fermentación de la izquierda

Sabemos que la clase política cree que los votos les pertenecen; a su partido y a ellos mismos. En muchos casos se creen estrellas del rock gracias a que hace años por las mañanas y después de comer lo que se hacía era ver un magazine con una o dos telenovelas, y por las noches una buena película. Pero teniendo en cuenta que cada español somos un Presidente del Gobierno, vende más rajar directamente sobre política que invertir en entretenimiento sano. Cuando la casta se ve protagonista del cotarro, ya no solo cree que los votos son suyos sino que piensa que los votantes también lo son, y se atribuyen como propios los cambios que se producen socialmente colocándose las medallitas, solo cuando se ven muestras de solidaridad o responsabilidad civil.

[La Entrevista De Coto Matamoros A La Víctima De La Violación En Gran Hermano Que Va A Quitar Las Caretas De Jorge Javier Y Carlota Corredera]

Como no hay dos sin tres las izquierdas encabezadas por el PSOE más indigno que recuerda padre, ha pasado a cruzar la frontera del mínimo respeto hacia su propia clientela y la de más allá, para teledirigir el voto del ciudadano con burdas mentiras soportadas a través de los medios de comunicación o del CIS, a los que previamente han irrigado con buenas fortunas de dinero público, de ese que no es de nadie. Entonces, que esto pasaba, ya éramos conocedores todos, no me estoy inventando nada, pero que la dichosa pandemia lo ha acelerado todo dejándonos a la mayoría de la población con cara de tontos, pensando cómo nos la han jugado, aprovechando un momento de debilidad emocional fruto de los miles de fallecidos que se acumulaban en las morgues, no creo que nadie me lo pueda refutar. Que a la propia oposición (las tres derechas) les pilló con el paso cambiado peleándose entre ellas, tampoco me negaran que no es cierto, mientras todo lo malo se unía con uno de los pegamentos más fuertes que Dios ha creado, que es el odio.

Pues partiendo de esta premisa en Sánchez, la del odio que le domina porque le echaron de su propio partido, no nos debe extrañar que en España desde que tomó de aquella manera las riendas, primero en solitario para no hacer nada más que espera a que madurara la fruta a ambos lados, y después, uniendo su destino a las sobras de la sociedad más repugnantes ideológicamente y en algún caso hasta en lo personal con la que pactó antes, si les parece, avanzamos en esta breve pero interesante disertación.

El odio como tal es contagioso pues es un arma arrojadiza contra el adversario político, especialmente cuando se utiliza como método de autodefensa al considerar que por el motivo que sea, se está en inferioridad. De hecho las minorías generalmente destacan por eso mismo, por centrar su odio al prójimo como base argumental de su ideario político.  El complejo de inferioridad puede deberse a diferentes motivos: la Historia, los valores, los principios, el poso humanista cristiano o absolutamente laico en el que se soporten las creencias de quien te apoya, y especialmente, el número de escaños que tienes en el Congreso y que te permite estar reforzado, con el peso de las urnas ante los demás.

Cuando Pedro Sánchez dice a Pablo Casado que su Gobierno legítimo está formado por la mayoría progresista del país, obvia a sabiendas dos aspectos; primero que su partido, está en minoría respecto al bloque de centro derecha y segundo que la unión de las fuerzas que le apoyan, solo lo hacen para sumar los odios intrínsecos de sus proyectos insignificantes, uno por uno. Y claro, tenía que pasar y es el hecho de que además las luchas intestinas por liderar el entramado demoniaco, no puede terminar bien, pues la única manera de mantener el orden interno es siendo  absolutamente autoritario en la toma de las decisiones, hecho que sin lugar a duda degenera en el mismo comportamiento hacia el exterior de su organización, repercutiendo en las políticas públicas y en la legislación resultante.

Lo sucedido en Madrid con Ayuso el pasado cuatro de mayo a diferencia de lo sucedido en Galicia con la mayoría absoluta de Feijóo es muy sencilla: el segundo suplantó, con pintas de nacionalista moderado ciertamente españolista cuando le interesa, las políticas del PSOE, mientras que la Presidenta gracias a un mensaje identitario regionalista, enfrentado y confrontado directamente al poder absoluto, los ha doblado el brazo. Un brazo más dopado que nunca por el odio de Pedro Sánchez al modelo liberal de una política novata y desacomplejada, fruto de la herencia recibida por sus predecesoras, sumado al hecho, que otro detritus sobrante del engendro de Gobierno nacional, también se sumara a la fiesta para tratar de demostrar lo mismo, es decir, la superioridad del poder de la política nacional, la supuesta superioridad moral autoimpuesta a la sociedad callada por el miedo y lo más simple de todo; el machismo repugnante de dos “primadonnas” venidas a menos por el desgaste del odio a todo y a todos los que se nieguen a plegarse ante el miedo que provoca su locura permanente.

El engendro malparido está roto desde hace mucho antes de que Ayuso y solo ella (ya me entienden…) marcara el ritmo anunciando elecciones. Y eso ha sobrepasado a la clase política de izquierdas de tal manera que han vuelto a su infame realidad reconociendo su carácter infrahumano minoritario, demostrando lo que son. Los madrileños que no han votado izquierda el pasado día cuatro, es decir, 2.080.089 de españoles, para ellos son fascistas, tabernarios y desde que la señora Carmen Calvo ha reinterpretado la realidad, también nazis porque según ella, “tras la bandera de la libertad se escondieron aquellos que quisieron realizar una limpieza étnica”.

Sencillamente estamos en manos de una jauría de locos. Urge sacarlos y no poniéndonos a su nivel, es decir con mociones de censura apoyadas en falsedades, como en la revisión de la famosa sentencia así se ha demostrado. Sino aguantando estoicamente mostrando nuestro absoluto rechazo cada vez que tengamos ocasión, como así ha sucedido en Madrid. La reunificación de las bases en torno a Ayuso, es más recomendable, y ahora el bloque de la derecha formado por dos, será capaz de sumar respetando las características intrínsecas de cada proyecto. Hay esperanza…

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

Comments are closed.