Mucha gente cayó en la trampa de este gran caradura llamo Miguel Ángel Revilla hace años cuando comenzó a montar el teatrillo del taxi y de las anchoas cada vez que tenía que verse con el Presidente del Gobierno. Pero estaba claro, desde un principio, que lo que el tipo estaba buscando es que se hablara de él para ganar notoriedad.

Al final lo consiguió y las televisiones comenzaron a meternos a este jeta hasta en la sopa. Su discurso habitual es el de ir de llano por la vida, pero lo que demuestra en su vida política es que no es más que un ansias por estar en el poder y un inútil ejerciéndolo destrozando Cantabria.

Y por si fuera poco el destrozo causado desde siempre, con el asunto del virus ya lo ha rematado y se ha cargado negocios y vidas con la excusa de las medidas sanitarias. Recientemente ha sido pillado saltándose las normas que él mismo ha impuesto y ahora se ha colocado de víctima, pero siempre con su habitual caradura de hormigón armado.

Dice que le “están haciendo la vida imposible” y que está sufriendo una “presión tremenda” ya que, según cuenta, le boicotean los actos y le lanzan “improperios y amenazas”. Claro que, por supuesto, a pesar de lo mucho que dice estar sufriendo, ha dicho que no va a dimitir. Pero por si esto fuera poco, también utiliza a su familia para hacerse más la víctima diciendo que un día que su hija fue a tirar la basura le grabaron y le “dijeron todo tipo de cosas impresentables”. No te lo crees ni tú, Revilla.

Pero rizando más el rizo de su desfachatez, vean lo que dice ahora del asunto del puro: “Es posible que haya alguna foto con el puro en la mano, pero nunca en la boca. Yo dije en un momento que no era mío, si era mío y allí se quedó”. Pero qué impresentable es este individuo…

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Deseando que se haga VERDADERA JUSTICIA para que esta gente tenga la cárcel que merece.

Comments are closed.