bravucón

Hace ya mucho tiempo que todos conocemos que el cateto, embustero y traidor que habita en La Moncloa, tiene mucho más de bravucón que de otra cosa. Aunque, para su desgracia, no es esa su única tacha, porque también le adornan la ineptitud y la indolencia. Ignoro, si lo de bravucón le viene íntegramente de cosecha o si se ha reforzado en mayor o menor medida con la perniciosa y constante presencia de Iván Redondo (poco Pelo en lenguaje apache).

[QUÉ Va A Pasar Con La Ley De Eutanasia Y Los Recursos Ante El Constitucional]

Como es natural, el presidente guapo, como gusta que le llamen los aduladores, se cree sus propias mentiras y le “da la vuelta” a los fracasos que va teniendo que ya superan todas las estadísticas. Recuerden cómo dijo que había salvado 450.000 vidas del coronavirus; y cómo se jactaba hace un año de que “había vencido al virus”. Pero igual que todos los bravucones, las “bofetadas” que va recibiendo las traslada a otros y de esa manera queda en paz.

Este jactancioso personaje me recuerda a Ricardo (el nombre es supuesto), un paisano mío que, cuando niño, no gozaba de mucha presencia física, pero debido a su carácter presuntuoso recibía más de una vez alguna “colleja” de alguien que se sentía ofendido con sus tonterías. Cuando era “calentado” siempre encontraba en quien descargar su venganza y, entonces, buscaba a Miguel (nombre supuesto también), más pequeño y débil que él mismo, y le asestaba el correspondiente “soplamocos”.

bravucón

Pues nuestro bravucón hace algo parecido: El presidente de los Estados Unidos no lo ha recibido aún en la Casa Blanca y, entonces, él hace lo mismo con quien tiene menos responsabilidades, por ejemplo, el presidente de la Junta de Andalucía, y decide “darle carrete”. Pero Juan Manuel Moreno Bonilla (que tiene mucha más categoría humana que Sánchez) no pierde el tiempo.

Él sigue a lo suyo, a gobernar en favor de los andaluces, que bastantes años hemos estado sometidos por gentes como Chaves, Griñán, Magdalena Álvarez y compinches que en todos sitios “distrajeron” muchos miles de millones de pesetas. Y aún hay pendientes, más de cien piezas por ver en los tribunales de justicia.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. No se que será mejor para acabar con el traidor, la horca , la guillotina o tirarlo en el contenedor de la esquina, este traidor de los malos es el peor, ahora sacan decretos todos los sábados pero no es para beneficiarnos sino para follarnos porque este traidor es un maricón y un hijo de perra.

  2. Pero los políticos están muy contentos con los cotizantes a la SS porque gozan de unas pensiones muy altas por un par de años “trabajando” en política.

Comments are closed.