Los “covidiotas”, esos aterrados enfermos mentales que están obsesionados con el virus y con las mascarillas. Esos ignorantes que no se toman la molestia de informarse por ellos mismos y que, simplemente, hacen todo lo que les ordenen hacer desde las televisiones o los gobiernos sin rechistar y sin pensar si es lógico o no, nos están dejando imágenes completamente deplorables que demuestran lo mal que les funciona el cerebro.

Un nuevo ejemplo es el que ha dejado el conductor de autobús escolar del estado de Colorado, Bertram Jaquez. Este indigente mental paró su el autobús de golpe cuando se dio cuenta de que una niña de 10 años llevaba la mascarilla por debajo de la nariz. Cuando el sinvergüenza se dirigió a ella para que se la subiera, la niña dijo que no “porque se encontraba mal”.

Jaquez insistió y como la niña se negaba, acabó pegándola un bofetón bastante fuerte tratándose, además, de un tipo que aparenta ser corpulento.

Por suerte, la escena fue grabada por la cámara de seguridad del autobús y ahora este sinvergüenza deberá enfrentarse a las consecuencias de su miserable acción. En unas primeras declaraciones, esta sabandija ha dicho que “como reacción la abofeteé una vez”, solo habría faltado que le hubiera pegado una paliza.

Ahora se enfrenta con cargos de delitos menores que incluyen acoso, agresión que causa lesiones y abuso infantil.

El Distrito Escolar de Fremont ha realizado una declaración sobre este suceso:

“Creemos que nunca está justificado ponerle la mano encima a un niño. El Distrito ha respondido rápidamente a este suceso colocando al conductor en licencia administrativa para que pudiéramos investigar completamente el incidente. La policía local ha colaborado en la investigación y también nos hemos mantenido en contacto con la familia de la niña. El comportamiento del conductor ha justificado la finalización de su empleo, ya que va en contra de la política del Distrito y nuestros valores. Estamos muy entristecidos por este incidente. Nuestro objetivo todos los días es transportar a los estudiantes de manera segura a la escuela y de regreso a casa, pero eso solo puede suceder cuando todos, incluidos los estudiantes y el personal, siguen las reglas. Actualmente estamos trabajando para identificar los próximos pasos para ayudar a nuestros conductores con estrategias diseñadas para respaldar un viaje seguro hacia y desde la escuela”.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Este payaso hdlgp no puede ser más miserable. Los covidiotas son todos cómplices de todo lo que nos está pasando, no tienen que estar entre la gente normal.

  2. Pues el padre de esa niña, o la madre, por qué no, deberían ir a bajarle a ese canalla la mascarilla a hostias. Pero claro, si los papis son covidiotas, a lo mejor le dan las gracias…Todo es posible

  3. Por culpa de esta gente estamos como estamos. Están como hipnotizados y su cerebro parece que solamente funciona para mantener las funciones básicas de vida, porque lo que es el pensar o cuestionarse las cosas no va con ellos.
    Hace un rato la he tenido con una cajera del alcampo por el puto bozal, que me lo tengo que baja r para poder respirar, —que creo que es también una función básica. La tipa me dice algo de la máscarilla (que he entendido pero he hecho ver que no) y le digo ¿que le pasa a la mascarilla? Y me dice la tipa que me tape la nariz… Ya no recuerdo muy bien lo que he comentado pero más o menos era algo así como que pronto les darían porras y chapas de cherif (de cherif no de sheriff, que son más mejor). Ya ni me ha mirado ni me ha dicho nada más que el precio de los productos, ni siquiera adiós y me he despedido diciéndole que pronto les darían medallas…
    Lanzo unas pregunta ¿de que manera nos podemos defender de todos estos imbéciles que no se que se creen? ¿existe alguna manera de denuciar o hecerles pagar estos acosos?
    Porque entre los supermercados y los ambulatorios hay una gran plaga de ellos, ellas, elles…

Comments are closed.