secretarios e interventores

En su día hice el curso de posgrado de administración local de la Universidad de Zaragoza-Gobierno de Aragón, destinado a formar a futuros secretarios-interventores de la administración local.

[Espectacular: El Historial Sentimental De Boris Johnson Da Para Un Serial]

Uno de los profesores, alto preboste del gobierno regional, nos decía que los funcionarios tenían que ser humildes. Humildes y sumisos, y que era preferible no llevar la contraria a los políticos, que son los que realmente mandan en las administraciones locales (y en todas partes). Que en su etapa como secretario solamente en dos ocasiones había formulado la llamada “advertencia de ilegalidad”, que es cuando el secretario, que es el asesor jurídico de la corporación, se cura en salud y advierte a sus superiores que lo que quieren hacer es una ilegalidad manifiesta… Y que en ambos casos lo había pasado muy mal, dando a entender que las corporaciones respectivas –un ayuntamiento y una diputación provincial, parece ser-, le habían puteado hasta la saciedad, como venganza por su actuación.

Pero de un funcionario se espera -y exige- que cumpla con la legalidad, que actúe con imparcialidad, objetiva y subjetiva, al servicio de la ley y el orden constitucionalmente establecido. Que busque el interés general, y no el beneficio de determinadas personas o entidades. En resumen, que sea un verdadero funcionario público, no un comisario político al uso, o un enchufado de un determinado partido político.

¿Y qué ha pasado en la práctica? Pues que la mayoría de los miembros de esos cuerpos de funcionarios, secretarios, interventores, etc., han buscado más su propio beneficio que el interés general, y cuando han visto ilegalidades, han mirado para otro lado, en lugar de cumplir con sus deberes y responsabilidades.

El propio sistema retributivo ha propiciado y favorecido esta compra de voluntades, en muchos casos a bajo precio, que todo hay que decirlo. La posibilidad de fijar complementos retributivos específicos por las corporaciones locales –en lugar de unas escalas retributivas genéricas, en función de la categoría y la población a la que presta servicios la corporación, por ejemplo-, ha supuesto que al funcionario sumiso se le han mejorado y aumentado sus ingresos, mientras que al díscolo, legalista e “interruptor” de las cacicadas políticas, se le ha pagado lo mínimo de lo mínimo: las retribuciones básicas y punto.

Por no hablar de las exigencias laborales, el control de los horarios, desplazamientos y gastos, la concesión –o no- de permisos graciables, el pago –o no- de cursos de perfeccionamiento o reciclaje profesional, y la espada de Damocles de los expedientes disciplinarios, por cualquier nimiedad.

Doy gracias a Dios por no haber querido ocupar ninguna de las dos secretarias que en su día me fueron ofrecidas. Estoy seguro de que pronto me hubiera enfrentado a las arbitrariedades y ocurrencias de los políticos correspondientes, en defensa de la legalidad. Con ningún apoyo por parte del Gobierno de Aragón, que es quien efectúa los nombramientos, como les sucede al noventa y nueve por ciento de estos profesionales interinos.

Cuestión distinta es la situación de los funcionarios de carrera, con su plaza fija y una cierta estabilidad laboral y profesional. Estos sino actúan con objetividad e imparcialidad, es porque no quieren.

Nadie dijo que ser funcionario fuera fácil. Como establece la Constitución en su art. 103, 1: “La Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho”.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorVuelve el Ábalos más machista, con las risas y el aplauso de las socialistas
Artículo siguiente¿Quién tiene tu sonrisa?
Ramiro Grau Morancho
Ramiro GRAU MORANCHO es Graduado Social (Premio Extraordinario), Licenciado en Ciencias del Trabajo y Abogado. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Derecho Penal y Administrativo, en varias Universidades, Públicas y Privadas. Ha publicado treinta libros sobre temas jurídicos y sociales, y miles de artículos en prensa, diarios jurídicos y revistas especializadas. Tiene un blog, titulado Navegando Contracorriente, y sus libros se venden en www.graueditores.com Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

3 Comentarios

  1. Desgraciadamente, y en la práctica, la mayoría de los secretarios e interventores se han bajado los pantalones, y se dedican a “ejecutar·, nunca mejor dicho, las ocurrencias de los políticos con mando en plaza, aunque sean totalmente ilegales y manifiestamente injustas.
    Así de claro.

  2. Para muestra, un botón:
    Diario digital jurícido CONFILEGAL, 30 de abril de 2021:
    “Condenada la secretaria del Ayuntamiento de Barreiros (Lugo) por favorecer a un constructor A CAMBIO DE 100.000 EUROS”.
    * Lo realmente preocupante es la penosa Sentencia impuesta, que parece más una regañina de patio de colegio, que otra cosa:
    – Se le impone una multa de 75.000 euros (con lo cual, aún le quedan 25.000 euros de beneficio), y
    – Cuatro meses y medio de inhabilitación (que parece más unas vacaciones prolongadas, que otra cosa).
    * Esos señores magistrados de la audiencia provincial de Lugo: ¿DE VERDAD CREEN QUE CON UNAS PENAS TAN LIVIANAS VAN A FRENAR LA CORRUPCIÓN DE LOS SECRETARIOS E INTERVENTORES DE LAS ADMINISTRACIONES LOCALES…?

  3. La pura y dura realidad.
    Los Ayuntamientos, muchos de ellos insignificantes, son las pimeras administraciones con las que se topa el ciudadano…
    ¡Y una buena parte de ellos ESTÁN CORROMPIDOS, O SON CORRUPTOS!

Comments are closed.