Hoy, Pedro Sánchez ha recibido al presidente de Argentina, el también globalista Alberto Fernández, y para completar el trío de indeseables ya solo faltaba que hubiera venido a visitarle a España el primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau o el nuevo ¿presidente? estadounidense, Joe Biden.

Si hay dos presidentes que han sometido al pueblo al que se deben con la excusa de la pandemia, han sido precisamente Sánchez y Fernández. Estos dos indeseables han practicado sendas dictaduras tanto en Argentina como en España con la excusa del virus.

Estos dos serviles, estas dos marionetas de Soros se han reunido, suponemos que por obra y gracia del jefe, e imaginamos que habrán tenido una reunión por videoconferencia para recibir órdenes de los temas a tratar. Todos sabemos lo que son estos dos y también sabemos que, por mucho que quieran, no lo pueden ocultar.

Y a las puertas de la Moncloa se han visto con la prensa y han dicho unas palabras, las habituales palabras huecas con las que se despachan sujetos como ellos. Pero esta vez a Sánchez casi se le escapa la verdad de todo a partir del minuto 1:50, atentos a lo que casi suelta el campeón.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

14 Comentarios

  1. El mundo está lleno de mierda y en Argentina tienen un montón de mierda y en España tenemos otro, los mierdas se llaman Alberto Fernández y Pedro Sánchez dos mierdas que lamen el culo de otro mierda al que sirven un viejo cascarrabias al que conocemos por George Soros, a las ratas hay que exterminarlas.

  2. Pedo Sánchez, eres un dictador y vas a acabar dentro de un contenedor al igual que ese cerdo que está jodiendo a los argentinos porque manda ese viejo de 90 años al que le laméis el culo, como me gustaría veros a los dos colgados de un árbol o con el cuello en una guillotina.

  3. Como cuando maria dolores de cospedoal del PProgre se le escapó “vamos a saquear a España”, no, vamos a sacar.

    Pues igual, clarinete ¿no?, por si alguien tenía alguna duda aún, pues un ¡balido!.

  4. Un psicopata jamas sabra lo que es el cariño, a parte de una coletilla que suena muy bien a oidos lerdos

    • Ni la empatía etc., eso sí, la pronunciarán mucho si hace falta, para mentir y engañar lo que no son ni quieren.

  5. El fin primordial que busca el obrero es procurarse algo para sí y poseer con propio derecho una cosa como suya. Si, por consiguiente, presta sus fuerzas o su habilidad a otro, lo hará por esta razón: para conseguir lo necesario para la comida y el vestido; y por ello, merced al trabajo aportado, adquiere un verdadero y perfecto derecho no sólo a exigir el salario, sino también para emplearlo a su gusto. Luego si, reduciendo sus gastos, ahorra algo e invierte el fruto de sus ahorros en una finca, con lo que puede asegurarse más su manutención, esta finca realmente no es otra cosa que el mismo salario revestido de otra apariencia, y de ahí que la finca adquirida por el obrero de esta forma debe ser tan de su dominio como el salario ganado con su trabajo. Ahora bien: es en esto precisamente en lo que consiste, como fácilmente se colige, la propiedad de las cosas, tanto muebles como inmuebles. Luego los socialistas empeoran la situación de los obreros todos, en cuanto tratan de transferir los bienes de los particulares a la comunidad, puesto que, privándolos de la libertad de colocar sus beneficios, con ello mismo los despojan de la esperanza y de la facultad de aumentar los bienes familiares y de procurarse utilidades.

    No son palabras mías, están sacadas y publicadas en el siglo XIX

Comments are closed.