Hasta ahora hemos hablado del poder oculto del mundo, el que maneja la realidad subjetiva y las unidades de carbono que la habitan, hemos nombrado a los creadores, los amos, los programadores, los ejecutores, los círculos de poder, las unidades originales, los infiltrados, pero nunca hemos identificado quién es quién en esta realidad ilusoria en que habitamos. Los militares y servicios de inteligencia suelen referirse a esta forma de ocultar la realidad dentro del caos como “guerra o juego de espejos”, donde nada es lo que parece y todo lo que se ve es un reflejo de la realidad que oculta la verdad. Para poder ver lo que realmente es, usted tiene que mirar más allá de su reflejo, y esto se logra opacando su resplandor por medio de la sombra. En ese momento usted puede ver lo que antes no veía, y lo oculto se manifiesta ante sus ojos.

Si usted está leyendo esto es porque comprendió el mensaje, e hizo lo que debía hacer. No pensó en forma lineal, sino de forma cuántica procesando el mensaje y no las palabras. Igualmente, como este texto se manifestó ante sus ojos al cubrirlo con las sombras, la realidad se manifiesta rompiendo el velo de la ilusión cuando usted le quita el brillo a las cosas que lo deslumbran.

 Tendemos a idolatrar, admirar, entronar a personajes e instituciones como si fueran el icono representativo de nosotros y de la sociedad, pero ni las personas ni las instituciones son lo que parecen en este juego de espejos perfecto y macabro a la vez. Comencemos pues, a poner cada ficha en su lugar, y tratar de empezar a armar el rompecabezas, aunque por esto veamos que lo que parecía ser un cordero era más bien un lobo hambriento, o viceversa. 

Empecemos viendo quienes son los creadores, que, si bien lo expliqué en su momento, nunca mencioné directamente quienes eran. Estos personajes no son unidades de carbono, ni son de este mundo, son inteligencias extraterrestres millones de años más avanzadas que nosotros, cuya tecnología y conocimiento de la realidad general, sobrepasa incluso a muchas otras razas. Los llamaremos por su nombre más antiguo conocido por el hombre, aunque es muy probable que no sea éste en realidad. Son nombrados en la cultura más antigua conocida —la sumeria— como Annunakis. La cultura occidental los conoció con el nombre de Elohim en la Tora y el antiguo testamento. De esta raza provienen Enki y Enlil, estos no están en la tierra actualmente, pero si parte de sus representantes: otra raza creada por ellos mucho tiempo antes que nosotros, que son sus guardianes y nuestros actuales amos. Estos últimos son nombrados de distintas maneras por culturas y religiones, casi siempre asociados a demonios. En la religión católica son conocidos como íncubos y súcubos. Son los que pactaron con el gobierno de Estados Unidos, los que nombré en el artículo “ciencia y conciencia” y son conocidos popularmente con el nombre de “grises”. La principal causa de la negación de su existencia por parte de las autoridades gubernamentales es precisamente mantener el anonimato de su relación con ellos. 

Fig. Annunakis creadores de los “Grises” y lhumanus / “Grises” amos de lhumanus

Ahora entremos en los círculos de poder, aquellos que manejan los hilos de la realidad subjetiva en el planeta. Comencemos con el estrato más alto, el círculo más interno, el que nadie conoce ni sospecha. A lo largo de los siglos la responsabilidad de ejecutar las decisiones de los amos fue pasando de etnia en etnia, de institución en institución desde el comienzo de la historia conocida: primero de los sumerios a los egipcios, luego de los egipcios a los judíos, posteriormente de los judíos a los católicos, y finalmente de los católicos a los actuales encargados de programar las directrices de los amos. Ellos fueron los mayores colonizadores de la historia, porque colonizaron no con las armas sino con las palabras, por medio de la manipulación de la fe, y a pesar que fueron expulsados de la mayoría de los países, siempre están, en silencio, en las sombras. Manejan actualmente toda la institución católica y hasta al mismo Papa, quien responde a sus órdenes, so pena de ser asesinado, tal como pasó con Juan VIII, Esteban VI, León VI, Juan X, Benedicto VI, Juan XIV, Bonifacio VII, Juan Pablo I y —el más reciente de todos— Juan Pablo II a manos de Mehmet Ali Ağca el 13 de mayo de 1981, claro que en aquel momento ya se disponía de la tecnología para su reemplazo. Estos programadores, que a su vez conforman los círculos de poder más internos, son los Jesuitas, dirigidos por el llamado “papa negro”, y su brazo armado que es la Orden Soberana y Militar de Malta.

Los judíos sionistas son su poder económico, y respaldan todas sus decisiones. El enlace entre los amos y los programadores, son los de primera línea, de los que también hablé en su momento, son invisibles, no existen socialmente, carecen de documentos de identidad, de familia, de trabajo o amigos. Estas unidades de carbono perfectas son los mal llamados hombres de negro, casi siempre asociados al fenómeno ovni, pero que actúan en cualquier ámbito que se los necesite, la confusión radica en que los investigadores de la casuística ovni fueron los únicos que los identificaron e investigaron en su momento. Estos “hombres de negro” son los que tienen contacto directo con los grises y transmiten sus directivas a quien corresponda, en este caso a los jesuitas, y son los que —a pesar de ser fácilmente reemplazables— se encargan de los trabajos más sucios de intimidación y muerte. 

Pasemos ahora a los ejecutores, los que conforman la tercera y cuarta línea de poder. En la tercera línea tenemos a varias familias, que mantuvieron cargos de notoriedad económica y política a lo largo de la historia moderna. Nombraré a cuatro de ellas como ejemplo: Rostchild, Rockefeller, Morgan y Westinghouse. Estos son los encargados de ejecutar todo lo referente a la economía, finanzas, guerras, política, etc., que los jesuitas programen por directiva de los amos. A través del llamado Club Bilderberg pasan sus órdenes al siguiente nivel, los de cuarta línea de poder, los presidentes de compañías y organizaciones multinacionales y países. 

Los de segunda línea son desconocidos, forman parte de una orden secreta llamada “illuminati” y no hay forma conocida de reconocerlos, su cara visible son los masones, aunque estos pareciera que no tienen relación conocida con los primeros. Puede haber illuminati que sean masones, pero nunca masones que sean illuminati. Descendiendo en la jerarquía de los círculos están las unidades originales o líneas de sangre, que no ejercen el poder, pero financian las operaciones con sus riquezas, estas unidades originales son la realeza del mundo, los reyes de Inglaterra, España, Suecia, etc. Obtienen su poder y riqueza gracias a sus súbditos, corderos hipnotizados por su falso resplandor. Por último, encontramos a los infiltrados, no tengo mucho más que decir sobre ellos, si vieron la película “Avatar” comprenderán lo que posiblemente son.

Todo lo anterior es un resumen de quien es quien en la realidad subjetiva; parte de la máquina del juego de espejos, pero repito, solo parte de ella. La otra parte, la de la realidad general es aún más complicada y la iremos revelando poco a poco mientras avancemos en los oscuros misterios de la ilusión de la realidad. Cuando usted comprenda cómo funciona la máquina del juego de los espejos, descubrirá que nada es lo que parece en su vida, aun lo más cotidiano es parte del juego, y usted, ni lo sospecha. Conociendo quien es quien en este juego podremos tomar las precauciones necesarias para no ser engañados y deslumbrados por su resplandor, y quizás, solo quizás… logremos ganar esta mano.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

8 Comentarios

  1. Me gusta el artículo, muy valiente.
    Son cosas que Yo mismo he insinuado en algún artículo, pero que no me atreví a afirmar abiertamente. El lector inteligente sabe encontrar.

  2. Los Elohim, para comenzar, son los hijos del Dios Altísimo, El (de ahí viene Alá), el Creador. Los Annunakis y todos los dioses antiguos, incluidos los Elohim, aparecen cuando ya está todo creado. Son habitantes de un mundo no creado por ellos. Es decir, más o menos como nosotros, los humanos (las “unidades de carbono”!). Su acción sobre nosotros está limitada por nuestro libre albedrío.

    Ahora comienzo a comprender a las cabras.

  3. Gracias por la información, al autor y al medio. Ejemplo revelador de que la Era de Acuario es la Era de la Luz, del Amanecer, del Apocalipsis.

  4. Alguien puede parar ya a este tal Morfeo de Gea? O sea que según los dos últimos artículos los extraterrestres y los jesuitas dominan el mundo, ¿Se puede ser más tolai? ¿Les tocó este articulista en una caja de cereales para el desayuno y lo tienen que gastar?

  5. Has descrito con gran precisión la pirámide iluminati del poder.Esos que llamas iluminaria son los de Baviera,más conocidos como nazis que dirigen la CIA y los proyectos de naves abtigravedad ultrasecretos en Nuevo México principalmente,olvidas mencionar que son todos pederastas,algunos pedosatanistas y los grises se alimentan en ocasiones de humanos y de animales.En que sector incluirías a los reptilianos,o esos son los del otro lado?.Es Dios quien creó todo.
    Ayer leímos una reflexión de un joven,a nosotros nos robaron la juventud en los 80-90 con la ruta del bakalao (las movidas),ahora muchos jovenes sienten que les están robando la juventud con esta falsa pandemia,por qué exceptuando los casados y con hijos que les viene bien quedarse en casa,no pueden disfrutar de la vida ni experimentar cosas del mundo,no pueden viajar,ni trabajar,ni tienen casa,ni relacionarse…y piensan que su juventud se la han robado.Que opináis sobre todo esto?.Un saludo.

  6. Todo esto está muy bien,pero por qué no nos hablas también de las entidades benefactores,de la jerarquía celeste,de esos que los católicos llamamos ángeles y los protestantes pleyadianos?,los protectores de la tierra y de los seres que la habitan y que impiden que las entidades demoníacas destruyan el mundo…por qué el mal es más fácil de vender?.

Comments are closed.