“Además del tiovivo (generador de referencia de tiempo cero) hubo dos transmisores de radio(*) muy extraños enlazando los dos proyectos. Eran transmisores de “tiempo cruzado”. Estos se podían transmitir a través del tiempo, y los utilizaron para enlazar ambos proyectos. Tuve la oportunidad de adquirir algunos de los transmisores-receptores que se utilizaron en los experimentos…”

“Hasta la fecha, no acabo de entenderlos a ellos ni su función…” 

“Es imposible conseguir cualquier literatura o manuales sobre el tema. La única forma posible de obtener información sobre estos transceptores es preguntar a las personas que los han utilizado. Las únicas respuestas que he recibido hasta ahora es que fueron una pieza altamente clasificada de los equipos…”

(*)Transceptor: Un instrumento que sirve como receptor y transmisor para comunicaciones de tiempo cruzado en escenarios de horizontes de torsión…” Texto tomado del informe del Proyecto Montauk

A partir de este momento se da por finalizado el juego. Igualmente, todo aquel que quiera seguir comentando puede hacerlo. A continuación, pasaremos a analizar la experiencia y sus resultados y repercusiones a nivel grupal y personal.

Primero decirles que ―de lo expuesto― toda la información es real. La historia puede ser tomada como mejor les plazca, y el contenido tiene partes ficticias. El transceptor es un aparato real, usado a partir de los saltos cuánticos de horizonte de torsión espacio-temporal, en la década de 1980 (proyecto Fénix). En ese momento se necesitaban dos transceptores: uno en el horizonte cero (origen) y el otro en el horizonte de torsión (destino). A partir de la década de 1990 se fue perfeccionando, llegando ―a la fecha de hoy― a poder ser usado como describí en el capítulo anterior. El primer “viaje” en el tiempo realizado de forma programada (no casual) tal como ocurrió en el experimento Filadelfia, fue en la década de 1960. Mientras el público se encontraba distraído con la carrera espacial y la “llegada del hombre a la luna”, se realizaron tres saltos casi simultáneos: uno al pasado, otro al futuro y otro interdimensional. En ese entonces no existía comunicación con los “crononautas” hasta que el equipo regresaba al “presente”. También por esa época (1962) se llegó a la Luna y a Marte por ese mismo medio (portal de salto), y John F. Kennedy fue asesinado en 1963 cuando quiso revelar la verdad al enterarse de todo esto y del pacto con los ETs. Los cuatro métodos conocidos que relaté son reales, el primero es físico: el sujeto es teletransportado mediante tecnología de campos unificados del (eT), a la línea espacio-temporal correspondiente o a un lugar físico del universo. Los otros dos no son físicos: solo se trasladan las esferas de consciencia o burbujas mentales (recuerdos), sea recuperando una huella electromagnética de nuestras múltiples existencias, o bien por medio de un avatar, es decir un huésped elegido para ese fin donde se deposita la esfera de forma transitoria. Mi experiencia particular me la reservo por ahora, aunque para el que sabe buscar, puede encontrar pistas en los capítulos y armar el mapa, aunque no creo que valga la pena hacerlo, pues lo importante ―como se dice― es el mensaje y no el mensajero. Con respecto a las fechas, solo tienen sentido para mí, porque son de mi trama sagrada y no son importantes en el relato, sobre todo la de 17?? que fue utilizada para generar un efecto determinado y mostrar como se puede manipular adaptando las circunstancias a la fantasía y creencias del lector. Aunque sí es cierto que tuve una familia en el siglo XVIII ―y fue traumática la experiencia al regresar― no conozco realmente la fecha exacta ni las circunstancias, pues me fueron borrados los recuerdos por motivos de seguridad. La fecha de 1874 corresponde a una de mis múltiples existencias y la de 2042 tiene que ver con mi futuro y el sabotaje que realizó Nikola Tesla en 1942 al proyecto Arco Iris y los ciclos de 20 años de la tierra (frecuencia 13:20) que es cuando se abren de forma natural los portales dimensionales de un suceso determinado en el espacio, o sea en múltiplos de 20: veinte segundos, veinte minutos, veinte días, semanas, meses, años, siglos, etc. Habiendo aclarado esto, pasemos ahora al análisis del juego.

Debo confesar que “el juego” no es un juego, es la vida misma. Paso a explicar: hay tres frases importantes en el relato que delimitan la realidad.

    1. “Hay cosas que tengo que callar, porque si no perdería toda credibilidad, y mi propósito y trabajo habrá sido en vano…, lo que le estoy diciendo tiene su lógica y puede ser completamente cierto.”
    2. (Tómese todo como un supuesto, hipotéticamente hablando).”
  • “No importa si todo es verdad, imaginación o solo fantasía, lo que importa es lo que esto mueve en su interior. Usted es el parámetro entre la realidad y la ilusión…”

Con la primera frase estoy diciéndoles: “ojo que lo que cuento puede ser verdad, pero lo tengo que decir de esta forma”. Con la segunda estoy poniendo en duda la primera y asegurándome que no lo tomen literalmente. Y con la tercera ―la más importante― deposito en ustedes la responsabilidad de creer o no creer en lo que digo y desestimo todo el contenido, haciendo hincapié en que lo importante no es el mismo, sino lo que sienten ustedes al leer cualquier información y como los moviliza interiormente para bien o para mal. Gracias a la conjunción de estos tres postulados inconscientes, han podido soltarse de todo temor, y adquirir la serenidad, seguridad y certeza para participar de forma masiva en los comentarios, aun aquellos que nunca lo hicieron, pero que están desde el comienzo del blog leyendo en silencio, de otra manera, nunca se hubieran atrevido. 

Si tomaran la vida como tomaron este capítulo ―como un juego a jugar― lograrían despojarse del temor y “actuarían” de la forma correcta, sacando del papel inconsciente en que se encuentra, a cualquiera que se cree su personaje y que los perturba por ello. Por eso dije al principio del juego: “Esto es un ejercicio de consciencia no de egos”. 

Sueña el rey que es rey, y vive

con este engaño mandando,

disponiendo y gobernando;

y este aplauso, que recibe

prestado, en el viento escribe,

y en cenizas le convierte

la muerte, ¡desdicha fuerte!

¿Que hay quien intente reinar,

viendo que ha de despertar

en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza,

que más cuidados le ofrece;

sueña el pobre que padece

su miseria y su pobreza;

sueña el que a medrar empieza,

sueña el que afana y pretende,

sueña el que agravia y ofende,

y en el mundo, en conclusión,

todos sueñan lo que son,

aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí

destas prisiones cargado,

y soñé que en otro estado

más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño:

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.

Pedro Calderón de la Barca
(1600-1681)

En la participación hubo de todo: el que comprendió el propósito, el que no, el que recordó, el que olvidó, el que se enganchó, el que se confundió, el que se enojó, el que imaginó, el que fantaseó, el que creó, el que destruyó, el que medió, el que investigó, el que sintió, el que pensó, el que analizó y el que vivió.

Más allá de lo que hizo cada uno, se logró algo en común: que todos recuperaran recuerdos de esta u otra realidad, de este u otro universo, suyos o ajenos, del pasado o del futuro, en mayor o en menor medida y lo plasmaron porque no tuvieron miedo del “que dirán…”, no tuvieron miedo del prójimo, porque por un momento fueron niños jugando a ser adultos, participando en su propia historia creada por su imaginación, se subieron a un árbol y jugaron a escalar una montaña, galoparon en un caballo sobre una vieja escoba, viajaron en el tiempo sobre su bicicleta, y al espacio metidos en una caja de embalaje, fueron reales, fueron Ser, y aunque el ego apareció en más de una oportunidad, supieron ponerlo en su lugar, bajo la custodia de la consciencia del Ser, para poder así seguir jugando. Así tienen que jugar en la vida, y si alguien se acerca a molestarlos, abrácenlo y denle un beso, pregúntenle si quiere ser su amigo, y tomados de la mano jueguen a ser adultos sabiendo que son niños, y cuando no quieran jugar más, solo digan: “pido gancho, el que me toca es un chancho”, y no jueguen más.

Señores y señoras, han experimentado en carne propia la irrealidad de la realidad: sentimientos y emociones extrañas, confusas, irreales, queriendo salir de dentro de algo. Rompieron por un momento el velo de Isis, experimentaron los cambios y bucles del tiempo, producidos por su propia intervención a través de la glándula pituitaria, experimentaron también el caos dentro del supuesto orden: cosas que ahora están y luego no, textos que cambian de lugar, que aparecen y desaparecen, que se repiten o no se visualizan, situaciones de Déjà vu o de “me parece que esto antes era diferente”, y les aseguro que en este caso no fue por mi intervención, sino por la suya. 

Es hora de pasar a un tercer nivel en el juego, y si no están seguros que es un juego y que pueden jugarlo, no soportarán lo que viene, así que quedan dos opciones: o hasta aquí llega el blog y cada uno a su casa, o se retiran del juego los que no quieren jugar más, llevándose la experiencia hasta aquí conseguida, y aprovechándola para comenzar otras en otros lugares, por otros caminos, pues seguramente encontrarán la información venidera irreal y chocante. Yo opto por la segunda opción, aunque si se deciden por la primera, no tengo problema, yo ya me siento conforme con lo obtenido y mi propósito cumplido. No puedo hacer el trabajo por ustedes, solo darles las herramientas y los materiales para que ustedes armen y desarmen su realidad.

Decidan lo que decidan, quedarse o irse, continuar o retirarse, solo decirles que lo hagan con hidalguía, sabiendo que este año 2012 no es el fin como les han querido vender, tampoco el 21 de diciembre será un día especial, puede que pase todo o que no pase nada, todo dependerá de su realidad y de lo que quieran creer, no es un cambio, no es un principio, tampoco un final, es un día más en el juego de la vida, de sus vidas, porque el cambio es interior, el cambio no depende de una fecha, el cambio depende de acontecimientos que escapan a nuestro deseo, y que solo el “Do” conoce y ejecuta. El cambio puede ser hoy, puede ser mañana, puede ser el 21 de este año o dentro de cien años, pero no tengan dudas que cuando suceda lo sabrán ―para bien o para mal― porque sentirán en su interior que algo sucedió en el mundo y ustedes no serán los mismos que fueron ayer, porque, aunque no lo puedan ver, podrán sentir que la mano del “Do”, modificó el juego. Solo decirles gracias, que hermosos que son cuando vuelven a recordar y son niños otra vez, ojalá nunca más olviden que no son lo que les hicieron creer. Son niños, Cristos, Seres libres, justos y felices jugando a vivir. Todo comienza y termina en nosotros y cuando “morimos” nos llevamos toda la realidad a cuestas y el universo conocido termina para comenzar de nuevo, y extrañamente, de lo único que podemos estar seguros que sucederá en esta realidad, porque lo recordamos y a la vez lo queremos olvidar, es que moriremos algún día. ¡Paradójico…! ¿no? Luz, amor y paz.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. En tu anterior publicación, titulada “El Juego”, me propusiste jugar. Yo te dije “Juguemos pues a recuperar burbujas. Espero que, de verdad, sea un ejercicio de consciencia y no de egos. Consecuentemente, voy a poner también una condición: Interrumpiré el juego si, detectada una contradicción en tu discurso, insistes en mantenerlo. (No digo que suceda, solo que, si sucede, indicaría puro ego pues ¿No es el ego incoherente?) Te pediré también que me aclares algunos de tus conceptos a fin de evitar equívocos ¿Qué es la dualidad?”… Ahora veo que has publicado tus “Conclusiones” prefabricadas, obviamente, sin entrar en el juego, incumpliendo tus propias reglas. Eso es una contradicción. Tanto dices “no me creas” como temes perder “credibilidad”. Eso evidencia miedo, y por tanto, inconsciencia. Es lo que tienes y lo que puedes enseñar.

    • Hola José Miguel, quería comentarte que este artículo fue escrito en la web de Morfeo (DDLA) hace bastantes años, exactamente 9. Los artículos que publica El Diestro de Morfeo, siguen una cronología que va desde el 2011 hasta la fecha de hoy, así que imagínate los que quedan, y honestamente, no pienso que Morfeo conteste ningún comentario y mucho menos un reto para ver quien es el ego mas gallito.

      Sobre tu pregunta de dualidad, Morfeo ya público un artículo entero sobre ello, y también uno llamado Trialidad que es muy interesante.

      Si quieres puedes búscalos en su web.
      http://www.detrasdeloaparente.com

      Saludos.

    • El enlace que te pase no deja entrar, así que si quieres lo tendrás que poner tú en tu buscador.

  2. Hola Viajero: Conocí a Morfeo a raíz de mis colaboraciones en el Diestro. Leí un artículo en el que proponía un juego y me presté a ello. Ni más ni menos. Si crees que me he comportado como un gallito, te ruego copies y pegues las palabras que te han sonado gallináceas (No me molestan los que “corrigen a los que yerran” sino todo lo contrario). En cualquier caso, te agradezco la información aunque también te digo que no voy a perder un minuto mas con alguien que se define como “creador de consciencias”. Mi saludo también para ti.

  3. Hola de nuevo José Miguel, no son ciertas palabras sino la intención del contexto general de tu comentario el que sentí como de reto, y de ahí lo que puse. Hay un dicho que me gusta mucho y es, “el faltante de información siempre será cubierto con la fantasía del recetor”, por eso, y aunque cada uno tiene que hacer lo que sienta, te recomendaría que no tomaras una decisión prematura con no leer mas sobre algún articulo de Morfeo, ya que aunque se haya comenzado con “mal pie”, no significa que se puede aprender algo bueno cuando ya se tiene mas información y se sabe el por qué, pero eso ya depende de uno.

    Buenas noches,
    Octavi.

Comments are closed.