo), el de las checas de Fomento, Bellas Artes, etc., con todo tipo de torturas importadas de la Lubianka de Moscú, como meter en agua helada al preso, no dejarle dormir ni media hora con ruidos, golpes, despertándole, luces intermitentes, etc., simular su fusilamiento para aterrorizarle para diversión de los milicianos del PSOE, aplicarles descargas eléctricas, el de los paseos a las afueras de Madrid, Barcelona, Valencia, etc., el de los ametrallamientos de presos católicos y patriotas españoles en la cárcel Modelo, el de los presos comunes a la calle, el de las sacas de Paracuellos a los que tenían la costumbre tan odiada por los rojos de rezar e ir a misa y que no pisaron un crucifijo o escupieron una estampita del Señor o la Santísima Virgen María para “salvarse” (no se conoce una apostasía), el que echó vivos a los leones del zoo de Madrid a sacerdotes y monjas, el jefe de los milicianos que violaban monjas y las descuartizaban para echárselas de comer a los cerdos, el jefe de los profanadores de tumbas con exposición de cadáveres a las puertas de las iglesias y catedrales incineradas por sus milicianos, el de las milicianas feministas propagadoras de la sífilis como su colega Nelken, el del aborto el día 25 de diciembre a través de su poderosa y gordinflona ministra anarquista, otra feminista con gafas culo vaso, la Montseny, la de la juerga miliciana revolucionaria cortada con exterminio de trotskistas y anarquistas cortesía de la NKVD, el del robo del oro, más de 700 toneladas con nocturnidad y pistola en mano, la plata, las joyas y todo tipo de objetos de valor de cada casa, Banco de España y de hasta los cuadros del Museo del Prado, que engañaron diciendo que los robaban para protegerlos en la URSS, tan querida por Rafael Alberti, aunque no los lograron llevar de Suiza allí, el del saqueo de toda casa que cayó en su zona bolchevique so pretexto de requisar e incautarse de todo objeto de valor, algunos de los cuales no pudieron llevarse al más lujoso exilio de la historia dejandolo en el dinamitado castillo de Figueras, el del holodomor de 1937 y 1938 en media España, el de los koljoses aragoneses y manchegos del hambre extrema, el que fusiló a José Antonio Primo de Rivera aunque Franco no fusiló a su hijo en Segovia, el que colaboró con el padre de aquel en la DICTADURA de Miguel Primo de Rivera como consejero cuando la dictadura no era algo malo para el propio Largo Caballero, el amigo de Stalin que éste depuso por Negrín en su purga española, el golpista de octubre de 1934 con armas soviéticas en Asturias, el que lloraba como una nena con setenta años cuando vinieron a buscarlo a Francia la gestapo y que Franco no quiso reclamar, el que discutió con el embajador de la URSS que le daba órdenes junto con su compañero de partido Julio Álvarez del Vayo, agente de Stalin en España y con un odio que prometió a todos los descendientes de ganadores durante cuarenta generaciones. Este es el tipo al que tanto admira el doctor fraudulento de la muerte por covid xi lin ping su amo social comunista que ya van más de 100000 asesinados.

Comments are closed.