Fuente: Pixabay

El pasado día 2 de junio nos hacíamos eco de una iniciativa que habían tomado unos padres, en este caso una madre, con el objetivo de recoger firmas para eliminar la obligatoriedad de que los niños lleven mascarillas en los colegios.

Han sido muchas las personas que han mostrado su desconfianza con esta recogida de firmas, dado que no viene especificado quién organiza la iniciativa. Hemos de decir, en primer lugar, que nosotros tenemos contacto directo con la madre que ha organizado todo esto y ha preferido hacerlo así por motivos de seguridad, para protegerse tanto ella como su hijo pero también quiere dejar muy claro que no tiene ningún miedo y que esto es una forma de demostrar que todos podemos hacer algo ante esta situación por más pequeños e indefensos que nos podamos llegar a sentir.

Nosotros apoyamos cien por cien esta campaña porque nos parece justa, muy necesaria y muy importante porque debemos hacer todo lo posible por los niños. En cuanto a los comentarios que estamos leyendo sobre no firmarla por mantener el anonimato, la verdad, nos sorprenden. En un mundo en el que estamos controlados a diario a través de nuestros móviles y ordenadores. En un mundo en el que la inmensa mayoría de la gente paga con tarjetas de crédito e incluso muestra en sus redes sociales lo que hace cada minuto, hacer esto por una buena causa nos parece que es un “riesgo” menor.

Enlace directo a la campaña de recogida de firmas.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. A mí el anonimato me importa poco en este caso, lo que sí me importa es dar mi DNI, así por las buenas, en una web manejada por Google.

  2. El problema no es la iniciativa que es fantástica, sino con que herramienta la están llevando acabo. Es como pedir la legalización de las drogas usando un formulario para recoger firmas, con todos tus datos personales y tener que entregarlo en el cuartel de la guarida civil. Presuponer que todos estamos hiperconectados e mucho presuponer y desde luego si lo que quieren es ganar esta batalla, no lo conseguirán diciéndole a gugle lo que piensan y dándole sus datos personales. Usen menos gugle y feibuk y más el sentido común. Recojan firmas a pie de calle en la puerta de el colegio y entréguenselo a la directora o al concejal de educación o sanidad de su pueblo. Pero no pasa nada, nadie es perfecto.

  3. Lo que está claro es que el que tema ser considerado “disidencia” por esto, que sepa que por el mero hecho de no prestarse a la inoculación, automáticamente pasa a una “lista negra”. Así que nos tienen fichados por todas partes, se den ciertos datos o no. Las cookies, el historial de navegación… todo está asociado a un número de teléfono. El que crea hoy día que tiene la más mínima privacidad es un iluso.

Comments are closed.