(Fragmento hiperbóreo)

Toda la historia del hombre está basada en la lucha eterna de dos fuerzas: el bien y el mal, lo positivo y lo negativo, Dios y el Diablo. La dualidad de los opuestos rige la realidad subjetiva de las unidades de carbono desde su misma creación. Cuando el Ser fue atrapado en la materia por medio del revertimiento de la esfera de consciencia, también se inició una disputa por su posesión. Tan preciada gema era deseada por los dioses, pues en su interior se encontraba el germen divino de la individualidad y la generalidad, el Ser, el camino hacia el padre, el “Do”. Sin saberlo, al atrapar al Ser en la materia tridimensional del Demiurgo, habían limitado la posibilidad de conocer su origen, pues la materia impedía ver la generalidad, pues las miradas estaban ahora atrapadas por el falso resplandor del deseo.

El problema no es la materia, pues esta existe en todos los estratos dimensionales, porque la materia es luz manifestada, el problema radica en el engaño, en desconocer que el hombre no es carne y hueso, sino luz y espacio, ¿Cómo liberarse si se desconoce que se está atrapado? Los Siddhas traidores (los que revirtieron la esfera) aprovechándose de esta debilidad, quieren que las unidades de carbono sigan atrapadas para ser ellos los únicos depositarios conscientes del Ser, los Siddhas leales (los que no estaban de acuerdo) quieren liberarlas para que ocupen su lugar en la creación consciente del “Do”. Mientras tanto el Virya (el Ser cautivo) ignora esta batalla y su propio encierro, y el Pasú (unidad de carbono “manú” modificada genéticamente que lo contiene) sigue su programación creyendo que es libre y consciente de sí mismo.

La última batalla entre fuerzas simpatizantes Siddhas, fue la Segunda Guerra Mundial. El verdadero motivo fue la liberación o cautiverio del Virya. En realidad, se podría resumir en “cautiverio”, pues tanto uno como otro bando querían primero obtener el control del Pasú para su beneficio. La diferencia radicaba en que uno quería extender su liberación a toda una raza, mientras que el otro solo a una élite. Ya saben ustedes quién gano. La verdadera guerra Siddha se lleva a cabo en la realidad general, y su reflejo se percibe en la subjetiva como luces y sombras que invaden nuestro pensamiento, palabras y acciones. Emociones o sentimientos enfrentados de amor y odio, confusiones y miedos e ideas violentas sin motivo aparente, son producto de este enfrentamiento en la realidad general, tratando de manipular al Pasú hacia uno u otro lado del péndulo. Los que conocen este secreto y apoyan a los Siddhas traidores son los amos del mundo, que a través de los círculos de poder manipulan la realidad subjetiva por medio de los “yoes”, para inclinar el péndulo hacia ellos. Nosotros —origen de la disputa— en el medio, flotando como hojas en la corriente, yendo y viniendo hacia uno y otro lado sin voluntad propia. Mientras usted se preocupa por problemas creados artificialmente por manipulación holográfica de su realidad, el verdadero mundo pasa ante sus ojos sin que usted lo perciba. Fuerzas inimaginables se están enfrentando fuera y dentro del planeta, pues el tiempo de definir el futuro de la humanidad se acerca, y el fin de la historia conocida dará comienzo al principio de la desconocida, la revelación de todo lo oculto quebrará el crisol y liberará la gema que alumbrará el camino hacia las estrellas. O la historia seguirá tal cual es y el crisol será sellado atrapando al Virya dentro del Pasú para siempre, pasando a convertirse en un eterno Pasú sin vril (espíritu) y sin posibilidad de despertar. La lucha no solo se libra en la materia, también se lleva a cabo en los estratos más sutiles en donde las energías son mucho más poderosas que en la realidad subjetiva, en el universo cuántico de la realidad general y de nuestro interior. Estemos atentos a sus triunfos y derrotas para no caer en el engaño y poder aprovechar su influencia a nuestro favor. No estamos exentos del combate pues somos el trofeo. 

No se confunda, nada es lo que parece en su vida. El sueño es el estado natural del Pasú por manipulación genética, solo la voluntad y el deseo de regresar a su estado primordial logrará despertarlo, liberando al Ser (virya) de su encierro por medio de la energía del amor y convertirlo en un espíritu consciente de sí mismo. Si la energía del deseo fue usada exitosamente para revertir la esfera, también puede ser usada para volver a revertirla a su estado original, solo hace falta la energía del amor para poner en funcionamiento el proceso. Esta energía consciente solo es lograda por el espíritu, el cuerpo de enlace divino. Es procesada exclusivamente por el centro espiritual superior, del cual todavía no hablé, y su producto es el vril, la energía del amor de un espíritu consciente de sí mismo capaz de obrar milagros, pues es luz en su estado más puro, el quinto elemento. Luces y sombras, ángeles y demonios, eso es lo que somos mientras sigamos cautivos. Usted elige cual manifestar según responda a los Siddhas leales o a los Siddhas traidores, las luces y sombras de su interior, ¿Todavía no está decidido? No se preocupe, hay una tercera alternativa.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Circula por las redes un minidocumental sobre ‘la Sinagoga de Satanás’,o el Sanedrín,es interesante y realizada en español,nos aclara muchos puntos sobre quién dirige la oscuridad o el mal,y como se desarrolla y manifiesta en todas las sociedades occidentales,además incita a la reflexión,sobre la verdadera educación de las ancestrales escuelas de frailes,y la desviación de esta provocada por el anticristianismo.Muy visto en EEUU.

  2. Lo que no explica DDLA es que si el Do nos quiere tanto como deja que Odin y Yahve nos sigan parasitando o es que solo existe el Demonio, Yahve, Jesucristo y el Do es una imaginación de Morfeo. Nada cuadra pero nada en absoluto ya no me creo nada porque todos pueden tener razon o todos estar equivocados. Tampoco aclara DDLA que paso con las ciudades de Sodoma y Gomorra y muchas más cosas que omiten.

  3. Este señor apunta en la dirección correcta, pero un ser humano, o unidad de carbono como él dice, NO puede procesar una verdad absoluta, pienso humildemente. Los humanos sólo digerimos verdades parciales. Una verdad absoluta, o divina, alberga todo tipo de matices y contradicciones lógicas bajo el prisma humano.
    Intentar asir una verdad absoluta sólo nos puede conducir a la destrucción. Es mi opinión.
    Las verdades parciales pero puras del hombre son el amor, la familia, la plenitud de la vida, las emociones. La experiencia es el vino que debería colmar esa copa llamada alma y que beberemos en el momento del tránsito. Por lo tanto, hay que luchar por lo único que importa, que son los valores auténticos que ya cité. Luchemos por el amor, o estaremos perdidos eternamente, ahí le doy la razón.

Comments are closed.