El Coletas

El pasado 4 de mayo le cambió la vida a Pablo Iglesias, el marqués de Galapagar, aunque seguramente esta decisión, la de abandonar la política, la tenía tomada hace meses y lo de las elecciones a la Asamble a de Madrid solo fue la excusa para adelantar la marcha. Lo que no esperábamos es que el Coletas se cortara el apéndice que se había convertido en su marca; aunque, pensándolo bien, tiene sentido esta restauración facial.

[Consulta las vacantes de Philips en España (Madrid) e internacionales]

Y tiene sentido porque Pablo Iglesias tiene que buscar trabajo en la privada y para eso, por muy comunista que se sea y por muy Pablo Iglesias se haya sido, se ha de vender algo de imagen.

Parece claro, pues, que lo de la coleta era solo una marca, pura estrategia política para diferenciarse y llamar la atención y en cuanto ha podido se la ha cortado. Pablo Iglesias se ha vuelto un señorito, vive en una mansión con casa de invitados, gran jardín, vigilancia policial, durante un tiempo dispondrá de escolta y coche oficial y de la paga de vicepresidente. Pablo Iglesias ya es padre de tres hijos y como tal ha de actual; y como tiene que trabajar en la empresa privada ha de vender imagen, y eso de la coleta no vende.

La coleta de ‘El coletas’ solo era imagen, y ha quedado demostrado. Ha durado lo que ha durado su paso por la política. Y es que todo en Pablo Iglesias era -es- una mentira, pura imagen para engañar a los votantes.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Dicen en mi tierra: Aunque la mona se vista de seda, mona es y mona se queda…

Comments are closed.