descojona

Se cumplen diez años del movimiento 15M, aquel que llevó a muchas personas, de buena fe, a creer en que se podía producir un cambio en la sociedad civil española y en la política. Pero diez años después y echando a vista atrás uno se da cuenta que eso del 15M solo sirvió para que algunos se posicionaran y que, diez años después, hayan progresado una barbaridad.

[La Cuñada De Antonio David Flores Lanza Una Advertencia A Carlota Corredera]

Y ahí tenemos a Irene Montero, que hoy ha publicado el siguiente mensaje para celebrar esta efeméride. Dice así la ministra de Igualdad: «El #15M inició grandes cambios en nuestro país y desnudó a las élites económicas, mediáticas y políticas de entonces. 10 años después, a pesar de la reacción de las viejas élites, los nuevos cambios que necesita España están más cerca. Seguimos».

Y viéndola a ella en el 2011 y viéndola ahora si podemos decir que el 15M sirvió para provocar grandes cambios, al menos en unos pocos, porque la misma Irene Montero pasó de ser cajera en unos grandes almacenes a ministra del Gobierno de España, viviendo en una mansión, con casa de invitados, y vigilada por una veintena de guardias civiles, viajando en coche oficial y con niñera 24 horas. Está claro que los cambios del 15M si han llegado a su vida; y también a la de su compañero, Pablo Iglesias, que en estos diez años ha llegado a la vicepresidencia del Gobierno, a ser derrotado estrepitosamente en unas elecciones regionales y a retirarse de la política, eso sí, con el bolsillo bien lleno.

Por eso decimos que Irene Montero se descojona de los que creyeron en el movimiento del 15M, porque a ella, y al resto de dirigentes podemitas, si le ha cambiado la vida, mientras que los que se manifestaron creyendo sus palabras siguen igual o peor, diez años después.

Y finaliza Irene Montero su mensaje con un “seguimos”, claro, ¡¡qué hay tres hijos que mantener!!

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Irena, Ireno o Irina, ha pasado de cajera en paro, a di-puta-da y ministra de igualmedatodo…
    Y de vivir en un pisito en el barrio de Vallecas, a un magnífico chalet.
    ¡Qué le quite lo bailado!
    Ahora el problema será poder mantener su elevado, elevadísimo, tren de vida…

Comments are closed.