Hace algunos días, mientras estaba con un buen amigo, comenzamos un ejercicio literario imaginativo destinado (sin que él lo supiera) a la excitación de la glándula hipófisis o pituitaria, la encargada de la recuperación de las burbujas mentales (recuerdos) del Quantum. Este tipo de ejercicios o experiencias es corriente en los entrenamientos de las órdenes esotéricas, quizás con otros métodos o nombres, pero con el mismo fin. Si algún lector forma parte de alguna de ellas, tal como una orden masónica o rosacruz, puede confirmarlo. La idea es rescatar burbujas mentales del pasado (anteriores a la conexión con la unidad de carbono actual) o del futuro (“recuerdo del futuro”), de forma que surja como “imaginación”. Me pareció interesante no solo exponer el proceso del ejercicio, sino también interactuar y mostrar su desarrollo. Hoy veremos dicho proceso y jugaremos “el juego del Quantum” para que experimenten en carne propia, la recuperación de un recuerdo del futuro.

Comenzaremos primero aclarando algunos conceptos necesarios para tener claro que es lo que vamos a hacer. Una de las programaciones que nos han impuesto es la idea de “imaginación”, que no es lo mismo que “fantasía”. 

Según Wikipedia ―formadora de arquetipos― tenemos que: 

“La imaginación (del latín imaginatĭo, -ōnis) es un proceso psicológico superior que permite al individuo manipular información generada intrínsecamente con el fin de crear una representación percibida por los sentidos de la mente. Esta representación (intrínsecamente generada) significa que la información se ha formado dentro del organismo en ausencia de estímulos del ambiente…” 

La clave está donde dice «manipular información» ya que esto implica tomar cierta información y transformarla en fantasía. El asunto es que la imaginación en realidad son recuperaciones “en bruto” de burbujas mentales, propias o de terceros, por medio de la glándula pituitaria y que no han sido procesadas correctamente, ya sea por ignorancia o bien por falta de información al haberse recibido solo datos parciales. La ilusión consiste en creer que la imaginación es fantasía, algo irreal o improbable. También Wikipedia condiciona y relaciona la imaginación con la fantasía: 

“La palabra fantasía significa la facultad que tiene el ánimo, de reproducir por medio de imágenes las cosas pasadas o lejanas, de representarlas ideales en forma sensible o de idealizar las reales. Una fantasía es algo irreal, ficticio, o algo que simula la realidad. Una fantasía es una imaginación o ilusión de un deseo. Cuando se rompe la ilusión de la imaginación, surge un visionario como Julio Verne, o Isaac Asimov, o un científico como Nikola Tesla que se adelanta a su tiempo. 

Aclarado esto, haremos lo siguiente: desarrollaré una historia como real, donde mezclaré datos, conceptos, información e ideas, de forma que ustedes no sepan de antemano si estos son reales o no. Sobre esta historia base, ―tomada y ampliada del ejercicio literario antes citado― ustedes podrán analizar y preguntar al respecto, e irán contestando o ampliando las respuestas, preguntas o análisis de sus compañeros, observando atentamente el proceso de su imaginación sobre todo el sentimiento al escribir o responder. Sentirán la certeza o no de sus afirmaciones, e intentarán tamizar lo verdadero si lo hay, de lo falso, si lo hay, dentro del contexto de la información transmitida por mí y por ustedes. Cada comentario tiene que tener la fuerza de la certeza de lo que dicen, si acaso están exponiendo o ampliando, la firmeza y sustento en las afirmaciones y preguntas, de ninguna manera tienen que entrar en conflicto con las afirmaciones de los demás lectores, sino que completar la información. Esto es un ejercicio de consciencia, no de egos, así que no tienen que defender ninguna postura, ni discutir entre ustedes, sino exponer, o explicar y ampliar las existentes. Tengan siempre presente que esto es un juego y que interrumpiré la experiencia si no se cumplen las reglas. Yo intervendré contestando sus preguntas si lo creo conveniente y me tomaré el tiempo necesario para hacerlo y dar las respuestas. Podré agregar o quitar, si lo considero pertinente, información al texto original, así que estén sumamente atentos. La experiencia durará hasta la publicación del próximo capítulo donde la daré por terminada y expondré las conclusiones. Comencemos pues, el juego. 

“Hay cosas que tengo que callar, porque si no perdería toda credibilidad, y mi propósito y trabajo habrá sido en vano. Si yo dijera por ejemplo que nací en 1874 y que estoy escribiendo desde el año 2042 con un equipo transceptor cuántico multi-temporal de vaet direccional y radio +/-200 años, ¿que pensaría?, no hace falta que me responda, y sin embargo, lo que le estoy diciendo tiene su lógica y puede ser completamente cierto. El transceptor cuántico multi-temporal de vaet direccional y radio +/-200 años, es un equipo desarrollado por EG&G, inicialmente para comunicaciones inter-temporales en el año 19?? con fines exclusivamente militares y luego utilizado civilmente con fines educativos. Como toda tecnología actual de este tiempo virtual 2012, primero los militares y la elite, y luego ―cuando ya está obsoleta― el público en general. En el 2042, ya está liberada como toda la tecnología, ahora secreta. EG&G (Edgerton, Germeshausen, and Grier, Inc.) fue contratista de defensa del gobierno de Estados Unidos desde la década de 1940 e implicada en la mayoría de los proyectos oscuros como el Experimento Filadelfia y el Proyecto Manhatan. El transceptor cuántico multi-temporal de vaet direccional y radio +/-200 años es un equipo de interacción de espacios temporales y no necesita un receptor del otro extremo para su uso. El transceptor crea un vórtice de recuperación de huella electromagnética en ambos sentidos, en este caso de 200 años, aunque los hay de mayor y menor alcance. Este equipo es similar al cronovisor vaticano, con la diferencia que se puede interactuar con todo lo relacionado a las comunicaciones. Por ejemplo, se pueden recuperar las emisiones de radio y televisión de hace años, o usted puede recibir una llamada en su teléfono, y al atender estar hablando con alguien que se encuentra 200 años en el pasado o en el futuro, sin saberlo. En este momento puedo haber recuperado los correos electrónicos del 9 de abril de 2012 y estar contestándole desde el 2042. ¿Nunca le pasó que su teléfono movil de golpe le muestre una llamada perdida con fecha futura, o un mensaje de texto o comentario en el blog, que llega desfasado en el horario, o que su televisor muestre una imagen fantasma de otro canal pero que no está transmitiendo ese mismo programa en ese momento? Eso sucede cuando se está recuperando una huella electromagnética desde algún punto espacial. El transceptor es un equipo de comunicaciones de séptima generación, y no hay peligro alguno porque trabaja con recuperación de huellas electromagnéticas, por consiguiente, la paradoja es imposible, al trabajar dentro de la ecuación de elección. Solo modifica las incógnitas (x) dentro del proceso acción-reacción del sujeto.” 

“Como ya dije, el transceptor cuántico multi-temporal de vaet direccional fue desarrollado después del primer salto de horizonte de distorsión espacio-temporal en la década de 1970, por EG&G o sus contratistas, en base al cronovisor vaticano y terminado de perfeccionar y puesto en funciones a partir de la 5ª generación en la década de 1990. No fue hasta el 2001 que se le dio un uso realmente interactivo a raiz de los acontecimientos del 11 de septiembre en las torres gemelas, donde fue usado para recuperar información de las bases de datos de las torres, en especial del edificio 7 del World Trade Center, que albergaba oficinas de la Securities & Exchange Commission (SEC), y algunas oficinas del FBI. También le fue avisado a varias personas desde el futuro lo que iba a suceder. Desconozco las causas de la recuperación y el aviso, quizás fue una prueba de su funcionabilidad. También desconozco los efectos que esta intervención pudo haber ocasionado en la realidad. Entonces sería lógico que usara el transceptor, si mi lugar espacial fuera el 2042, aunque me encontrara ahora en el 2012 (Tómese todo como un supuesto, hipotéticamente hablando). Si fuera al revés y estuviera en el 2042 y mi lugar espacial fuera el 2012, igual podría tener una interacción del 100% con esta realidad y este tiempo si me estuviera comunicando desde la misma Matrix 7.82 aunque me encontrara en la 15.64 o viceversa.” 

Siempre conviene cubrir las huellas con el caos, así que suelo utilizar ―como el entrenamiento enseña― varios servidores, equipos y dominios para este fin. Por ejemplo: Blogger, WordPress, StopSecrets, .com, .ar, .es, .mx, Telecom, Telefonica, Cantv, etc. Al igual que nacionalidades y lugares en las distintas cuentas que mantengo en la red, también diversos nombres, direcciones, teléfonos, documentos y empresas de comunicaciones, estas últimas son servidoras que el transceptor utiliza como puerta de entrada para la comunicación, y que una vez que este se enlaza, se mapea y maneja como si estuviera en el mismo espacio de horizonte destino. La única forma de identificar la señal de forma correcta, es por medio de otro transceptor en el horizonte destino, porque identifica la huella electromagnética del primero, decodificando el espacio de horizonte raíz (origen), de otra forma siempre se obtendrá una localización ficticia correspondiente a la IP de enlace en ese momento. 

“La interacción del 100% en esta realidad ―si yo fuera un viajero del tiempo― puede tener varias interpretaciones y formas, por ejemplo, como, digamos, un Highlander. Podría ser… de hecho se conocen algunos casos en la historia, pero no es lo común. También podría ser como un Jhon Titor o un Jo Malone quizás, esto ya es más común. Otra posibilidad sería como un avatar, en ese caso podría ir y volver, escribir aquí o escribir allá. Con independencia del tipo de conexión utilizada para interactuar con esta realidad, más que hablar de «mantener la consciencia» prefiero hablar de «recuperación de recuerdos cuando se necesitan»

Según como sea el viaje “mantener la consciencia” no es la frase justa, prefiero: recuperación de recuerdos, cuando se necesitan. Hasta la fecha hay cuatro formas conocidas de viajes en el tiempo: Por salto cuántico físico mediante un portal de horizonte espacio-temporal (teletransportación), por recuperación de huellas electromagnéticas de la trama (proyecciones) y por transmigración quántica (Quantum) de esferas de consciencia (Avatar). La tradicional y tridimensional forma de viajar en el tiempo es, por supuesto, cronológicamente (viviendo). Me expresé mal cuando comencé el relato: el 17 de diciembre de 1874 fue el momento del primer salto consciente, por eso la expresión «nací», antes tuve otro muy traumático, porque abandoné a toda mi familia, creo que fue en el siglo XVIII, no recuerdo bien, así que hablar de edad no tiene sentido, porque ni siquiera yo la sé y primero tendríamos que diferenciar entre edad cronológica y edad espacial. Todos somos avatares de nuestro Ser, y nuestro Ser es a su vez avatar de la consciencia del “Do”. En el caso que nos compete habría que estipular cual es el espacio raíz: 1712, 1874, 2012 o 2042, para comprender tridimensionalmente el asunto. Todas las familias o parientes son originales, las del pasado, la del presente y las del futuro. No depende del tiempo sino del espacio. Mi padre de 2042 es el mismo que el de 2012 pero en realidad ya no es mi padre, porque su Ser ahora ocupa otra unidad de carbono.” 

“Me pregunta usted: ¿Por qué no uso los recuerdos o los viajes en el tiempo para mi beneficio personal, para mejorar mi condición económica, por ejemplo, para ganar la lotería?

Primero porque se recuerda aquello a lo que se presta atención: si yo hubiera sido un jugador, seguramente lo recordaría, pero nunca he jugado ni creo que lo vaya a hacer. No tengo la menor idea de nada referente a juego o deportes. Segundo porque no se puede hacer lo que no se hizo porque el futuro existe y ya pasó. Uno está condicionado a su huella electromagnética en la trama sagrada. No se puede hacer nada que no se haya hecho ya o que no esté marcado con esa huella electromagnética en la forma de posibles realidades dentro de la “ecuación de elección” en cualquier acontecimiento. Digamos que todo está previsto, y que las circunstancias producto de una determinada acción, entran como factores de incógnita (x) en la trama sagrada. Por consiguiente, el escenario de paradoja toma otra dimensión: si usted o yo hacemos algo que modifique el pasado, presente o futuro, es porque ya lo hicimos en alguna línea temporal o realidad subjetiva paralela o alternativa, de la misma forma que en “el error que no lo fue” donde estaba previsto el error del Demiurgo. La única forma de ejercer el libre albedrío, es que se conozcan todas las decisiones posibles y sus consecuencias, y entonces elegir una de ellas, como ya expliqué en el capítulo “Corrigiendo conceptos II”.

“Parece un juego, pero no es un juego: una elección equivocada o egoísta cambia la ecuación de elección y la realidad es otra. No podría arriesgarme a no cumplir mi propósito por una comodidad económica al usar un recuerdo de un posible futuro para mi propio beneficio. Si tiene que ser será… quizás mañana me escriba un editor y me proponga publicar un libro para que lleguen estos conocimientos a aquellos que actualmente no llegan, en ese caso sucedería porque tendría que suceder en esta realidad y mi decisión no cambiaría mi propósito, aunque cambie mi realidad. Como ya expliqué, el acto de utilizar un recuerdo del futuro o un don de forma egoísta o para beneficio personal, cambia todo el propósito. Cualquiera que tenga un don o un propósito definido está en riesgo de perderlo todo si no lo utiliza adecuadamente, no se imagina el mal que puede hacerle a su Ser, si se equivoca y lo usa egoístamente. Igualmente, la decisión es suya, sino no existiría la dualidad, o se es sombra o se es luz. De todas maneras, su equivocación estaría considerada en la ecuación de elección, de otra manera no se podría mantener el equilibrio de la singularidad. Nada está librado al azar, el caos organiza todo.” 

“No espero nada de nadie porque solo estoy haciendo lo que ya hice, y ellos harán lo que ya hicieron y lo que tengan que hacer, porque todavía no tienen libre albedrío y solo funcionan por acción y reacción dentro del plan, si la acción es la correcta, la reacción también lo será. Como ya dije, la única forma de ejercer el libre albedrío es que se conozcan todas las opciones y decisiones posibles y sus consecuencias, y entonces elegir una de ellas. Con los Viryas es diferente, porque ellos si tienen libre albedrío y pueden decidir no participar, y renunciar a su propósito si no se consideran aptos o este los sobrepasa. Si yo le dijera hoy que su propósito en esta realidad es “no tener propósito” y dejar todo lo que adquirió interiormente en este tiempo, ―su evolución personal interna―, y convertirse en la persona más materialista, insensible, inescrupulosa, oportunista y odiada que existe, ―por ejemplo, un Hitler―, porque de esa forma ayudaría a la liberación de (x) cantidad de Seres, ¿que haría? No es tan simple tomar una responsabilidad por más Virya que sea. La única forma de que lo haga es que se lo diga su Ser, su Cristo, su niño interior, y esté completamente convencido de que su propósito es no tener propósito, y aun así, no sé si lo haría. Usted tiene el libre albedrío de rechazar el propósito en esta realidad si no está de acuerdo o le supera. Hasta Jesús podría haber rechazado su propósito, o Judas haber rechazado el suyo, el de entregar a su maestro. Cuando Jesús le pide a Judas que lo entregue, ―porque se lo pidió, aunque usted no lo sepa― la primera reacción fue negarse, pero como Jesús estaba dispuesto a cumplir el propósito que su Cristo le dictaba, y si Judas se negaba igual se lo pediría a otro de sus discípulos, Judas acepta el propósito que lo condenaría socialmente por los siglos de los siglos hasta que se conociera la verdad. Judas fue el mejor y más fiel de los discípulos de Jesús. Libre albedrío es eso: libre elección. Por eso la insistencia de la consciencia del Ser, la conexión con el Ser y todo lo que ello acarrea como la certeza absoluta, para poder cumplir su propósito.” 

“¿Qué y quién soy? ¿un illuminati?, ¿un equipo? ¿un viajero del tiempo? ¿un extraterrestre? Tal como conté en SOY UN ILLUMINATI, puedo ser ángel o demonio, o las dos cosas a la vez, no porque sea o no un illuminati, sino porque soy consciente de mi Ser y de la ilusoria realidad que nos rodea. Esto es un juego y nosotros somos las piezas, pero si se es consciente podemos transformarnos en el jugador y representar el papel que más nos convenga para ganar la partida. La mejor definición de lo que soy es: un simulador «des-programador» de unidades de carbono. Todos somos como el Titanic, nos creemos indestructibles hasta que hacemos agua y nos ahogamos en nuestra propia soberbia, como sucedió en “El Experimento”, por eso es bueno saber que siempre hay “algo” más arriba que nosotros que mueve los hilos de este juego. ¿Quién de ustedes es el que recuerda ahora? No importa si todo lo relatado aquí es verdad, imaginación o solo fantasía, lo que importa es lo que esto mueve en su interior. Usted es el parámetro entre la realidad y la ilusión, nada es lo que parece, y la verdad siempre está detrás de lo aparente, no lo olvide. Por favor, no me crea, no crea nada de lo que digo, compruébelo y créase solo a usted. Un abrazo.”

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Juguemos pues a recuperar burbujas. Espero que, de verdad, sea un ejercicio de consciencia y no de egos. Consecuentemente, voy a poner también una condición: Interrumpiré el juego si, detectada una contradicción en tu discurso, insistes en mantenerlo. (No digo que suceda, solo que, si sucede, indicaría puro ego pues ¿No es el ego incoherente?) Te pediré también que me aclares algunos de tus conceptos a fin de evitar equívocos ¿Qué es la dualidad?

  2. Copio y pego el comentario que he puesto en tu posterior texto que titulas “Conclusiones”: En tu anterior publicación, titulada “El Juego”, me propusiste jugar. Yo te dije “Juguemos pues a recuperar burbujas. Espero que, de verdad, sea un ejercicio de consciencia y no de egos. Consecuentemente, voy a poner también una condición: Interrumpiré el juego si, detectada una contradicción en tu discurso, insistes en mantenerlo. (No digo que suceda, solo que, si sucede, indicaría puro ego pues ¿No es el ego incoherente?) Te pediré también que me aclares algunos de tus conceptos a fin de evitar equívocos ¿Qué es la dualidad?”… Ahora veo que has publicado tus “Conclusiones” prefabricadas, obviamente, sin entrar en el juego, incumpliendo tus propias reglas. Eso es una contradicción. Tanto dices “no me creas” como temes perder “credibilidad”. Eso evidencia miedo, y por tanto, inconsciencia. Es lo que tienes y lo que puedes enseñar.

Comments are closed.