periodismo

La ONU y sus organismos como la OMS, FMI, Banco Mundial o la UNESCO; tienen como máximo órgano de gobierno a la Asamblea General y ésta está formada por el Secretario General de la ONU y los gobernantes de todos los países miembro. Por ello, la ONU nunca hace nada sin antes consultarlo con los gobiernos de los países más poderosos y, generalmente, hace lo que le piden estos gobiernos.

[Consulta las ofertas de empleo publicadas por Meliá Hoteles]

El pasado 3 de mayo fue el Día Mundial de la libertad de prensa y la Naciones Unidas (ONU) hizo una declaración con el siguiente titular: “El mayor aliado contra la desinformación durante la pandemia de COVID-19 es el periodismo independiente”.

La ONU llama “periodismo independiente” a los grandes medios de información (comunicación) que están institucionalizados, es decir, que encubren el grado de criminalidad de la metamafia institucional. Me refiero a los medios de todos los países occidentales.

Cualquier persona informada sabe que la OMS, los gobiernos y los medios institucionalizados han creado una versión oficial llena de contradicciones y falsedades, persiguiendo cualquier versión alternativa o simplemente la información que dejaba en evidencia los errores. Algunos destacados  científicos han llegado a afirmar que con el coronavirus la ciencia ha muerto.

Como dije en el Manifiesto sobre la metamafia institucional, publicado en varios medios con el acertado titular «La metamafia institucional como causa de la decandencia de España”: Sobornos e intimidación a los medios de comunicación para que oculten la existencia de la metamafia totalitaria (medios institucionalizados). Un ex Director de El Mundo, en su libro “El director” (2019), describe el terrorismo de Estado y totalitarismo de la siguiente forma: “El poder había dejado de temer a la prensa y ahora era la prensa la que temía al poder».

En la declaraciónd de la ONU se dice: «El tema elegido este año para la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, “La información como un bien común”, enfatiza la importancia de disponer una información verificada y fiable. Asimismo, señala el hecho de que para producirla y difundirla es esencial que los periodistas hagan frente a la desinformación y otros contenidos perjudiciales» para la versión oficial y para los planes institucionales, cabría añadir. La ONU pide a los periodistas que desmientan la información contraria a la oficial, de esta forma se elimina oficialmente el derecho humano a la información que la propia Declaración de la ONU relaciona con la “libertad de expresión y de opinión”.

El Secretario General indicó que durante la pandemia” ha proliferado “la aparición de rumores, falsedades y opiniones extremas”; «Por ello, Guterres emplazó a los Gobiernos a hacer “todo lo que esté en su mano” en apoyo de unos medios de comunicación “libres, independientes y diversos”».

Así la ONU establece que cualquier información contraria a la versión oficial es falsa y pide a los gobiernos que impida versiones alternativas, es decir, el periodismo independiente; además, pide a los gobiernos que hagan ingeniería social para que la gente crea que sólo los medios que apoyan la versión oficial dicen la verdad.

De esta forma la ONU está respaldando que los gobiernos actúen legislativa, administrativa y judicialmente contra los periodistas y medios libres.

Por su parte, la Directora General de la UNESCO dice que: «“nos enfrentamos a un aumento de la desinformación y el discurso de odio”, una transformación radical del modelo de negocio de los medios de comunicación y “la concentración de poder en manos de unas pocas empresas privadas”». Con este discurso de odio, la UNESCO impulsa que se odie a los grandes medios de comunicación y que se nacionalicen los mismos.

Estas palabras evidencian que la ONU es un instrumento para aumentar el totalitarismo en las democracias occidentales.

La declaración de la ONU puede leerse en este enlace.

*Un artículo de Javier Marzal

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Agenda 2030 el multi “delincuente criminal” gravísimo “narco mafioso” psicópabla iglesias de satán, ex jefe máximo de la 2030, bien claro lo decía, y el psicopatológico dañino satanc hez no se quita el pin 2030 ni para dormir. Clarinete ¿no?.

Comments are closed.