Lo de “Diosge” Javier Vázquez es un extraño caso de autocomplacencia y pasión enfermiza por uno mismo que debería ser analizado por expertos psiquiatras de todo el mundo. Una persona como él, que está absolutamente enamorada de sí mismo, ni puede, ni debe permitir otra forma de pensar y de opinar a nadie y menos en su programa.

Quien se salga del guión marcado por su excelsa figura será, no solo atacado, también humillado y marcado socialmente porque él, con su excelso conocimiento y sabuduría, es el único poseedor de la verdad absoluta de la vida, de la ideología y del pensamiento.

Sus programas se cuentan por momentazos en los que su excelsa figura imparte dogmas de fe, de conocimiento y de sabiduría entre sus invitados porque “Diosge”, todo lo sabe, de todo está informado y todo lo que él dice es cierto.

Se quiere mucho y quiere que todos tengamos el mismo sentimiento hacia él, porque lo vale y porque se lo merece. Como si fuera la viva imagen de la sabiduría absoluta, “Diosge” Javier alecciona y enseña, algo que los pobres e ignorantes mortales deberíamos agradecerle siempre.

Qué poco nos merecemos tener a una persona como esta en nuestras vidas, qué afortunados somos de haber coincidido en la misma época en la que vive un personaje como él. Amén.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Cicuta, belladona, CO2, cianuro y mandrágora, a ver si empieza a darle un poco de vergüenza, si se viera la cantidad de disparates que dice.

  2. El enano asesino es un auténtico idiota. Pero míralo haciéndose de oro, con un programa basura.

Comments are closed.