La fe se puede considerar de dos formas: como algoritmo o como frecuencia energética. La primera es aquella fe primordial que el antiguo Manu manifestaba como instinto y que luego fue modificada en los Lhulus por el dogma, para reemplazar al instinto por la razón. La fe como frecuencia energética, es la energía primordial no proveniente de esta realidad, que el Ser interpreta como certeza, confianza o creencia en algo o alguien más allá de la realidad subjetiva, el Ser y la Fuente proveedora de sabiduría. La fe manipulada trabaja como expliqué en el artículo “el algoritmo fe”: “En este caso el encargado de procesar la información no es el centro instintivo sino el intelectual, su producto, la duda, es tomado por el centro emocional y transmutado en temor a ser condenado, este temor es tomado nuevamente por el centro intelectual y transformado en dogma, adoración y creencia. El centro espiritual toma estos productos y confundido busca un referente para darle validez, las imágenes católicas le dan el soporte, y de esta manera la fe (modificada) tiene asidero”. Extiendo esto a las demás religiones y sus iconos. 

La fe como frecuencia energética debería trabajar directamente con el centro espiritual, que tendría que tomar su programación inicial de la conciencia genética, pero como no tenemos acceso, la toma del centro emocional, logrando con esto que el centro espiritual trabaje defectuosamente y que la fe tenga como base las emociones o estados de exaltación. La cadena correcta de la fe como frecuencia energética sería la siguiente: (fe → centro espiritual → búsqueda → consciencia genética → recuerdo → centro intelectual → certeza → consciencia del Ser → discernimiento y sabiduría → centro instintivo → consideración externa hacia el prójimo → centro motor → acción empática → centro emocional → Amor → centro espiritual → fe). Como observarán, se trata de un ciclo cerrado de retroalimentación que trabaja con la tercera energía (equilibrante), los cinco centros de control y se manifiesta a través de la tercera alternativa. Cuando la fe es manifestada por un Virya, trabaja con los centros superiores de control y se obran milagros. Manipulando la fe a través del dogma y la religión, se asegura que esto no suceda y se interrumpa el ciclo, depositando la fe en el exterior en vez del interior. 

Raza adámica y preadámica. En la cultura judeo-católica poscristiana, se considera raza adámica a la descendiente de Adán. Es la que surge de la cruza del Lhulu con el Manu, Lhumanus → humanos. Esta raza es la más contemporánea de todas, la última manipulación genética hasta la fecha. Las razas preadámicas son aquellas que existieron antes de dicha manipulación, como las hiperbóreas de Mu, Lemuria y posiblemente Atlántida, aunque esta por su cercanía puede considerarse también adámica. Las razas orientales descienden de estas civilizaciones, posiblemente lemurianas, y eran consideradas por Adolf Hitler, que conocía la historia hiperbórea, las razas genéticamente puras, descendientes directas de los hiperbóreos, como los tibetanos. La raza negra de donde proviene la Eva mitocondrial, tiene ascendencia Mu-hiperbórica, y es, directamente evolutiva de los mamíferos homínidos, según teoría Darwiniana. La última evolución genética natural conocida data de hace aproximadamente 190.000 años. Tanto la amarilla como la negra y la blanca fueron implantadas por los jardineros (Logos), hace millones de años. Cualquiera de ellas puede ser considerada Manu después de la primera mutación o modificación genética. Las subrazas restantes son consecuencia de la cruza o manipulación de las tres primeras. Todas las razas actuales pueden considerarse Pasús, modificaciones genéticas naturales o artificiales de las originales después de la primera mutación. El Manu original fue creado por manipulación genética por los Reptilianos de Alfa Draconis a partir de la cepa original implantada por los jardineros. El Lhulu fue creado por manipulación genética del Manu, supuestamente por los Anunnakis de Nibiru, aunque en realidad fueron los Grises de Zeta Reticulum y de Orión los ingenieros encargados de llevarlo a cabo, manipulaciones que aún hoy siguen llevando a cabo con fines desconocidos a través de las abducciones.

Las cepas originales fueron implantadas en la tierra por los más antiguos seres del universo, creadores de la materia: los Logos o Génesis (Sistemas Genéticos). De ahí el nombre del primer libro del pentateuco hebreo: Génesis, “el origen” de la vida, (oriente genético). Entonces podríamos llamar por relación, a la primera cepa implantada en este o cualquier otro planeta, también Génesis. La cadena evolutiva de las formas de vida inteligentes en la tierra, sería la siguiente: Génesis → Manus → Lhulus → Lhumanus, si son cruza Lhulu-Manu, o Pasús para la generalidad de cualquier cruza desde el Génesis, incluyendo a los humanos → Humanos → Viryas. 

Humano y Virya. El humano es una máquina orgánica inteligente, autoreplicante por concepción genética de base de carbono, creada como tantas otras en el universo, a partir del Génesis original, con la finalidad de servir de avatar del Ser. Su base de carbono es acorde a la base de vida del planeta o bio-esfera de implantación. No todas las formas de vida inteligentes del universo son de base de carbono, pero todas son avatares conscientes o inconscientes del Ser. Las unidades de carbono preadámicas no eran humanas propiamente dichas: por ejemplo, el Manu tenía genética reptiliana y el Lhulu genética desconocida (me refiero a la parte de este último que no es reptiliana, pues el Lhulu proviene a su vez del Manu), aunque imagino que mamífera por nuestra ascendencia. El humano nace de la cruza del Lhulu con el Manu y es relativamente joven con respecto a las demás especies inteligentes del planeta, como los que habitan en su interior, hiperbóreos originales. El humano es un Pasú o creación genéticamente modificada del Génesis, por evolución o manipulación. No todo Pasú es un Virya, el Ser cautivo en el Pasú con el espíritu cristalizado, ni todo Virya es Humano. Hay Humanos que son Viryas y humanos que no lo son. El humano con minúscula es solo un Pasú, el Humano con mayúscula puede ser un Virya. Si puede formar y cristalizar el espíritu y el Ser, logrará ser un Humano y Virya, sino seguirá siendo un humano y Pasú dentro de la gran manada de la creación. Los Viryas son humanos genéticamente modificados por la voluntad del espíritu en la búsqueda de su origen, a través de la fe como frecuencia energética, siguiendo la cadena de trabajo de forma correcta.

1.-  Según la ciencia de la genética humana, la Eva mitocondrial fue una mujer de origen africano que correspondería al ancestro común más reciente en poseer las mitocondrias (parte de la célula encargargada de suministrar la energía para la respiración de la misma) de las cuales descienden todas las mitocondrias de la población humana actual.

2.- La palabra avatar proviene del sánscrito avatâra, que significa ‘descenso o encarnación de un dios’. Puede considerarse al avatar como el vehículo o medio de transporte que un ser de otra dimensión (o adimensional) utiliza para transitar o interactuar en la nuestra, aunque el término no se limita necesariamente al universo tridimensional conocido.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Rollito Prometheus? Manipulaciones genéticas? Reptilianos? En serio?
    Como decía el clásico, ‘si no se sonroja, permita que me sonroje yo por usted’. Supongo que esta serie de artículos es un experimento del CNI para sondear las tragaderas de la derecha y disfrutar con los comentarios.

    • Quizás tenga razón y solo exista entre el tiempo eterno y espacio infinito, entre lo conocido y lo desconocido; el dios de las religiones y el hombre. El hombre y el dios de las religiones, rodeados de un sin fin de piedras pululando por el cosmos y unas lucecitas en forma de gas que amenizan las noches cuando el sol se va a dormir.

      Adelanto que en artículos venideros, dirán que las” tragaderas de la derecha” están siendo agredidas por un experimento de Irán , Venezuela y Rusia.

      • No, Mayolde68: las tragaderas de la derecha por lo que son puestas a prueba es por el pseudoespiritualismo autogestionario de este sujeto y la bufonería estabulada de una new age mucho más institucional de lo que ud. pueda creer: ya el Teosofismo contó en su día con el patrocinio del Imperio británico. Y el Espiritismo fue echado a rodar por la (dentro de lo que cabe no demasiado zumbada) Brotherhood of Luxor. Se trata de hechos puros y simples. Y de esta forma, más allá de la boutade del CNI que hice, en último término Morfeo de Gea, y según parece Ud., cuentan de forma remota, lo sepan o no, y lo quieran o no, con los pertinentes auspiciadores. Y así, con todos sus arabescos de Consciencia elevada tirando de los propios cabellos astrales ,se limitan a transitar el carril que ellos trazaron. Y nuevamente, se trata de un hecho puro y simple.

Comments are closed.