La renovación de Sergio Ramos va camino de convertirse en una cuestión de estado. La temporada de fútbol enfila ya su recta final con todo en juego, y a tres meses vista del 30 de junio, fecha en que expiran los contratos, el que es posiblemente el mejor central de Europa aún no tiene claro qué elástica vestirá la próxima campaña.

La propuesta de renovación por parte del club hace ya tiempo que está sobre la mesa: un año de contrato y 12 millones de euros netos, con una rebaja salarial aplicada a todo el equipo de un 10% en la ficha. La respuesta del sevillano fue inmediata; no acepta y además está abierto a escuchar ofertas.

Quién sabe si la ya conocida afición de Sergio Ramos por los juegos de casino le ha llevado a lanzar este órdago a un Florentino Pérez, que se muestra inamovible en la postura que adoptara hace ya más de tres meses durante el encuentro que ambos mantuvieron en el Hotel Huerto del Cura de Elche. Si el de Camas tiene ofertas muy superiores o se está marcando un farol, es algo que se ha de desvelar en breve.

Lo cierto es que las hojas del calendario poco a poco han ido cayendo y nada parece haber cambiado. O bien las esperadas ofertas no han llegado, al menos con las condiciones que el jugador presumía, o bien Sergio las mantiene en standby provocando que se acerque lentamente esa fecha en que queda libre como una medida de presión hacia su club y que quizá el año que viene no esté en la liga.

Entretanto, el Real Madrid no ha tardado en reaccionar tras la negativa de su capitán, mostrando públicamente su interés por el central austriaco David Alaba que ya ha anunciado que al término de esta temporada se desvincula de su actual club, el Bayern de Múnich, para cambiar de aires. Tanto es así, que en su momento algunos medios se hicieron eco de que el fichaje podría estar ya cerrado y que incluso habría pasado el reconocimiento médico en presencia de los galenos del club blanco durante el pasado mes de enero.

En busca de un mayor reconocimiento

Pese a que nadie suelta prenda abiertamente, desde el entorno del jugador se transmite que esto no es una mera cuestión de dinero, sino que el capitán tiene la sensación de que no se le está dando el reconocimiento que merece por su trayectoria, tras 16 temporadas en el club. De ello se podría desprender que Ramos quizás esté a la espera de una oferta para un contrato más prolongado, pese a que el Real Madrid tiene ya desde hace tiempo por norma que los jugadores a esta edad renueven de año en año.

Por su parte, desde el club siempre se han deshecho en elogios hacia un jugador que desearían ver retirarse de blanco. Zidane ya ha declarado en varias ocasiones que es un jugador importantísimo en su esquema, y la relación paternofilial que siempre han tenido Florentino Pérez y Sergio no hacía pensar otra cosa. Eso sí, el presidente tiene claro que antes de nada se debe a los socios y no está dispuesto a poner en peligro por nadie las cuentas del club, tal y como le ha sucedido con el FC Barcelona. Cristiano Ronaldo puede dar buena fe de ello.

Una publicación compartida de Real Madrid C.F. (@realmadrid)

Lo único seguro en el caso Ramos es que tanto el jugador como el club están jugando sus cartas con la intención de llevar a la otra parte al límite. Y ya se sabe que quién lanza un farol de este calibre se expone a perder todo lo que está en juego, que en este caso no es poco.

Lo que nadie parece dudar es que, si el central se marcha, todos pierden. El club, a uno de sus estandartes que, al margen de la edad en su DNI, está en uno de sus mejores momentos de forma, como demuestra el hecho de que haya sido considerado uno de los mejores defensas de la liga la pasada temporada. El jugador perdería la oportunidad de finalizar su carrera haciendo historia en el club de Chamartín y batiendo casi todos los registros. Y la Liga Santander a uno de sus jugadores más importantes, ya que su salida sería irremediablemente hacia un club de otro campeonato nacional.

En los últimos días, incluso ex madridistas como Míchel o Pedja Mijatovic, que ya saben lo que es dejar el Real Madrid para lamentarlo profundamente poco tiempo después, se han mojado para aconsejar a Sergio Ramos que no se deje seducir por el dinero y que renueve por el mejor club de la historia.

 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL