Si hay algo que está demostrando este año y medio que llevamos viviendo tan lleno de preocupaciones e incertidumbres es que en España los babosos, los pelotas y los vendidos, por motivos económicos o laborales, supera con creces el número de personas dignas y con principios que buscan la verdad al precio que sea.

Sánc-HEZ y el ejército de babosos y pelotas que tiene a su alrededor no es más que el fiel reflejo de una sociedad que se va directamente por un sumidero sin remedio alguno porque este comportamiento no es ningún accidente de la vida que haya llevado a tanta gente a ser así, el problema surge en la base, en la educación.

Lo primero que hizo Sánc-HEZ tras llegar al poder es formar ese inmenso ejército de babosos y pelotas que lleva detrás de él a diario. Personajillos, mequetrefes, trozos de carne con patas que ganan buenos sueldos por el mero hecho de decirle al jefe lo guapo que es y lo bien que lo hace todo. Un ejemplo lo vimos ayer con esos guardaespaldas que rodeaban a UNA SOLA MUJER que, teléfono en mano, simplemente le decía al emperador que no queríamos más políticos y que nos sobran todos. Vean el comportamiento de los guardaespaldas de la HEZ porque ese es fiel reflejo de esta sociedad.

Pero no se crean que esto se da tan solo en el círculo más cercano de este vanidoso, de este enfermo mental. Son muchas las profesiones que están quedando retratadas. Médicos, profesores, profesionales sanitarios en general, periodistas, jueces, militares, policías… Eso de intentar luchar todos por unos principios y un bien común les pilla de lejos porque creen, como ignorantes y vendidos que son, que lo que les está pasando a los que están a su alrededor, no les pasará nunca a ellos y creen que la mejor forma de evitarlo es convertirse en cómplices del mal sin darse cuenta que los siguientes serán ellos.

Creer que, siendo auténticos don nadie y miserables colaboradores, van a poder evitar que les caiga encima lo mismo en lo que ellos ahora son partícipes y brazos armados, es demostrar su gran ignorancia. Aunque parezca mentira, esto es de las pocas cosas positivas que nos está dejando Sánc-HEZ y este último año y medio de virus, identificar a todos los personajillos de los que estamos rodeados ya que así no podrán engañarnos más.

Desconocen que todo tiene un límite, que todo tiene un principio y un final, que las cosas se acaban y el tiempo de Sánc-HEZ llegará un día en el que también se acabará. Que no vengan después a decirnos que lo sienten y que ellos no sabían nada. Que no vengan después a decirnos que solo cumplían órdenes, que eran unos simples mandados y que ahora quieren todo nuestro apoyo y nuestra solidaridad.

Han demostrado que hubo un tiempo en el que fuimos completamente imbéciles con ellos al apoyar sus causas y defenderlos, pero todo eso se ha acabado. Estamos tomando nota y lo que está sucediendo ahora no lo vamos a olvidar nunca. Si lo hiciéramos seríamos tan miserables como ellos.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Y punto.

    Llevando la ruina a los demás y a un país, a una miserable narco dictadura criminal para inocentes y valiosos, como hacen “muchos” sanitarios y sus hospitales “engañando” con la plandemia y sus emolumentos que les pagan por “mentir” en que todo es covid, y sus muertos y ucis etc. porque hay un negocio mil millonario, y el estado que no es de nadie les paga mucho por PCRiminal y la o el que da positivo mucho más, pues prepárense para lo que viene, se os va acabar la fiesta y el “robo” y no tendréis una burbuja para separaros de la miseria y malvivir y malmorir del resto.

    Acuérdate, satan el diablo no es buen pagador, y trata de engañarte, utilizarte y mentirte como a todos….

Comments are closed.