provocativo

Zoquetes y mamarrachos como estos los tenemos en cualquier rincón de nuestra geografía. Desde el norte al sur y desde el este al oeste. Los hay a puños, como si fuesen racimos de uvas, estos, habitan como las águilas, prestos a clavarnos los dientes y las garras en cualquier momento. No voy a enumerar a estos provocativos pesebristas salvaguardas de nuestra España porque sería interminable y no habría epítetos para engrosar este comentario, y con los vientos de los tabardillos de turno, por decir algo benévolo, primero hocican el diente para después darnos el mordisco. Los tocados, esos   cesionistas y prestamistas debieran haber ido antes de empezar todo este embrollo de referéndum e ilegal a un Psiquiatra, antes llamados “loqueros” para examinarse de su invalidez mental y esquizofrenia colectiva.

[Conoce las ofertas de empleo, programas de prácticas y becas de Grupo Caja Rural]

Antes se hablaba de los globos sonda, ahora son provocativos, incluso para engañabobos. Aunque estos, no necesitan alforjas para este viaje. No hace falta saber de leyes para comprender estos insultantes, aunque hay quien dice que estas hipotéticas indulgencias para estos carcelarios e insumisos políticos seria un fraude de ley. Yo me pregunto ¿de qué ley se está hablando? Todo es provocativo, incluso para engañabobos de estas amnistías que, como digo la ley que les metió en la cárcel, tendrán algo que decir y atar de una manera segura e inequívoca. Esperemos que esa ley se quite la venda de los ojos.

Llevo mucho tiempo observando y, después comunicándolo que, en estos mismos momentos, estamos metidos en la misma espiral de años anteriores. Seguimos sin que estos cabecillas tengan arremetimiento, siguen los pasos de los etarras, eso sí, sin muertos, para las bandadas de los sicarios, siguen siendo las mismas. En mis muchas ocasiones a la ciudad condal he visto como estos, se reservan el derecho que antes aludía, el derecho, por decirlo con bonhomía, silencio por el que dirán. En cierta ocasión, leí un libro de Joan Planas, titulado: España desde el bar. En uno de sus apartados a parroquianos de estos establecimientos a la pregunta: ¿eres español? La contestación fue esta: me siento español por accidente, lo mismo si soy rubio, este mismo dijo: no quiero más fronteras en Europa.

No sé qué pasará, pero estoy seguro que todo esto es el anticipo de lo que se podría vaticinar viendo que, los otros catalanes. Los tranquilos con sus huidas hacía atrás y el coma en el que están metidos, les dejarán en las calles de nadie, del infortunio y desgracia. La palabra España y los sentimientos hacía ella se han ido. Por muchas reflexiones que me hago constantemente sobre este asunto, nunca me he aclarado, siempre han sido tenebrosos, oscuros. Viendo que, estos otros catalanes, esos que dicen y se proclaman catalanes- españoles: ¿Dónde están? Sus cegueras no van más allá de sus vendajes, los miedos los acompañan con sus silencios más afásicos.

Para que la maldad florezca, solo hace falta que la gente buena no haga nada. El problema que yo vislumbro en todos estos catalanes-antiespañoles que, insultando y afrentando al resto de España, son más catalanes. Hace cierto tiempo que, el mírame y no me toques de Junqueras, dijo: “En concreto, los catalanes tienen más proximidad genética con los franceses que con los españoles; más con los italianos que con los portugueses y un poco con los suizos”. Pues mire, en esto lleva razón, no quisiera yo parecerme a su persona y, por lo que veo me congratulo una enormidad que, mi genética no sea la suya.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Yo no sé cómo queda gente en el mundo que conduce en este desgraciado, este hijo de perra que ha destruido España y arruinado a los españoles en favor del Nuevo Orden Mundial camuflado ahora como nueva normalidad, un embustero lleno de maldad al que yo le deseo lo peor,quiero que sufra y mucho por todo el mal que nos está haciendo.

  2. Yo no sé cómo queda gente en el mundo que confíe en este desgraciado, este hijo de perra que ha destruido España y arruinado a los españoles en favor del Nuevo Orden Mundial camuflado ahora como nueva normalidad, un embustero lleno de maldad al que yo le deseo lo peor,quiero que sufra y mucho por todo el mal que nos está haciendo.

  3. Dice usted: “Para que la maldad florezca, sólo hace falta que la gente buena no haga nada”…
    Y eso es lo que está pasando en esta hora difícil de España, por desgracia para todos.
    Claro que tener un gobieno traidor llevando el timón de la Patria, tampoco ayuda mucho.
    Mis felicitaciones por el artículo, y a EL DIESTRO por publicarlo.

Comments are closed.