paseo

Parece que a Pablo Echenique, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, no le ha sentado bien el paseo que ayer se marcó el Presimiente del Gobierno, Pedro Sánchez, haciendo de acompañante del anciano Joe Biden. Tan mal le ha sentado que ha publicado lo siguiente en su cuenta de Twitter:

[Pedro Sánchez, explicando de qué ha hablado con Biden, demuestra que vive en su Matrix particular]

«Siempre me ha hecho gracia cómo la (ultra)derecha mucho española y con la bandera muy grande se arrastra ante EEUU suplicándole casito y que nos perdone la vida. El comportamiento típico de los matones. Muy machitos con los más débiles. Asustadizos y pelotas con los más fuertes».

Y es que el que ha suplicado casito, como dice el comunista, ha sido Pedro Sánchez al Presidente de los Estados Unidos, haciendo el ridículo en un paseo de menos de treinta segundos en el que, según dice, le ha dado tiempo a hablar de todo.

Pero así es la izquierda rabiosa que nos desgobierna, siempre con el ventilador, siempre intentando hacer responsables a los demás y ahora, además, intentando hacernos ver que es la derecha la que reclama caso de Joe Biden. Alucinante.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Buenos días.
    Este elemento, que ya está tardando en largarse, cada vez que habla sube el pan. Ahora resulta que identifica a Sánchez con la ultra derecha, precisamente. Un tío que no es español, se puede permitir el lujo de hablar de nuestra bandera y de España, asociándola a la figura de un presidente elegido de aquella manera, que lo único que está haciendo es destruir la unidad de España, que los que respetamos y enarbolamos la bandera, porque es de todos, nos tildan de fascistas, que sólo se preocupa por él, su imagen y meternos la famosa Agenda, hasta en la sopa. Que le importa un bledo la soberanía española y la imagen de España, ese individuo, por desgracia, representa oficialmente a España, pero no se confundan, que a la gran mayoría de los españoles, NO. Este pobre revenido, no sabe ya cómo llamar la atención y es una pena porque, igual los estudios que le hemos pagado todos, le han podido servir para encontrar trabajo en España, con un sueldo de una empresa o entidad española y vivir dignamente en una casa de una ciudad española y con exenciones por reconocerle su minusvalía, pagando menos impuestos, al erario público español que pagamos el resto de los españoles.

Comments are closed.